Anuncio
Share
Vida y Estilo

TU SALUD: Fabricación casera de ‘páncreas artificiales’ para diabéticos podría causar sobredosis accidental de insulina

insulina

Un paciente de diabetes se inyecta insulina. Los sistemas de páncreas artificiales están diseñados para conectar monitores de glucosa y bombas de insulina con el azúcar en la sangre, para infundir insulina con poco esfuerzo por parte del paciente. (Getty Images)

(Getty Images)

La Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU (FDA) advirtió a las personas con diabetes contra la creación de su propio sistema de páncreas artificial para ayudar a controlar los niveles de azúcar en la sangre, después de que un paciente que empleaba uno sufrió una sobredosis accidental de insulina.

Una gran comunidad de diabéticos usa sistemas pirateados y de fabricación casera para controlar su enfermedad. Estos dispositivos conectan los monitores de glucosa a las bombas de insulina mediante algoritmos informáticos. Funcionan todo el día, analizando el azúcar en la sangre e infundiendo insulina. Una vez que se configura el sistema, requiere poco esfuerzo por parte del paciente.

Si bien los componentes individuales que conforman un sistema casero están generalmente aprobados por la FDA, no han sido probados o aprobados para su uso en conjunto, remarcó la agencia en un comunicado. La sobredosis accidental de insulina no mató al paciente, agregó una portavoz de la FDA.

“El uso de dispositivos no autorizados para el control de la diabetes, solo o junto con otros sistemas, podría dar como resultado lecturas inexactas del nivel de glucosa, o una dosificación de insulina insegura”, comunicó la FDA. “Estas inexactitudes pueden ocasionar lesiones que requieran de intervención médica, como niveles bajos de azúcar en la sangre, coma, cetoacidosis diabética (la acumulación de ácidos en la sangre) y la muerte”.

Anuncio

La advertencia de la FDA es un ejemplo de la tensión entre los pacientes que quieren hacerse cargo de su atención médica -con cada vez más herramientas tecnológicas y conocimientos necesarios para hacerlo-, y los reguladores encargados de proteger la salud pública.

La FDA recibió un informe sobre un paciente que empleaba un sistema no autorizado y recibió demasiada insulina después de lecturas repetidas e incorrectas de niveles altos de glucosa en la sangre, que le causaron una sobredosis y requirieron la intervención médica. “Estos dispositivos no fueron diseñados para usarse en conjunto, y se combinaron de una manera que no fue probada a fondo para verificar su compatibilidad”, remarcó la agencia. No está claro si el problema se debió a valores inexactos de glucosa o a un mal funcionamiento del software.

Los sistemas se conocen de manera informal como un ‘páncreas artificial’, porque ese es el órgano que produce la insulina necesaria para convertir el azúcar en la sangre en energía. Los pacientes con diabetes tipo 1, la forma más grave, no producen insulina de forma natural. En lugar de ello, deben inyectarla regularmente para evitar la acumulación de glucosa, que eventualmente daña el corazón y los vasos sanguíneos, y causa complicaciones como ceguera, insuficiencia renal y amputaciones. Sin embargo, demasiada insulina puede generar una sobredosis, que puede dejar a un paciente en coma o provocarle la muerte.

Medtronic Plc fabrica una versión aprobada de la tecnología, llamada 670G. Si bien regula estrechamente los niveles de insulina, no permite tanta flexibilidad como los sistemas que los individuos crean por sí mismos.

Anuncio

La FDA precisó que algunas compañías habían comercializado software no autorizado, que muestra a los pacientes los niveles de glucosa extraídos de datos sin procesar. La agencia no identificó a las empresas, pero dijo que el software podría mostrar valores inexactos al paciente.

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio