Anuncio
Share
Vida y Estilo

¿Por qué las familias pobres comen poco saludable? Porque la comida chatarra es usada para demostrar amor

Chatarra

La enfermera practicante Anne Traynor, a la derecha, habla con una niña de 8 años que quería comprar comida chatarra después de someterse a un chequeo en una clínica móvil que visitaba el desarrollo habitacional Jordan Down en Los Ángeles el 21 de enero de 2015. (Los Ángeles Times)

(Los Angeles Times)

El veredicto es: Los alimentos no generan disparidades nutricionales en los Estados Unidos de la manera que pensamos. Durante la última década, estudio tras estudio ha demostrado que hay diferencias en el acceso a alimentos saludables, pero lo que no han podido explicar es por qué los estadounidenses ricos consumen una dieta más saludable que los estadounidenses pobres.

He pasado casi una década trabajando para responder esta pregunta.

Entrevisté a 73 familias de California, más de 150 padres y niños, y pasé más de 100 horas observando sus hábitos dietéticos diarios, y yendo a las tiendas de comestibles. Mi investigación sugiere que el estatus socioeconómico de las familias afecta no solo su acceso a alimentos saludables, sino algo aún más fundamental: el significado de los alimentos.

La mayoría de los padres a los que entrevisté (pobres y ricos) querían que sus hijos comieran alimentos nutritivos y creían en la importancia de una dieta saludable.

Anuncio

En todos los casos los padres constantemente  fueron  bombardeados con solicitudes de comida chatarra por parte de sus hijos. En todos los hogares, los niños pidieron alimentos con alto contenido de azúcar, sal y grasa. Querían Cheetos y Dr. Pepper, no brócoli y calabazas. Una madre se hizo eco de innumerables personas cuando me dijo que sus hijos “siempre quieren comida basura”.

Mientras que los niños ricos y pobres pidieron comida chatarra, los padres respondieron de manera diferente a estas súplicas.

Una abrumadora mayoría de los padres adinerados me dijeron que solían decir “no” a las solicitudes de comida chatarra. En el 96% de las familias de altos ingresos, al menos uno de los padres informó que regularmente rechazaban tales solicitudes.

Los padres pobres honraron las peticiones de comida chatarra de sus hijos para nutrirlos emocionalmente.

Anuncio

Los padres de familias pobres, sin embargo, casi siempre dijeron “sí" a la comida chatarra. Solo el 13% de las familias de bajos ingresos tenía un padre que regularmente rechazaba las solicitudes de sus hijos.

Una razón para esta disparidad es que las solicitudes de comida de los niños significaban cosas radicalmente diferentes para los padres.

Para los padres que crían a sus hijos en la pobreza, tener que decir “no” es parte de la vida diaria. Sus circunstancias financieras los forzaron a negar todo el tiempo las solicitudes de sus hijos, por ejemplo, de un nuevo par de Nike, o de un viaje a Disneyland. Esto no solo es difícil para los niños, sino también para los padres pobres, que los deja sintiéndose culpables.

De todas las cosas que los padres pobres no podían permitirse, la comida chatarra era algo a lo que a menudo podían decir que “sí".

 Los padres pobres me dijeron que casi siempre podían gastar un dólar para comprarles a sus hijos una lata de refresco o una bolsa de papas fritas. Entonces, cuando los padres pobres podían permitirse el lujo de satisfacer tales solicitudes, lo hicieron.

Honrar las solicitudes de comida chatarra permitió a los padres pobres mostrarles a sus hijos que los amaban, que los escuchaban y podían satisfacer sus necesidades. Como me dijo una madre soltera de bajos ingresos: “Lo quieren, lo conseguirán. Algún día lo sabrán. Sabrán que los amo, y eso es todo lo que importa”.

Las compras de comida chatarra no solo trajeron sonrisas a los rostros de los niños, sino que también les dieron a los padres algo igualmente vital: un sentido de valía y competencia como padres en un ambiente donde esos valores están en constante cuestionamiento.

Para los padres adinerados, las solicitudes de comida de los niños significaban algo completamente diferente. Al criar a sus hijos en un entorno próspero, los padres adinerados podían satisfacer la mayoría de las necesidades y deseos materiales de sus hijos. Los padres adinerados casi siempre pueden decir “sí", ya sea al último iPhone o una educación universitaria.

Anuncio

Con una abundancia de oportunidades para cumplir los deseos de sus hijos, los padres con altos ingresos podrían soportar más fácilmente decir “no” a las solicitudes de comida chatarra. Hacerlo no siempre fue fácil, pero tampoco fue tan angustiante para los padres ricos como para los pobres.

Negar a los niños Skittles y Oreos no era solo emocionalmente más fácil para los padres adinerados. Estos padres también vieron la negativa a la comida chatarra, como un acto de crianza responsable.

 Los padres adinerados me dijeron que decir “no” a las súplicas de dulces de los niños era una manera de enseñarles a decir “no”. Los padres adinerados negaron la comida chatarra para inculcar hábitos alimenticios saludables, como el control de porciones, así como valores más generales, como la fuerza de voluntad.

Tanto los padres ricos como los pobres usaron los alimentos para cuidar a sus hijos. Pero los diferentes significados que le dieron a la comida dieron forma a cómo persiguieron este objetivo.

Los padres pobres honraron las peticiones de comida chatarra de sus hijos para nutrirlos emocionalmente. Del mismo modo, los padres adinerados que negaron a sus hijos alimentos procesados lo hicieron para enseñarles hábitos saludables de por vida, no para privarles de un gusto.

La desigualdad nutricional en los EE. UU. tiene más que ver con el estatus socioeconómico de las personas que con su ubicación geográfica.

Vivir en la pobreza o en la riqueza afecta más que nuestro acceso a alimentos saludables: da forma a los mismos significados que le damos a los alimentos.

Abordar la desigualdad nutricional requerirá algo más que colocar supermercados en barrios de bajos ingresos. Estas intervenciones no cambiarán lo que significan los alimentos para las familias pobres que conocí.

Anuncio

Si los padres de bajos ingresos tuvieran los recursos para satisfacer los deseos de sus hijos, tal vez una bolsa de Doritos sería solo una bolsa de Doritos, en lugar de un símbolo excepcionalmente importante del amor y cuidado de los padres.

* Piya Fielding-Singh es candidata a doctorado en sociología en la Universidad de Stanford.

 

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio