Advertisement

EE.UU. se convierte en un exportador neto de petróleo por primera vez en 75 años

EE.UU. se convierte en un exportador neto de petróleo por primera vez en 75 años
Un trabajador se encuentra entre los tanques de producción en un sitio de ‘fracking’ en octubre en Caldwell, Texas, en la zona noreste de Eagle Ford Shale. (Michael Ciaglo / Houston Chronicle) (Los Angeles Times)

Estados Unidos se convirtió en un exportador neto de petróleo a principios de diciembre, rompiendo 75 años de dependencia continua y marcando un momento crucial, aunque probablemente breve, hacia lo que el presidente Trump calificó de "independencia energética".

El cambio a las exportaciones netas es el resultado dramático de un auge sin precedentes en la producción de petróleo en Estados Unidos, con miles de pozos produciendo desde la región Pérmica de Texas y Nuevo México hasta Bakken en Dakota del Norte y Marcellus en Pennsylvania.

Advertisement

El país se ha dirigido en esa dirección durante años, pero el dramático cambio de diciembre se produjo cuando los datos mostraron una fuerte caída en las importaciones y un aumento en las exportaciones a un nivel récord. Dada la volatilidad de los datos semanales, es probable que Estados Unidos siga siendo un pequeño importador neto la mayor parte del tiempo.

"Nos estamos convirtiendo en el poder energético dominante en el mundo", dijo Michael Lynch, presidente de Strategic Energy & Economic Research. "Debido a que el cambio es gradual con el tiempo, no creo que vaya a causar una gran revolución. Pero hay que pensar que la OPEP tendrá que tener eso en cuenta cuando piensen en reducir el abasto".

Advertisement

La revolución ha transformado a los pioneros del petróleo en multimillonarios y a los Estados Unidos en el mayor productor de petróleo del mundo, superando a Rusia y Arabia Saudita. El poder de la OPEP ha disminuido, socavando una de las principales fuerzas geopolíticas del último medio siglo.

El cartel y sus aliados se reunirán en Viena a mediados de diciembre, tratando de tomar una decisión difícil para recortar la producción y los precios de soporte, arriesgando la pérdida de una mayor participación de mercado en Estados Unidos.

A principios de diciembre EE.UU. vendió en el extranjero 211,000 barriles netos diarios de productos refinados como la gasolina y el diésel, en comparación con las importaciones netas de más de 2 millones de barriles diarios en promedio hasta el momento en 2018, y un pico anual de más de 12 millones de barriles por día en 2005, según la Administración de Información de Energía de EE.UU.

La EIA dijo que Estados Unidos ha sido un importador neto de petróleo según datos semanales desde 1991 y datos mensuales a partir de 1973. Los historiadores de la industria del petróleo que han recopilado datos anuales aún más antiguos con estadísticas del American Petroleum Institute dijeron que el país ha sido un importador neto de petróleo desde el 1949, cuando Harry Truman estaba en la Casa Blanca.

Advertisement

En archivos, el cambio a las exportaciones netas de petróleo significa que los Estados Unidos son hoy independientes en cuestiones de energía, logrando una aspiración retórica para generaciones de políticos estadounidenses, desde Jimmy Carter hasta George W. Bush. Sin embargo, es un logro en papel: en realidad, Estados Unidos sigue expuesto a los precios mundiales de la energía, todavía afectados por la geopolítica de Oriente Medio.

Aunque el saldo neto muestra que Estados Unidos está vendiendo más petróleo del que está comprando, las refinerías estadounidenses continúan comprando millones de barriles de crudo y combustible en el extranjero cada día.

Estados Unidos importa más de 7 millones de barriles diarios de crudo de todo el mundo para ayudar a alimentar sus refinerías, que consumen más de 17 millones de barriles por día.

Cuando los ministros se reunieron en la sede de la OPEP, el ministro de Energía ruso, Alexander Novak, viajó a San Petersburgo para reunirse con el presidente Vladimir Putin para decidir sobre la contribución de su país. Si el socio más importante del grupo en la alianza OPEP + decidía hacer un recorte considerable, el cártel continuaría.

"La impresión de que el grupo no puede realmente tomar una decisión sin consultar primero con Moscú va a ser difícil de aceptar para algunos miembros", dijo Derek Brower, director de la consultora RS Energy Group. "Al mercado no le importará si mañana manejan un recorte considerable con métricas adecuadas, pero eso sigue siendo un gran problema".

Arabia Saudita quiere un recorte moderado en la producción que no "afecte al mercado". El reino está bajo presión económica después de un colapso en los precios del petróleo en noviembre, pero está tratando de caminar una línea fina entre evitar un superávit en 2019 y apaciguar al presidente estadounidense. Trump no quiere recortes en la producción, ya que considera que los bajos precios del petróleo son clave para sostener el crecimiento económico de Estados Unidos. Él ha comenzado a usar su cuenta de Twitter para reprender las políticas de la OPEP.

Si bien los productores de Oriente Medio necesitan altos ingresos petroleros para pagar el gasto gubernamental, las sensibilidades son diferentes en Rusia, que tiene un superávit presupuestario y se beneficia de un rublo débil que mitiga el efecto de los precios más bajos del crudo en dólares. El gobierno está preocupado de que los precios más altos para los consumidores alimentarían el descontento con la política económica, según un funcionario del Kremlin.

Otro punto clave en las conversaciones fue la contribución de Irán, dijo un delegado. La nación del Golfo Pérsico está sujeta a las sanciones de Estados Unidos y, como tal, no participará en ninguna paralización, dijo el ministro de Petróleo, Bijan Zanganeh. Otros miembros dijeron que debería participar, según un delegado.

Advertisement

A su vez, la nación se ha convertido en el principal proveedor de combustible del mundo.

"Estados Unidos ahora es un jugador importante en el mercado de exportación", dijo Brian Kessens, quien ayuda a administrar $ 16 mil millones en Tortoise en Leawood, Kan. "Continuamos renovando nuestra infraestructura de exportación a lo largo de la Costa del Golfo para ampliar la capacidad".

Mientras tanto, en Viena, la OPEP terminó las conversaciones el 6 de diciembre sin un acuerdo sobre los recortes en la producción de petróleo por primera vez en casi cinco años, ya que Rusia flexionó sus músculos al negarse a comprometerse con el gran freno de producción que Arabia Saudita exige.

Después de dos días de conversaciones, el ministro saudita de Energía, Khalid al-Falih, dijo que no confía en que habrá un acuerdo cuando la Organización de Países Exportadores de Petróleo se reúna nuevamente con sus aliados el viernes. La propuesta de un recorte combinado de la OPEP y no OPEP por un total de 1 millón de barriles por día se dejó colgando en la incertidumbre.

"No todos están listos para cortar por igual", dijo al-Falih a los periodistas. "Rusia no está lista para un recorte sustancial".

El fracaso para asegurar un acuerdo es el último ejemplo de cómo la OPEP está bajo la presión de las fuerzas que están rediseñando el mapa mundial del petróleo, lo que lo hace cada vez más dependiente del apoyo de Rusia que no es un miembro formal.

El mercado del petróleo reaccionó negativamente ante el revés de la OPEP. El crudo estadounidense de referencia cayó un 2.6% a $ 51.49 por barril en Nueva York. El crudo Brent, usado para cotizar aceites internacionales, cayó 2.4% a $ 60.06 por barril en Londres.

Advertisement

Mucho ha cambiado para la OPEP desde 2016, cuando Rusia y Arabia Saudita terminaron su animosidad histórica y comenzaron a administrar el mercado juntos. La alianza ha transformado el cartel en un duopolio en el que el Kremlin está afirmando su poder.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement