Advertisement

Los programas de bienestar para empleados no mejoran tu salud

Los programas de bienestar para empleados no mejoran tu salud
Un empleado de General Motors participa en una clase de yoga en la planta donde trabaja. Un nuevo ensayo clínico encontró que los programas de bienestar de los empleados no resultaron en mejoras medibles en la salud de los trabajadores. (Susan Tusa / Associated Press). (Associated Press)

Más de la mitad de las compañías estadounidenses ofrecen programas de bienestar en el lugar de trabajo a sus empleados, pero un nuevo estudio sugiere que ayudan muy poco, si es que realmente logran algo, para mejorar la salud de los trabajadores.

En un ensayo clínico inusual que involucró a más de 8.000 empleados de una cadena de tiendas minoristas, la presencia de un programa de bienestar no ayudó a las personas a perder peso, disminuir su presión arterial, reducir su colesterol o hacer que gastaran menos tiempo y dinero en las visitas al médico. El programa tampoco mejoró su desempeño en el trabajo ni redujo la cantidad de días de enfermedad y días personales que tomaron, según los resultados publicados esta semana en el Journal of American Medical Assn.

Advertisement

Pero eso no significa que las empresas deban renunciar al bienestar, más bien, deben considerarse "un trabajo en progreso", según la observación que acompañó el estudio.

Los programas de bienestar en el lugar de trabajo se hicieron populares a fines de la década de 1980 cuando las compañías buscaron nuevas formas de reducir los costos de atención de la salud de los empleados y aumentar la productividad de los trabajadores, dijo Zirui Song, quien estudia políticas de salud en la Escuela de Medicina de Harvard. Los programas suelen incluir clases de ejercicios, consejos sobre alimentación saludable y asistencia para aquellos que desean dejar de fumar. Las empresas a veces ofrecen incentivos financieros para alentar a los trabajadores a participar.

Advertisement

Según una encuesta realizada en 2018 por la Kaiser Family Foundation, el 82% de los grandes empleadores y el 53% de los más pequeños pusieron a disposición de sus empleados algún tipo de programa de bienestar.

Aunque los investigadores han tratado de evaluar la efectividad de estos programas, rara vez se han probado en ensayos controlados aleatorios, que se consideran el estándar de oro de la investigación médica porque hacen el mejor trabajo para aislar el efecto, si es que lo hay, de un tratamiento en particular.

El trabajo anterior "sugería que podría haber un enorme reintegro de la inversión, pero [estos] no tenían el rigor científico en el que querrían confiar", dijo Katherine Baicker, decana de la Escuela de Política Pública Harris de la Universidad de Chicago, quien dirigió el estudio de JAMA con Song.

Baicker y Song estudiaron a los empleados de BJ's Wholesale Club, un minorista con 201 ubicaciones en el este de Estados Unidos. Veinte sitios de trabajo fueron seleccionados al azar para ofrecer un programa de bienestar voluntario a los empleados, y otros 20 que no tenían dicho programa fueron elegidos al azar para servir como controles. Alrededor de 4.000 empleados estaban en cada grupo y sus perfiles generales eran muy similares: en ambos casos, la edad promedio era de 38 años, aproximadamente el 54% eran hombres y aproximadamente el 57% eran blancos.

Advertisement

Los trabajadores con acceso al programa de bienestar pueden tomar hasta ocho clases que duran de cuatro a ocho semanas en temas como nutrición, actividad física y reducción del estrés. En la mayoría de los casos, los empleados recibieron una tarjeta de regalo de $25 por completar una clase. Alrededor del 35% de los trabajadores completaron al menos una clase y el 21% completó al menos tres.

Los empleados de ambos grupos recibieron encuestas de salud para conocer sus hábitos de ejercicio, dietas, si fuma o no y el consumo de alcohol. Las enfermeras midieron su presión arterial, índice de masa corporal y niveles de colesterol, entre otras cosas. Las reclamaciones de seguros y los registros de empleo se utilizaron para realizar un seguimiento del gasto en atención médica, los días de enfermedad y el rendimiento en el lugar de trabajo.

Un año y medio después de que comenzara el programa de bienestar, sólo había dos pequeños indicios de que podría mejorar la salud de los trabajadores.

En los sitios de trabajo con el programa de bienestar, la proporción de empleados que dijeron que se ejercitaban regularmente era 8.3 puntos porcentuales más alta que en los sitios de trabajo sin el programa. Además, la proporción de empleados que dijeron que manejaron su peso activamente fue 13.6 puntos porcentuales más alta en los sitios de trabajo con el programa que en los sitios de trabajo sin él.

Sin embargo, los trabajadores que tenían acceso al programa de bienestar no tenían un IMC más bajo, una presión arterial más baja ni ningún otro signo clínico de salud mental o física superior. Tampoco hubo diferencias significativas en factores tales como el gasto anual en atención médica, el desempeño laboral o el ausentismo.

Song dijo que estaba algo sorprendido de que los cambios de comportamiento no se tradujeran en mejoras medibles de salud. Es posible, dijo, que 18 meses no fuera suficiente para que mejoraran la presión arterial y el colesterol, pero que podrían hacerlo con el tiempo.

Alternativamente, el monitoreo de peso y el ejercicio regular podrían haber producido beneficios clínicos a corto plazo, los mismos que ya no se veían al final del período de estudio. "A los 18 meses, el comportamiento puede tender a regresar más cerca de la línea de inicio", dijo.

Ambos autores advirtieron que los hallazgos del estudio no se aplicarían necesariamente a otros tipos de programas de bienestar en otras compañías.

Advertisement

Baicker también dijo que algunos empleadores podrían incluso sentirse alentados por los resultados, dependiendo de los objetivos que tengan para sus programas de bienestar.

"Si los empleadores están implementando estos programas con la esperanza de ahorrar dinero dentro del primer o segundo año, no tenemos ninguna evidencia que apoye esa esperanza", dijo. Pero "la gente valoró claramente el programa, participó en él y tuvo un efecto en los comportamientos de salud, así que si eso es lo que estás tratando de lograr, entonces la misión se cumplió".

Damon Jones, un experto en economía del comportamiento en la Universidad de Chicago que ha estudiado programas de bienestar en el lugar de trabajo, dijo que sería útil saber qué partes del programa, BJ's Wholesale, fueron eficaces para fomentar el ejercicio y el control del peso.

"Para ser justos, eso estaba más allá del alcance de este estudio, pero es útil saberlo", dijo Jones, quien no participó en el nuevo estudio.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement