Advertisement

Aprender un idioma significa fracaso, vergüenza y enriquecimiento personal

Aprender un idioma significa fracaso, vergüenza y enriquecimiento personal
(Cat O'Neil)

Un lector escribió recientemente para preguntar sobre un programa de inmersión lingüística. ¿Cómo puedes reducir las opciones y averiguar si ese programa es adecuado para ti? ¿El español que aprendes en México será comprensible en España y viceversa? ¿Y si cometes errores horribles y pasas vergüenza?

Aprender un segundo idioma te pone en buena compañía en estos días, François Grosjean escribió en Psychology Today: En 1980, alrededor del 11% de la población de Estados Unidos era bilingüe. Hoy es casi el doble.

Advertisement

"La posición de prominencia que tiene el inglés en Estados Unidos no está en peligro, pero ahora se está haciendo espacio para otros idiomas", escribió. "Esto solo puede conducir al enriquecimiento personal de una persona, al aumento de los lazos entre generaciones y culturas, y a una mayor diversidad en las oportunidades de empleo".

Hay algunas razones bastante buenas para emprender esto, pero antes de que usted se sumerja de cabeza en la aventura para usted o su hijo, considere estos factores que podría necesitar para tener éxito:

Advertisement

►Interés en el idioma. El aprender un nuevo idioma no es fácil, pero si usted tiene el deseo y el interés, sus posibilidades son mejores. (Atención padres que obligan a sus hijos a aprender [rellenar el espacio]).

►Tiempo. La adquisición del idioma requiere tiempo para las clases formales si se sigue ese camino, pero el pasar tiempo con personas que son hablantes nativos también puede requerir mucho tiempo. Ambos son tiempo bien empleado, pero son tiempo.

►Resiliencia. Admitir lo que no sabes es a menudo más difícil que mostrar lo que sabes.

"Para aprender un idioma hay que estar dispuesto a humillarse", dijo Julianne Bryant, profesora asociada de español en la Universidad de Biola en La Mirada.

Advertisement

Marc L. Greenberg, profesor de lenguas eslavas y director de la Escuela de Lenguas, Literaturas y Culturas de la Universidad de Kansas en Lawrence, señaló que el aprendizaje de idiomas es un ejercicio de "humildad".

Entonces, ¿por qué someterse a semejante tortura en estos días? ¿No hay traductores que conviertan otro idioma en el suyo? ¿No habla inglés gran parte del mundo?

Ambas cosas pueden ser ciertas hasta cierto punto, pero también hay un sentido de orgullo por el logro y un sentido de pertenencia a una comunidad que es diferente a la suya.

Además, dijo Bryant, tener un segundo idioma puede beneficiar a su cerebro.

Contraer el compromiso puede ser más difícil que encontrar el idioma adecuado para usted, pero aquí están algunas de las maneras en las que puede comenzar a explorar:

►Las clases sí ayudan. Puede hacer algo de aprendizaje en línea a través de, por ejemplo, clases de extensión para ayudar con los conceptos básicos del idioma o con herramientas de aprendizaje como Rosetta Stone.

►La inmersión también ayuda. Hay diferentes maneras de meterse de lleno en el idioma, dijeron Bryant y Greenberg. Usted podría escuchar programas de televisión o ver películas en ese idioma o escuchar música. Puede pasar tiempo con personas de su comunidad que sólo hablan ese idioma.

Pero una estancia fuera de casa en la que esté rodeado de ese idioma puede ser el mejor maestro de todos, quizás con la ayuda de clases formales.

Advertisement

"Los estudiantes tienen mayores avances en el dominio oral y una mayor confianza en sí mismos", cuando están inmersos, dijo. "Tienen mayores ganancias en competencia cultural".

Interesantemente, hacer amistad con una persona en otro país que hable algo de su idioma es una ayuda más grande que alguien que no sabe nada, apuntó Bryant.

¿Cómo empezar a reducir las opciones?

►Pregúntele a sus amigos que han hecho una inmersión. No sea tímido. No tienen ninguna razón para no ser francos.

►Si usted tiene un idioma específico en mente, consulte con el profesorado de un colegio comunitario o universidad y obtenga su consejo sobre lo que funciona, dijo Greenberg.

Usted puede notar que se usan diferentes palabras en diferentes países para significar lo mismo; así como el inglés estadounidense y el inglés británico difieren, otros idiomas también lo hacen.

¿Cómo se ajusta lo que se ha aprendido al idioma que se va a escuchar?

Bryant, que estudió en España, terminó trabajando en una comunidad que hablaba español caribeño. Aquí están sus sugerencias:

►Si tiene la estructura básica del idioma, puede hacer dos cosas: aprender a sintonizar el oído con ese acento o forma de hablar y hacer preguntas cuando no entienda.

Es menos importante, dijo, aprender estrictamente el idioma que se va a hablar que tener el marco para ello y saber que será necesario sustituir algunas expresiones por otras.

►Esté preparado para cometer errores.

Tener la confianza para hablar el idioma te ayuda a seguir adelante, incluso si te equivocas, como insistir en que necesitas "calamar, como el que usas en los pies" para el comerciante extremadamente perplejo de Quito, Ecuador, si lo que realmente querías eran calcetines. No es que me haya pasado algo así.

►Incluso sabiendo que tropezarás, no tengas miedo, dijo Greenberg. Es poco probable que sus errores sean fatales. A menos que mueras de vergüenza.

Greenberg contó esta historia:

Estaba en Croacia y estaba pidiendo una pizza en croata, idioma que leo y escribo bastante bien, dijo. Pidió varios ingredientes, ninguno de los cuales estaba disponible. Frustrado, le preguntó a la mujer qué había disponible para poner en la pizza.

Al menos, eso es lo que pensó que había dicho. En vez de eso, le acababa de preguntar qué había disponible para poner en una parte específica del cuerpo femenino.

"Se echó a reír", dijo.

Se dio cuenta de lo que había hecho, y aunque era horrible, la risa no conoce la barrera del idioma. Además, siempre tendrá una historia que contar.

Como el calamar. Ya sabes. Como el que usas en los pies.

Para leer este artículo en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement