Advertisement

El estado de Washington apoya la "composta humana" ecológica

El estado de Washington apoya la "composta humana" ecológica
La activista de compostaje humano Nina Schoen, ejecutiva de tecnología de medios de Seattle, quiere que su cuerpo se "convierta en algo que pueda regenerar la vida". (Karen Ducey / Especial para el Times) (Los Angeles Times)

Mientras Washington se prepara para convertirse en el primer estado en legalizar el "compostaje humano", no todo el mundo está ansioso por convertir los cuerpos de sus seres queridos en tierra para jardines.

Incluso el legislador que patrocinó el proyecto de ley en espera de la acción del gobernador recibe correos electrónicos de personas de todo el país que expresan su disgusto.

Advertisement

"Creo que la visión que tiene la gente es que echas al abuelo en el patio trasero con sobras de comida", dijo el senador estatal Jamie Pedersen, un demócrata de Seattle.

De hecho, dijo Pedersen, la idea es que "los cuerpos se reducen a la tierra de una manera que es esencialmente una aceleración de un proceso muy natural". La práctica reduce el impacto ambiental, dijo, y evita que la tierra sea absorbida por parcelas para cementerios y lápidas.

Advertisement

Algunos residentes de Washington ya están haciendo fila para ser compostados, cuando llegue su día. Y el gobernador Jay Inslee, un demócrata que centra su campaña presidencial en el cambio climático, puede firmar el proyecto de ley para reducir las emisiones de carbono de los entierros y las cremaciones; tiene hasta el 21 de mayo para decidir.

Apoyar el medio ambiente es una de las razones por las que Nina Schoen, de 48 años, de Seattle, planea expresar en sus deseos que para cuando muera su cuerpo sea parte de este proceso.

"No quiero dejar una huella tóxica cuando me vaya", dijo Schoen, una ejecutiva de tecnología de medios que instó a los legisladores estatales a votar por el proyecto de ley.

La medida, que se aprobó con apoyo bipartidista, también permite un proceso llamado hidrólisis alcalina, ya legal en algunos estados, en el que los cuerpos se descomponen en agua y lejía.

Advertisement

No es casualidad que las opciones ecológicas se arraiguen en Washington, un estado con una sólida ética ambiental, un talento para la innovación y una participación por debajo del promedio en la religión organizada. Washington también tiene la tasa de cremación más alta del país: 78%.

Pero un obstáculo principal que enfrenta el compostaje humano es la marca con la que se identificará. Si la cremación fuera conocida como "quema humana", por ejemplo, es posible que no haya crecido a nivel nacional desde sólo el 3% de las disposiciones en 1960 hasta aproximadamente el 50% en la actualidad.

"Cada vez que se propone algo nuevo para hacer con los restos humanos, es un poco difícil que todos participen", dijo Mary Roach, una autora de Oakland que examinó el compostaje humano en su libro "Stiff", sobre los extraños destinos de los cadáveres.

Roach espera que el enfoque gane aceptación como "una especie de primo del entierro ecológico, o entierro de mortaja, donde el cuerpo es enterrado en un proceso más simple y más respetuoso con el medio ambiente".

En Seattle, una compañía llamada Recompose, donde Schoen es asesor, se prepara para ofrecer compostaje humano en un proceso que se comercializa delicadamente como "reducción orgánica natural", lo que permite que los microbios hagan el trabajo de descomponer los restos.

La presidenta ejecutiva, Katrina Spade, comenzó a cuestionar los medios convencionales hace 11 años, dice que cuando cumplía 30 años se dio cuenta de que era mortal. Como estudiante de posgrado en arquitectura, Spade investigó alternativas ambientalmente sustentables a la industria funeraria del país con un valor de $20 mil millones, que ella consideraba tóxica y deshumanizadora.

Ella formó una organización sin fines de lucro, el Urban Death Project, y trabajó con expertos para calcular los ahorros potenciales de emisiones de carbono de los cuerpos de compostaje. Troy Hottle, un analista de evaluación del ciclo de vida, creó un modelo detallado que muestra que el compostaje ahorraría más de una tonelada de emisiones de carbono por persona.

"Con la cremación, hay una gran cantidad de combustible que se utiliza para quemar un cuerpo", dijo Hottle, quien continúa modelando los efectos ambientales como asesor no remunerado de Recompose. "Con el entierro tradicional, el modelo representó los ataúdes, el embalsamamiento, la lápida y el revestimiento de una tumba de hormigón, así como el mantenimiento de la tumba".

Advertisement
Katrina Spade, fundadora y directora ejecutiva de Recompose, apunta a abrir una tienda que compostará unos 150 cuerpos en su primer año. (Karen Ducey / Especial para el Times)
Katrina Spade, fundadora y directora ejecutiva de Recompose, apunta a abrir una tienda que compostará unos 150 cuerpos en su primer año. (Karen Ducey / Especial para el Times) (Los Angeles Times)

Spade solicitó patentes y probó el concepto en un proyecto piloto reciente, en el que un científico de suelos de la Universidad del Estado de Washington compostó seis cadáveres donados. Spade presionó por la legislación después de que Pedersen, el senador estatal, aceptara agregarla a un proyecto de ley que planeaba patrocinar para legalizar la hidrólisis alcalina.

Spade está en negociaciones de arrendamiento para desarrollar un punto de venta en Seattle donde los cuerpos se transformarán en unas semanas en el suelo adecuado para crecer las margaritas.

"Crear un espacio que se sienta cómodo y sereno será el primer objetivo", dijo Spade. "La idea de regresar a la naturaleza de manera tan directa y volver a formar parte del ciclo de la vida y la muerte es realmente muy hermosa".

En un folleto de 45 páginas que busca $6.75 millones en inversiones, Recompose describe su proceso patentado: los cuerpos se colocarán con astillas de madera, alfalfa y paja en recipientes de acero hexagonales, donde serán degradados por microbios.

El producto final sería "un suelo seco y esponjoso, muy parecido a una bolsa de tierra vegetal que uno compraría en un vivero local", dijo Spade, y los clientes tendrían la opción de donar composta a grupos de conservación para plantar árboles.

Recompose planea cobrar $5.500, más que la cremación promedio pero menos que el entierro en un ataúd.

Spade dijo que la instalación eventualmente tendrá la capacidad de compostar 750 cuerpos al año, con aproximadamente 150 proyectados para su primer año. Su objetivo es expandir el negocio a través de licencias en California y otros estados si la práctica se legaliza más allá de Washington, donde Recompose trabaja sólo en el espacio de compostaje humano.

Nora Menkin, directora ejecutiva de People´s Memorial Assn., una organización sin fines de lucro de Seattle con una funeraria propiedad de sus miembros, dijo que ha recibido numerosas consultas desde que se aprobó el proyecto de ley el mes pasado. Ella explicó que asumiendo que Inslee firme la medida, no entrará en vigencia por un año.

"Tenía una señora que ya estaba llamando, era su hermana la que había fallecido, preguntándose si podríamos mantenerla en un lugar frío hasta que la recomposición estuviera disponible", dijo Menkin.

Lisa Devereau, presidenta de la Asociación de Directores de Funerarias del Estado de Washington, se mostró escéptica hasta que se reescribió el proyecto de ley para especificar dónde los sobrevivientes pueden esparcir el par de carretillas de composta que produce cada cuerpo.

Las familias podrán llevarse la tierra limpia y rica en nutrientes al hogar, donde será segura para los huertos, una perspectiva que Devereau dice que todavía encuentra inquietante.

Devereau duda que las familias entierren la composta humana en los cementerios. "No me puedo imaginar gastar el dinero para comprar una parcela y cavar un agujero para enterrar una bolsa de tierra", dijo.

Advertisement

Algunos otros directores de funerarias continúan oponiéndose a la práctica.

"Es la cosa más estúpida de la que he oído hablar", dijo Dennis Murphy, director de funerarias de Hennessey Funeral Home & Crematory en Spokane. Murphy critica el precio y duda que los huesos se deterioren.

La Conferencia Católica del Estado de Washington se opuso a la ley de compostaje humano. Escribió a un presidente del comité legislativo que la técnica podría no procesar de manera segura los patógenos.

La organización también se opone a términos más filosóficos.

"La Iglesia católica cree que la disposición de los restos humanos de tal manera no demuestra el suficiente respeto por el cuerpo del fallecido", escribió en la carta Joseph Sprague, director ejecutivo de la organización.

Los funcionarios estatales están vigilando esto mientras se preparan para desarrollar regulaciones para el compostaje humano.

"Esta es una práctica completamente nueva en nuestro estado y consideraremos los posibles riesgos para la salud pública a medida que avancemos", dijo Julie Graham, oficial de información pública del Departamento de Salud del estado.

En un giro diferente al entierro verde o ecológico, el actor Luke Perry fue recientemente enterrado en un "traje de hongo", como él deseaba, según Coeio, su hija, la compañía que vende las prendas biodegradables de $1.500, dice que los hongos ayudan a la descomposición, neutralizan las toxinas y suministran nutrientes a las raíces de las plantas.

En Suecia, la bióloga y jardinera Susanne Wiigh-Masak quiere usar nitrógeno líquido para congelar los cuerpos hasta que se vuelvan frágiles y luego hacerlos vibrar en un polvo que podría usarse para hacer composta. Wiigh-Masak no ha podido hacer que el proceso despegue en medio de la oposición de la industria funeraria.

Rachel Caldwell, que tiene licencia como embalsamadora y directora de servicios funerarios en Kansas, está tratando de que se apruebe el proceso de Wiigh-Masak, en ese estado, según la definición existente de cremación. Caldwell planea cobrar lo mismo que la tarifa vigente para la cremación, alrededor de $2.000.

"Recibimos correos electrónicos de personas en EE.UU que dicen: 'si no está disponible aquí cuando muera, pero está disponible en Suecia, envíeme a Suecia'", dijo Caldwell. "La gente quiere esto".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement