Advertisement

¿Quieres ver el sexismo de Silicon Valley en acción? Simplemente intenta ‘venderles’ una idea

¿Quieres ver el sexismo de Silicon Valley en acción? Simplemente intenta ‘venderles’ una idea
(Don Bartletti / Los Angeles Times)

Cuando Yada Piyajomkwan y yo lanzamos nuestra empresa internacional de inversión online a capitalistas de riesgo, fue Yada quien fue interrogada como si estuviera en la casa de sus abuelos para la cena del domingo. ¿Tienes novio? ¿Cuándo planeas casarte? ¿Estás saliendo con Anderson? (No, no y no.)

En más de 50 reuniones con las principales empresas de riesgo e inversores desde Silicon Valley a Singapur, Yada recibió muchas más preguntas sobre relaciones personales que yo. Por sí solas, tales preguntas pueden parecer inofensivas. Pero más de una docena de veces, estas fueron las únicas preguntas que le hicieron a Yada; todas las preguntas relacionadas con el negocio me las hicieron a mí. Casi nos acostumbramos al sexismo como norma.

Advertisement

El problema era peor en Asia, pero no te engañes, también hubo algunos momentos que nos dejaron asombrados en Estados Unidos. Un ex socio de una de las principales empresas de riesgo le dijo a un amigo inversionista: "Me preocupa invertir con ellos porque Yada puede casarse y abandonar la compañía".

En cierto modo, fue un cumplido imprevisto sobre el valor que tiene Yada para nuestro esfuerzo, pero también fue un claro recordatorio de que no importa lo que genere ese tipo de actitud, debe abordarse. De acuerdo con la base de datos de negocios Crunchbase, sólo el 17% de los dólares de inversión en tecnología en 2018 se destinaron a empresas con al menos una fundadora. Algunos podrían celebrar eso, representa un récord histórico, pero me hizo enojar. Tengo la obligación de aumentar esa cifra, de ser parte de la solución, de ser el aliado de Yada.

Advertisement

Para empezar, tengo que escuchar con atención y ser consciente de mis puntos ciegos. Hasta que pasé por esas 50 reuniones junto a Yada, no era consciente a lo que ella y otras mujeres se enfrentan en Silicon Valley. Cuando yo no estaba en la reunión, la cuestión sólo empeoraba. "No, de verdad", alguien le preguntó a Yada una vez cuando tomé un descanso para ir al baño, "¿No tienes novio? ¿Cuántos años tienes?". Tengo que preguntarme si alguna vez he dicho algo tan desorientado a un colega.

En Indonesia, otro inversionista potencial comentó: "Es raro, eres una chica a la que le gusta el boxeo y el excursionismo, no tiene novio y vive y trabaja en un país extranjero". (Yada es de Tailandia, opera nuestra empresa en Indonesia y ama los deportes.) En ese momento, no pensé mucho sobre ese comentario. Sólo más tarde me di cuenta de que nunca escuché a nadie cuestionarse sobre un hombre soltero, deportista y que trabaje en el extranjero. Debería haber hablado. De hecho, Yada es una becaria Fulbright, tiene un MBA de Stanford y ha trabajado para McKinsey and Co. en oficinas en EE.UU y Asia. Pero es simplemente increíble que no sea esto lo que los motive a hacer comentarios.

Comencé a usar mi posición para señalar las injusticias. Yada, creo que, dadas las circunstancias, dudaba en señalarlas, temía que se mostrara demasiado sensible, alimentando la narrativa de que las mujeres eran emocionales.

Una vez, cuando le preguntaron sobre su novio en Singapur y no se me preguntó sobre una novia, respondí con una broma: "Oh, estamos casados ​​con nuestro trabajo". Ahora, sería mucho más conflictivo decir: "¿Por qué lo pregunta? Si quieres saber sobre su nivel de compromiso, puedo decirte que ella trabaja tantas horas como yo. Ambos tenemos los mismos objetivos sobre el equilibrio entre el trabajo y la vida personal".

Advertisement

Es un problema que las regulaciones federales de igualdad de empleo sólo eviten preguntas sobre el estado de una relación y otros problemas personales de género en las entrevistas de trabajo formales; estas reglas no se aplican a las reuniones sobre inversiones de capital de riesgo. Pero incluso si se pudiera aprobar una ley para tratar de obligar a los inversionistas potenciales a tratar a hombres y mujeres por igual, no puedo creer que el desequilibrio de actitud que vi desaparecería en corto tiempo. Eso requerirá un poderoso cambio de mentalidad de una persona - un hombre - a la vez.

Yada y yo obtuvimos los inversores que necesitábamos, pero no puedo olvidar el sexismo que encontramos. Pronto será temporada de nuevas reuniones en Silicon Valley. Ustedes, inversionistas de capitales de riesgo, piensen antes de preguntar sobre un novio.

Anderson Sumarli, un graduado de MBA de Stanford, y Yada Piyajomkwan han fundado una empresa para ayudar a los indonesios de ingresos medios a invertir online.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement