Advertisement

Me sedujo con las peculiaridades y los encantos ocultos de mi ciudad natal

Me sedujo con las peculiaridades y los encantos ocultos de mi ciudad natal
Yo era una nativa de Los Ángeles que había huido de la ciudad después de la preparatoria. (Shenho Hshieh)

Se me hacía tarde. Veinte minutos tarde, para ser exactos. Le envié un frenético mensaje de texto a mi cita diciéndole que estaría allí y, unos minutos más tarde, de que estaba estacionándome.

Para nuestra primera cita, sugerí Tito's Tacos, un sencillo puesto de tacos que data de la década de 1950 y que servía tacos de cubierta dura con queso cheddar rallado y lechuga iceberg. Un hito del lado oeste, había sido un elemento básico del sábado a mediodía en mi familia durante décadas. Aunque estaba emocionada de reunirme con Tito, me sentía menos segura de mi cita.

Advertisement

Recientemente me había mudado a casa, a Los Ángeles, después de dos años de citas extremadamente infructuosas en Boston. Al mudarme a Boston, soñaba con encontrarme con mi verdadero amor de una manera terriblemente romántica y al estilo de Nueva Inglaterra: viajando en el metro, chocando uno con otro en la biblioteca y quedando atrapados en una tormenta de nieve. Demonios, incluso me habría conformado con conocernos en un Dunkin’ Donuts.

Pero por desgracia, no tuve tal suerte. Cita tras cita fallida me había dejado desanimada y sintiéndome sola en una ciudad que amaba pero de la que nunca me había sentido parte. Y así, después de que terminé la escuela de posgrado, empaqué mis cosas y me mudé a una ciudad que nunca me gustó pero que de repente anhelaba, mi hogar, Los Ángeles.

Varios meses después, me encontré conduciendo a Tito's para lo que sería mi primera cita número 23 en el transcurso de casi tres años, pero ¿quién está contando? No hace falta decir que no me sentía terriblemente optimista. Sin embargo, una vez allí, intenté sacudirme el cinismo mientras escudriñaba la habitación en busca de mi cita, Pete.

Y entonces, lo vi. Nos movimos el uno hacia el otro, intercambiando apretones de manos y saludos tímidos. Era más lindo de lo que esperaba, con ojos verdes, un marco infantil y una actitud cálida y realista. Me gustó de inmediato.

Nos dirigimos al patio trasero mientras una sensación cálida y temblorosa se extendía por mi pecho y aparecía una sonrisa en mis labios. Él era un escritor de Filadelfia que se había mudado a Los Ángeles después de la universidad para perseguir su sueño de trabajar en Hollywood.

Le dije que yo era una nativa de Los Ángeles que había huido de la ciudad después de la escuela preparatoria, primero para la universidad en Oregón y luego para la escuela de posgrado en Boston.

La conversación fluyó con facilidad a medida que pasábamos de un tema de primera cita al siguiente. Le confié que aunque estaba feliz de estar cerca de mi familia, nunca me interesé mucho por Los Ángeles. Había ido a la escuela en Beverly Hills y encontraba que la cultura y la gente de allí eran poco profundas, materialistas y poco auténticas.

Pete salió en defensa de Los Ángeles, argumentando que, aunque ese lado de Los Ángeles ciertamente existe, la ciudad tiene mucho más que ofrecer fuera de la burbuja del West L.A. en la que había crecido.

Pete comenzó a hablar con entusiasmo sobre las salas de cine de arte, los increíbles camiones de tacos, los fanáticos de las películas y todo lo demás sobre la ciudad que amaba, cosas que a veces se encuentran en las grietas y recovecos de esta metrópolis en expansión.

Luego, tímidamente, manifestó que podría mostrarme algunos de sus lugares favoritos algún día. Emocionada por haber aludido a una segunda cita, acepté su oferta.

Advertisement

Para una de nuestras primeras citas, Pete hizo que me reuniera con él en el Museo de Tecnología Jurásica. Está en un pequeño edificio encajado entre dos edificios mucho más grandes, y debo de haber conducido por el cientos de veces sin saber que estaba allí.

Una vez dentro, me abrí paso de un lado a otro de las exhibiciones más extrañas y extravagantes que jamás había encontrado. Dichas exhibiciones incluyeron retratos de los primeros perros en el espacio, videos sin sonido de cómo tocar la cuna del gato y pequeñas réplicas de los desastres de las casas móviles de Los Ángeles.

"Este lugar es increíble", profesé desde el patio de la azotea del edificio. "Y nunca supe que esto estaba aquí".

En otra de nuestras primeras citas, Pete me llevó a una proyección de noche de Halloween de "The Tingler", una vieja película de terror que se presenta en el histórico Silent Movie Theatre en Fairfax Avenue.

Advertisement

En nuestro camino hacia allí, Pete dijo con entusiasmo que esta era una de las cosas que hacía a Los Ángeles tan especial: estos antiguos teatros dispersos por toda la ciudad que presentaban una mezcla de películas antiguas, nuevas y con frecuencia extrañas para los grandes nerds del cine que se disfrazaban para ver películas que habían visto tantas veces antes que pudieran recitar cada línea mientras se reproducían.

"Ninguna otra ciudad tiene esto", dijo Pete.

Así es como sucedió durante los primeros meses de nuestro cortejo. Cruzamos Los Ángeles mostrándonos mutuamente nuestros lugares favoritos de ramen, camiones de tacos, miradores, etc. A medida que continuaban nuestras citas, me encontré enamorándome de este chico dulce e inteligente de Filadelfia. Y no solo eso, también me estaba enamorando de Los Ángeles.

No me malinterpreten, Los Ángeles y yo pasamos por momentos difíciles. Todavía me frustro con el tráfico, la falta de temporadas y los elevados alquileres. Pero, después de 30 años, finalmente comencé a apreciar todas las cosas que Los Ángeles tiene para ofrecer. Después de 30 años, Los Ángeles y yo somos sólidos.

¿Y Pete? Cinco años después, nosotros también seguimos unidos.

La autora es una trabajadora social en la UCLA.

L.A. Affairs narra la búsqueda de amor en y alrededor de Los Ángeles. Si tienes comentarios o una historia real que contar, envíanos un correo electrónico a LAAffairs@latimes.com.

Si quire leer este articulo en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement