Anuncio
Share
Vida y Estilo

Opciones asequibles hacen de Antigua, Guatemala, la favorita de los viajeros de bajo presupuesto

Guatemala

En el asiento del conductor de un vehículo tirado por un sólo caballo en Antigua, Guatemala.

(Johan Ordóñez/)

Me gustó el artículo sobre Antigua (“Child’s Play in Antigua”, de Cindy Carcamo, 26 de mayo) ya que ha sido una de mis ciudades favoritas durante 30 años.

Sin embargo, las experiencias de alojamiento y comida son un poco engañosas. Un buen hotel colonial, a menudo una mansión o villa transformada, está disponible por $50 para una habitación doble. La Posada Los Bucaros viene a mi mente, así como una docena más de finas posadas en lugares convenientemente cerca de la plaza principal.

Las opciones de comida son excepcionales, con precios en el rango de $6-10. Es una de las razones por las que muchos jóvenes viajeros eligen Antigua por su inmersión en el idioma español y su valor histórico.

Debido a que la Ciudad de Guatemala tiene poco que ofrecer, siempre he reservado un servicio de transporte desde el aeropuerto de La Aurora, un conveniente viaje de una hora directamente a su hotel en Antigua, un sitio nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO que todo el mundo debería considerar. Y desde LAX, varias aerolíneas tienen vuelos sin escalas de cinco horas, lo que lo hace conveniente. No es la primera vez que mencionas las Tierras Altas, y te lo agradezco. Un verdadero país por descubrir.

Anuncio

 

Richard Martin

Irvine

 

Anuncio

Más sobre Abbey

Agradezca a Christopher Reynolds por su bello artículo sobre Edward Abbey (“Chasing After Edward Abbey”, 19 de mayo): me topé con el libro de Abbey, “Desert Solitaire”, en una librería de una ciudad universitaria hace unos 45 años. Había leído a John Muir y a otros sobre la Sierra y pensé, aquí hay un libro interesante. Lo leí y no me gustó. Sin embargo, al paso de las décadas, lo he leído una y otra vez, infelicidades y todo (depurado en su edición “terminal” de 1988; léelo si no lo has hecho). Es uno de mis libros favoritos.

Conduje por primera vez a través de Moab, Utah, en septiembre de 1980, regresando a California para mi segundo empleo después de la escuela. En la Interestatal 70 vi Utah 128 en el mapa y dije: “Vamos por aquí”. Me asusté al cruzar el Río Colorado sobre un puente de madera de un sólo carril a 15 millas por hora. Recuerdo la sinuosa autopista al sur a través de Blanding, con sombrero mexicano y todo. Media década después, conduje hacia el norte por la misma carretera, sin embargo, todo es muy diferente, más recto, más rápido. ¿Qué escribió Abbey sobre la maquinaria pesada y los paisajes más singulares y angulosos?

Bob Wieting

Simi Valley

 

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio