Anuncio
Share
Vida y Estilo

Cómo Gloria Vanderbilt usó su autenticidad y su ‘exquisito gusto’ para crear su línea de jeans

Gloria Vanderbilt

En esta foto de archivo, los diseñadores de moda David Halston (desde la izquierda), Bob Mackie, Gloria Vanderbilt y Geoffrey Beene posan en el plató de “Love Boat”, en el estudio Warner Bros. en Los Ángeles. 



(Wally Fong / AP)

Gloria Vanderbilt no sólo fue una heredera, la “pobre niña rica” en un sensacional juicio de custodia durante la Gran Depresión, una autora, artista y la madre de Anderson Cooper -de CNN-, sino que también cambió las reglas del juego, con un período seminal en la industria de la moda a finales de los años 1970 y principios de los 1980.

En un momento en que Levi’s, Lee y Wrangler eran la norma en los pantalones vaqueros, Vanderbilt, quien murió este lunes 17 de junio, a los 95 años, convirtió una reserva de pantalones de mezclilla en la línea premium de Gloria Vanderbilt, a menudo considerada la primera diseñadora de jeans del mundo. Para el emprendimiento, se asoció con el empresario Mohan Murjani.

Habiendo nacido en el centro de atención, Vanderbilt, quien también fue actriz, hizo crecer su popularidad nuevamente con la introducción de los jeans. A finales de 1970, promovió las prendas con anuncios en autobuses y en comerciales de televisión. Y, en un movimiento inédito en ese momento, ella misma fue la portavoz de la línea.

“Realmente me convertí en diseñadora por accidente”, afirmó a The Times en 1987, durante una entrevista mientras promocionaba su libro autobiográfico, “Black Knight, White Knight”. “Lo hice porque Glentex produjo bufandas hechas a partir de mis pinturas. Ese fue el comienzo”. Una línea de alta costura, dijo en aquel entonces, “fracasó".

Anuncio

“Tuvimos problemas de fabricación”, comentó a The Times. “Teníamos dos colecciones. Empecé a tener muchos pedidos para varias cosas, por ejemplo blusas y demás, así sucesivamente, fue entonces como llegaron los vaqueros”.

Con el éxito de la línea de jeans, Vanderbilt se convirtió en una marca que incluía artículos para el hogar, alimentos especiales y perfumes. A lo largo de los años ingresaron millones de dólares, pero a principios de la década de 1990, debieron lidiar con contratiempos financieros relacionados con deudas impositivas. Más adelante en su vida, volvió a aparecer en el candelero debido a un documental de HBO sobre la relación con su hijo, Anderson.

“No sólo nació en una cuna de celebridades, sino que tomó la fama y la monetizó", dijo Cameron Silver, propietario de la tienda vintage Decades, en Los Ángeles y director de modas del sello Halston, el lunes, horas después de que se conociera la muerte de Vanderbilt. “Era bastante atípico para una mujer en ese momento de su vida, también para una que vivía en la riqueza. Ahora todo el mundo lo hace. Cualquiera que sea famoso por Instagram tiene una marca. Ella allanó el camino para que las figuras sociales creen un legado más allá de su riqueza heredada. Y, por supuesto, sus jeans no sólo llevaban su firma en la parte posterior; [eran] modernos y sexy”.

Christina Johnson, curadora asociada en el Museo FIDM, en el centro de Los Ángeles, expresó: “En la década de 1970, había más gente haciendo estas líneas [de mezclilla]”, y agregó que la línea de Vanderbilt era más exclusiva que los productos de uso diario.

Anuncio

Durante un tiempo, los jeans ajustados de Vanderbilt, que incluían el logo del cisne bordado en el bolsillo trasero derecho, eran los que toda mujer quería usar. “Eran de talle alto y esbelto”, comentó Johnson. “Ella transformó una prenda de trabajo en una codiciada pieza de alta moda al aplicar su nombre como un sello de aprobación”.

Más allá de la mezclilla, Vanderbilt también era conocida por explorar su propio estilo excéntrico y sus gustos de diseñadora.

Sólo consideremos los artículos de su vestuario personal que Vanderbilt donó al Museo FIDM en 1995. Es una combinación bastante heterogénea: un bata japonesa color rosa claro, de alrededor de 1900 -se dice que Vanderbilt la usaba en su casa- y un vestido blanco de gasa, estampado con rosas y con cuentas, de los años 1970.

Vanderbilt también donó dos vestidos de noche Mainbocher, con cintura alta y mangas de tres cuartos, que se supone utilizó como prendas de maternidad en la década de 1960, cuando estuvo embarazada de dos de sus hijos, Wyatt y Anderson. Según el sitio web del Museo FIDM, un vestido está confeccionado con “un brocado de seda blanco plateado”, y el otro con un corte de terciopelo verde.

También donó un vestido lavanda, hecho a medida, de alrededor de 1950, con un canesú de flores, de Bergdorf Goodman.

“Es una variedad muy interesante de piezas”, destacó Johnson, y agregó que a Vanderbilt le gustaba mezclar prendas contemporáneas con piezas antiguas. “Es realmente una colección de muestra de su armario. Creo que esto habla de la visión ecléctica y artística de su vida en la moda. Ella era conocida por mezclar y combinar diseñadores. También pensaba mucho en cómo se veía para el ojo público”.

Para las generaciones más jóvenes, sin embargo, todo se remonta a los jeans de marca Vanderbilt y sus productos del mercado masivo.

Lela Becker, cofundadora de la marca de mezclilla Mother, de L.A, usaba vaqueros Vanderbilt cuando era niña, en una época en la cual los grandes sellos de moda incluían a Liz Claiborne, Calvin Klein y Jordache. “Recuerdo sentirme como si vistiera algo especial”, expuso Becker el lunes, acerca de sus jeans Vanderbilt. “Era emocionante saber que tenía un cisne en mi bolsillo… Los usaba prácticamente todos los días”.

Anuncio

Ella y el cofundador de Mother, Tim Kaeding, concuerdan en que los vaqueros de Vanderbilt eran revolucionarios y glamorosos, y convirtieron a la diseñadora en una estrella de la moda. “Ella era una de las tres grandes de la época, al menos durante nuestra infancia. Estaba al nivel de Halston y de diseñadores de alta gama”, destacó Kaeding. “Te ponías tus pantalones vaqueros para ir elegante a Studio 54".

Silver recordó ver el nombre de Vanderbilt en los pantalones vaqueros durante su adolescencia. Algunos de sus compañeros de sexto grado, en la escuela primaria Hawthorne, en Beverly Hills, usaban jeans Vanderbilt durante el apogeo de la línea. “Era muy importante para mis compañeros tener pantalones vaqueros de Gloria Vanderbilt”, recordó. “Y no sé si alguno de ellos, en sexto grado, sabía quién era Gloria Vanderbilt... Creo que es un ícono de la moda tan interesante porque proviene de un pedigrí tan exclusivo, pero también se convirtió en un emblema y una empresaria fiable”.

Para Silver, lo particularmente fascinante de Vanderbilt es que durante las décadas de 1970 y 1980, la llamada ‘Reina de los jeans’ hizo todo lo que hacen los influencers en las redes sociales de hoy en día en cuanto a crear una marca, promocionarse y vender sus productos. Sin embargo, agregó que la diferencia entre Vanderbilt y estos últimos es que la diseñadora era auténticamente ella misma. “Y se mantuvo relevante durante tantas décadas”, consideró, agregando que exploró una amplia gama de intereses a lo largo de su vida, desde escribir material erótico hasta hacer arte y pasar a las redes sociales.

Al ser ella misma, Vanderbilt terminó por influir en el estilo de las generaciones, afirmó, señalando que recibió numerosos correos electrónicos de personas que decían que Vanderbilt había sido su icono de estilo.

“Ella realmente amaba jugar a vestirse”, añadió Silver. “También podía ponerse mucha joyería ostentosa. No tenía miedo de comunicar mediante la ropa. Ella no era básica ni aburrida, sabía cuándo usar algo básico, pero nunca se veía aburrido. ¿Hay algo más básico que un par de jeans…? Su auténtica excentricidad se equilibraba con su gusto realmente exquisito”.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí

 

Anuncio


Anuncio