Advertisement

En la preparatoria Bell, el calendario de año redondo les permite una 'cucharada extra de aprendizaje'

En la preparatoria Bell, el calendario de año redondo les permite una 'cucharada extra de aprendizaje'
Rising Bell High seniors Emily Romero and Dulce Penuelas came in during their breaks for school activities, volunteer service and extra academic help. Dulce even took an extra calculus class. (Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

Miles de estudiantes de Los Ángeles regresaron a la escuela el lunes pasado, Sabrina Campos ya lleva seis semanas inmersa en sus clases de algebra, química, inglés e historia. Esto se debe a que ella asiste a la preparatoria Bell, el único plantel que aun mantiene un calendario de año redondo en el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD, por sus siglas en inglés). Bajo el calendario de cuatro periodos académicos, Sabrina una estudiante junior, comenzó la escuela el 1 de julio, mientras muchos de sus amigos estaban jugando y mojándose en los parques de agua, en Disneyland y visitando México. En lugar de tener un verano largo, Sabrina y sus compañeros de clase en Bell, tiene dos periodos de descanso de seis semanas cada uno.

Bell vive en el pasado, en lo que antes fue la norma más maligna dentro de LAUSD, antes de la burbuja de la vivienda. Pero mientras las escuelas de año redondo se desvanecen, algunos estudiantes, maestros y administradores, quienes se han tenido que ajustar al horario inusual se resisten a unirse al resto del distrito.

Advertisement

"El año redondo es mejor", dijo Sabrina. "Tenemos más tiempo para aprender, -mucha más tutoría individual-. Cuando todo mundo regresa a clases, nosotros vamos más adelantados que ellos".

De hecho, al director de Bell, Rafael Balderas le gusta tanto el calendario de su plantel que planea proponer que lo mantengan, - incluso después de que en dos años se termine de construir una nueva escuela que resolverá el problema de sobrepoblación de Bell.

Los dos periodos cortos de descanso que tienen los estudiantes, ayudan a que no que se les olvide lo que aprendieron, al menos no tanto como pasaría durante el periodo tradicional de vacaciones de verano que es de 10 semanas; mantener los dos periodos de seis semanas de descanso permite que un mayor número de estudiantes reciban apoyo académico extra, dijo Balderas.

"Es una cucharada extra de aprendizaje", dijo Balderas. "¿De qué otra manera podrían ponerse al día?

El plantel, localizado al sureste de la ciudad de Bell, en el último vestigio de una era de crecimiento explosivo que empujo al LAUSD a inscribir a 700,000 estudiantes en comparación a los 500,000 que había entre 1980 y el 2000. El crecimiento ocasiono una sobrepoblación en las escuelas, algunas de ellas triplicaron su tamaño hasta 2,000 estudiantes.

Los oficiales del distrito intentaron resolver la crisis con una cantidad masiva de autobuses que atravesaban la ciudad transportando estudiantes, cientos de salones de clases portátiles y la introducción de calendarios escolares de año redondo. Pero cada una de las soluciones temporales ocasionó otros problemas.

La transportación de miles de niños de escuelas con sobrepoblación a escuelas que contaban con espacio, privo a los estudiantes de oportunidades para participar en programas deportivos después de escuela y de otros programas extracurriculares.

De acuerdo a David Tokofsky, ex miembro del Consejo de Educación de LAUSD, el costo de los salones portátiles, - en algún momento alcanzaron los $13 millones de dólares anuales-, desviando dólares de los programas de instrucción.

Las comunidades organizaron protestas, incluyendo una brigada de madres de Southgate en uniformes rojos. Una medida de bonos para construir nuevas escuelas se aprobó en 1997, pero un giro inesperado ocurrió en el 2001, cuando los votantes de California solo dieron el 55% de su aprobación a la medida dejándola caer de un 67%.

Para el 2002, 227 planteles todavía estaban en el sistema de año redondo,- permitiendo que las escuelas se dividieran en grupos de más estudiantes y asistieran en horarios escalonados, teniendo siempre a un grupo de vacaciones. Más del 80% de los planteles utiliza un sistema conocido como multipista Concepto 6, que se tradujo a 17 días menos de clases, con esto la controversia creció rápidamente.

Un par de estudios realizados en el 2002 por UCLA y la Universidad de Gallaudet encontró que los estudiantes en un calendario más corto tenían un desempeño mas bajo que aquellos que estaban en un calendario tradicional. Además, estos estudiantes eran en forma desproporcionada latinos, de bajos ingresos y aprendices de inglés.

Una demanda que se resolvió con éxito, interpuesta por el abogado en Derechos Civiles Connie Rice y otros liberó $750 millones de dólares para la construcción de nuevas escuelas estatales para Los Ángeles.

Posteriormente otras medidas de fondos permitieron  que el LAUSD terminara 130 nuevos planteles y muchas otras extensiones bajo su programa de construcción de 17 mil millones de dólares.

Actualmente, el problema de sobrepoblación ha quedado resuelto en su mayoría, pero no completamente. Bell todavía está bajo el calendario de año redondo, cerca del 20% de los estudiantes permanecen en salones de clase portátiles y probablemente cuando el año escolar comience después de que oficiales determinen la inscripción final, dos de los planteles todavía requerirán servicio de autobús, dijo Mark Hovatter, jefe ejecutivo de instalaciones del distrito.

Advertisement

"Creemos que aun se tiene que hacer más construcción", dijo. Uno de los proyectos actuales es una nueva preparatoria en Maywood, una milla al norte de Bell, programada para abrirse en dos años. Balderas dijo que el espera que 600 de los 3,100 estudiantes que actualmente hay en Bell se trasladen al nuevo plantel, lo cual permitirá que su escuela regrese al calendario tradicional -de agosto a junio-, por primera vez desde 1981.

Balderas dijo que es un firme creyente de dos periodos de descanso cortos en lugar de una vacación de verano larga, los recesos dobles, dijo, permiten que sus estudiantes tomen más clases en el colegio comunitario, reciban más tutoría y se preparen mejor para los exámenes de salida de preparatoria y las pruebas de posición avanzada.

Durante una vacación reciente, las estudiantes de último año de preparatoria Emily Romero y Dulce Penuelas, ambas dijeron que durante su descanso fueron a la escuela para realizar actividades escolares, servicio voluntario y ayuda académica extra. Dulce dijo que ella fue a la escuela durante cuatro de las seis semanas libres, para tomar clases de cálculo extra, después de que saco una C en el semestre anterior; ella alcanzo a subir su grado a una B.

La ayuda extra para los estudiantes de Bell tiene un costo de $250,000 dólares, cerca de la mitad proviene del distrito y la otra mitad de un bono, dijo Balderas. Dijo también que cree que ha ayudado de forma continua a la escuela elevando el índice de graduación al 85%; 45.5% de exámenes aprobados en las pruebas de posición avanzada y un 24% el índice de reclasificación de estudiantes a estudiantes que hablan de manera fluida el inglés.

John Rogers, profesor de educación de UCLA, dijo que el calendario escolar que utiliza Bell, no ha sido sistemáticamente estudiado para ver si produce mayores ganancias académicas, pero ampliar el tiempo de aprendizaje, es un factor crucial en los logros de un estudiante.

El año pasado el Asesor Público y la Fundación ACLU del Sur de California

Advertisement

interpusieron una demanda colectiva, alegando las fallas que California ha tenido en proporcionar el tiempo de aprendizaje suficiente para todos los estudiantes.

"La medida en la que Bell amplia su horario de aprendizaje es maravillosa", dijo Rogers. "Muchas escuelas con altos niveles de pobreza están perdiendo días porque tienen más y más recortes que evitan que se extiendan las oportunidades de tiempo de aprendizaje".

Balderas también dijo que él es capaz de planear que los maestros reciban más entrenamiento durante los dos recesos. Y los maestros de Bell dicen que ellos ven otros beneficios.

"Tradicionalmente durante los periodos de vacaciones largos, los niños entran en un modo zombi y les toma más tiempo adaptarse al movimiento normal de las cosas", dijo Lee Kimura, un maestro y líder de gobierno.

Dulce dijo que algunas familias batallan con múltiples calendarios escolares, -especialmente cuando impiden que los estudiantes de Bell estén disponibles para cuidar a sus hermanos pequeños en los descansos de verano.

Hovatter dijo que mantener las escuelas abiertas en año redondo es más caro, - con facturas de mantenimiento posiblemente un 20% más altas. Pero no quedo claro cual será el precio de la propuesta de Balderas de mantener los descansos dobles.

Sabrina dijo estar de acuerdo con el plan de su director, - porque continuaría dando a los estudiantes de Bell un enorme beneficio durante sus dos periodos de descanso en la primavera y el otoño.

"No hay líneas en Disneyland y las playas no están llenas", dijo ella.

Twitter: @teresawatanabe

Advertisement
Advertisement