Advertisement

¿Inspiración o irresponsabilidad? Un artista considera como arte los prototipos de muro fronterizo de Trump

¿Inspiración o irresponsabilidad? Un artista considera como arte los prototipos de muro fronterizo de Trump
Los participantes en un recorrido por los prototipos de muros fronterizos organizados por el artista Christoph Büchel miran las estructuras desde el lado mexicano del muro actual (Kent Nishimura / Los Angeles Times). (Los Angeles Times)

Es una tarde cálida de semana y estoy en una camioneta Sprinter de Mercedes-Benz, recorriendo la zona industrial de Tijuana, pasando por tiendas de máquinas bulliciosas y almacenes que anuncian bonos de $80. Mis compañeros son un puñado de curiosos turistas y periodistas, además de un historiador de arte.

Estamos camino a un lugar justo al sur de la frontera de los EE.UU. con México, para ver los prototipos de Aduanas y Protección Fronteriza del muro prometido por Donald Trump. Por $25 por cabeza, nuestro recorrido, organizado por el artista nacido en Suiza Christoph Büchel, incluye transporte de ida y vuelta desde el centro de San Diego a Tijuana y acceso a una escalera (para observar sin obstáculos los prototipos), además de bocadillos sin gluten.

Advertisement

La idea de Büchel para estos recorridos es lograr que los prototipos de la pared fronteriza sean designados como un monumento nacional.

"Los ocho prototipos tienen un valor cultural significativo y son arte terrestre histórico", afirma la web de una entidad sin fines de lucro creada por Büchel, llamada MAGA ("Hacemos que el arte vuelva a ser genial", promete el sitio). También inició una petición en línea para obtener apoyo público.

Advertisement

Büchel no dirige las excursiones. De hecho, a pesar de que el proyecto ha generado titulares de noticias, el artista mantuvo decididamente su bajo perfil. El sitio borderwallprototypes.org no menciona su nombre, y ha concedido solo una entrevista sobre el tema, no a un medio en la frontera real sino al New York Times, cuya sede está a 2,800 millas de los prototipos. "Estas cosas tienen un valor escultórico", expuso Büchel. "Pensé en Stonehenge. Es muy fuerte".

Pero el arquitecto René Peralta, que ha visto la construcción de los prototipos desde el lado de la frontera con Tijuana, tiene menos interés en el valor escultórico del proyecto. "Sería irresponsable, fácil y perezoso considerarlos como un objeto estético", afirmó por correo electrónico el fundador de la firma Genérica Arquitectura y Diseño Urbano, y profesor de la Universidad Estatal de San Diego. "Más que su forma física, creo que su peligro radica en algo más macabro: la política, la ideología y los puntos de vista que los respaldan".

El martes, motivado por el artista de Los Angeles Gelare Khoshgozaran, un grupo de 25 figuras de la cultura presentó una carta abierta en protesta por la idea de Büchel, llamándola "la promoción de la supremacía blanca".

Advertisement

No es esta la primera vez que Büchel se convierte en un provocador político. En 2015, transformó una iglesia en desuso en Venecia, Italia, en una mezquita en funcionamiento para la Bienal de Venecia, una prueba de la tolerancia de la ciudad hacia los musulmanes. En otra ocasión, convirtió una galería londinense para intelectuales en un centro para personas mayores. Sus instalaciones caóticas, a menudo distópicas, requieren a menudo que los visitantes firmen exenciones de reclamos por accidentes, tal como lo hicimos antes de nuestro viaje a México.

Un participante en el recorrido de Christoph Büchel, de los prototipos de pared fronteriza, camina por el lado mexicano de la frontera (Kent Nishimura / Los Angeles Times).
Un participante en el recorrido de Christoph Büchel, de los prototipos de pared fronteriza, camina por el lado mexicano de la frontera (Kent Nishimura / Los Angeles Times). (Los Angeles Times)

Nuestra camioneta atraviesa hábilmente el tránsito a medida que avanzamos por Tijuana hacia una carretera que se extiende a lo largo del cerco fronterizo actual, una barricada de acero de 10 pies, fabricada con alfombras de aterrizaje (plataformas portátiles empleadas por helicópteros) recicladas de la era de Vietnam.

Nuestro guía turístico, Michael Diers, un historiador de arte nacido en Alemania, especializado en arte y sistemas políticos, está familiarizado con las paredes; en su caso, el Muro de Berlín, que cuando era joven cruzaba de oeste a este para comprar en librerías de Alemania Oriental.

"Estaba muy preocupado por el otro lado de la pared", dice. "Nosotros vivíamos en el 'mejor' lado. Y es pura casualidad, de qué lado naces".

Le pregunto a Diers si es apropiado celebrar la estética de los prototipos fronterizos, dado su propósito político xenófobo."Siempre se trata de la estética", responde. "Vivimos en un mundo de medios, y tienes que presentarte. En la Alemania de 1920, todos vestían trajes negros con camisas blancas porque se veían bien en la fotografía en blanco y negro. Aquí los políticos usan corbatas rojas y trajes azules porque se ven como la bandera; es la alegoría de las barras y estrellas. La estética es política".

Diers afirma que, a lo largo de su existencia, el Muro de Berlín también fue 'estetizado'. "Cuando comenzó, era muy brutal. Pero fue refinado y pulido con el tiempo".

El sitio web de MAGA, de Büchel, no profundiza en la política. De hecho, en su única entrevista, se negó a decir mucho sobre sus creencias: "Mi posición política no es interesante en este contexto".

Aun así, cuando Hauser & Wirth, que representa a Büchel, anunció los viajes en su cuenta de Twitter, la galería recibió con una dosis fulminante de insultos. "Ahora entiendo por qué no visito esta galería", afirmó alguien. Otro respondió con un GIF del Muro de Berlín en construcción.

Advertisement

Marc Payot, socio y vicepresidente de Hauser & Wirth, una galería europea que posee una sucursal en el centro de Los Ángeles, respondió en un comunicado que los prototipos tenían la intención de "ser una evidencia de la intolerancia y el miedo en la cultura estadounidense, y servir como catalizadores para transformar el discurso político. El hecho de que PROTOTIPOS hayan tenido acceso a la ansiedad del público refuerza por qué este es un proyecto tan relevante ".

Vista de los prototipos de muros de Aduanas y Protección Fronteriza de los EE.UU., en la frontera (Kent Nishimura / Los Angeles Times).
Vista de los prototipos de muros de Aduanas y Protección Fronteriza de los EE.UU., en la frontera (Kent Nishimura / Los Angeles Times). (Los Angeles Times)

Llegamos a la intersección de Cuahtémoc Norte y Juventud Oriente, donde una pequeña rotonda sirve como monumento a los que han muerto cruzando la frontera. Una curadora europea que está trabajando con Büchel en el proyecto de prototipos -pero que se niega a hablar para el artículo- señala la pieza al grupo. Les pregunto a ella y a Diers si alguna vez visitaron Tijuana antes de trabajar con Büchel. Ninguno de los dos lo había hecho.

Veinte minutos después, nos encontramos en una colonia montañosa en la franja oriental de Tijuana, justo antes del cerco de metal.

Del lado mexicano de la línea divisoria están los depósitos de chatarra que lidian con el exceso de basura generado por las maquiladoras de Tijuana, responsables de elaborar los artículos baratos que finalmente terminarán en los Estados Unidos. Al otro lado, los prototipos que se avecinan.

Justo al sur de la valla se encuentra uno de los obeliscos de piedra que marcaban la frontera a fines del siglo XIX. Diers observa que la simple presencia del obelisco fue una vez suficiente para señalar la línea divisoria internacional: "Era una frontera conceptual más que real".

Desde que se completaron, los prototipos de muros fronterizos se convirtieron en celebridades arquitectónicas, debatidas en las noticias, filmadas por drones y escrutadas por especialistas. El crítico de arquitectura del Times, Christopher Hawthorne, los describió como "banales y sorprendentes", una combinación de "exposición arquitectónica y el nuevo nativismo, todo en uno".

Más allá de sus implicaciones políticas, es fácil ver por qué las estructuras han llamado tanto la atención: son absurdas; un amplio teatro de seguridad en una paleta de colores apropiada para una subdivisión suburbana (con tantos tonos de masilla). Era solo cuestión de tiempo antes de que un artista emprendedor participara del tema.

Toda la atención también ha tenido el efecto de convertir este humilde asentamiento en una atracción turística. Una escalera plegable se coloca cerca de la valla de metal, y cada uno de nosotros se alterna para ver sin obstrucciones los prototipos.

Advertisement

Pronto se une a nosotros Alexis Franco Santana, un exuberante tijuanense de 22 años de edad, que vive en una habitación pequeña frente al sitio. Santana, con una camiseta blanca, auriculares rojos y un teléfono celular que silba constantemente, dice que las estructuras han atraído a visitantes de todo el mundo. Él piensa que los prototipos son risibles. "Es como si Donald Trump dijera: 'Ve a Toys R Us y tráeme todos los juguetes; yo elegiré el mejor'", afirma. "Pueden hacer la pared desde aquí hasta el cielo y nosotros podremos encontrar la forma de evitarla. Los mexicanos tienen maña".

Su vecino, Juan Manuel Hernández Lozano, tiene una visión más tenue. Hernández nació en México pero fue llevado a Los Ángeles sin papeles cuando tenía cinco años. Pasó casi toda su vida allí y habla inglés con la cadencia musical del lado este de esa ciudad. Para demostrar su verdadera 'angelinidad', muestra un tatuaje de los Raiders.

Corine Lensnes y Shanna Yates caminan por una senda polvorienta durante un viaje organizado por el artista Christoph Büchel (Kent Nishimura / Los Angeles Times).
Corine Lensnes y Shanna Yates caminan por una senda polvorienta durante un viaje organizado por el artista Christoph Büchel (Kent Nishimura / Los Angeles Times). (Los Angeles Times)

Nueve años atrás, fue deportado. Su familia vive en L.A., pero él está atrapado en Tijuana. En ese momento, estuvo ausente en los funerales de ambos padres y de un hermano.

"Ha sido difícil", cuenta. "Me enfermé aquí. Tengo cáncer. Debí haber muerto hace un año".

Le pregunto qué opina de la idea de convertir los prototipos en un monumento nacional. "Es algo racista", responde. "¿Por qué iban a hacer algo así? ¿Qué están sacando de eso?".

Cuando el Congreso de los Estados Unidos designó el campo de internamiento de Manzanar como un sitio histórico nacional, en la década de 1990, la decisión no estuvo exenta de controversia. El campamento, en el valle de Owens, había albergado alguna vez a más de 11,000 japoneses estadounidenses, que habían sido recluidos allí durante un período de intensa paranoia antijaponesa, durante la Segunda Guerra Mundial.

Activistas japoneses estadounidenses, entre ellos antiguos reclusos, habían pedido la protección de ese sitio tan contencioso como una forma de recordar el oscuro episodio en la historia de los EE.UU. ("Un paso simbólico nacional que debe seguir adelante", afirmó en ese momento la activista Sue Kunitomi Embrey).

Pero algunos grupos lucharon contra la designación. En una carta al Servicio de Parques Nacionales, que administra el sitio, un crítico describió la representación de Manzanar del campo de internamiento como "traición". Otros preferían que el campamento fuera representado como un benevolente proveedor de "viviendas" de guerra para los japoneses estadounidenses.

Los esfuerzos para endulzar la historia finalmente fracasaron. Manzanar es hoy uno de los sitios más prominentes en los EE.UU. para conmemorar la reclusión de estadounidenses de origen japonés.

La fabricación de un monumento es un asunto turbio. Requiere defensores incansables, inevitables detractores y una mayoría de votos en el Congreso.

Prototipos de muro de Aduanas y Protección de Fronteras de los EE.UU. a lo largo de la frontera con México (Kent Nishimura / Los Angeles Times).
Prototipos de muro de Aduanas y Protección de Fronteras de los EE.UU. a lo largo de la frontera con México (Kent Nishimura / Los Angeles Times). (Los Angeles Times)

Manzanar fue declarado hito nacional en 1985, cuatro décadas después de su cierre. Se convirtió en un sitio histórico nacional siete años después. Y todo se produjo como resultado de una oleada de apoyo a la idea de que era una historia que valía la pena conmemorar.

En el caso de la frontera, esa historia todavía se está escribiendo. Los prototipos fronterizos podrían convertirse en monumentos a la locura racista, o la reactivación de la supremacía blanca. Todo esto me lleva a preguntarme cuál habría sido la reacción en 1943 si un artista europeo hubiera visitado Manzanar, y luego describía el lugar como una "exposición de arte terrestre" en un comunicado de prensa.

Alexis Franco Santana vive en el lado de Tijuana de Otay Mesa, frente a la valla fronteriza existente y los nuevos prototipos (Kent Nishimura / Los Angeles Times).
Alexis Franco Santana vive en el lado de Tijuana de Otay Mesa, frente a la valla fronteriza existente y los nuevos prototipos (Kent Nishimura / Los Angeles Times). (Los Angeles Times)

Hacia el final del recorrido, Dier nos reúne en un círculo y nos pregunta qué pensamos de la idea de convertir los prototipos en monumento. Una persona dice que podrían servir como "un monumento a la arrogancia". Otra afirma que podrían conservarse como un Auschwitz estadounidense. Sugiero que, fiel al espíritu de la frontera, donde los bienes e ideas de los Estados Unidos son constantemente reciclados por México, quizás deberíamos permitir que los residentes de Tijuana desmantelen los prototipos y los utilicen para construir algo nuevo.

Los miembros del grupo se dispersan para tomar sus últimas instantáneas. Le pregunto a Santana, que ha estado merodeando, si le parece bien convertir los prototipos en arte. No en su forma actual, responde. "Si van a ser arte, deberían pintarlos. Podrían poner una escena de playa en uno, o un bosque en el otro. Pero necesitan pintarlos, de lo contrario no es arte".

Los residentes de Tijuana Alexis Franco Santana, izquierda, y Juan Manuel Hernández Lozano Lozano viven frente a los prototipos de muros fronterizos (Kent Nishimura / Los Angeles Times).
Los residentes de Tijuana Alexis Franco Santana, izquierda, y Juan Manuel Hernández Lozano Lozano viven frente a los prototipos de muros fronterizos (Kent Nishimura / Los Angeles Times). (Los Angeles Times)

El grupo entra en la camioneta y regresamos al otro lado, donde muchos de nosotros, por accidentes del destino, nacimos.

Traducción: Valeria Agis

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement