Advertisement

Stan Williams dice que se ha sobrepuesto a la derrota de 1962, pero cree que los Dodgers nunca lo perdonaron

Stan Williams dice que se ha sobrepuesto a la derrota de 1962, pero cree que los Dodgers nunca lo perdonaron
Former Dodger starting pitcher Stan Williams sits next to a wall of photos in his Lakewood garage depicting himself, along with former teammates primarily from the Dodgers and Yankees August 24, 2018. Stan Williams was a pitcher who spent 14 years in the big leagues, mostly with two high-profile teams, the Los Angeles Dodgers and the New York Yankees. He broke into the majors with the Dodgers, in the same rotation with Sandy Koufax, Don Drysdale, and Johnny Podres. (Mark Boster / For the Times)

Han pasado 56 años y todavía recuerda cada lanzamiento.

"Bola uno, abajo y lejos", dice Stan Williams, escupiendo las palabras con una mueca. "Bola dos, abajo y lejos".

Advertisement

Este ex Dodger lanzó contra 7.521 bateadores en una extraordinaria trayectoria que al final se recuerda por solo una jugada: Jim Davenport, San Francisco Giants, 1962, novena entrada, con bases llenas.

Fue un juego de postemporada decisivo entre los Dodgers y los Gigantes. La pizarra se encontraba empatada a 4. Williams había sido convocado desde el bullpen para salvar la temporada, clavar una estaca en el corazón del rival y ayudar a enviar a los Dodgers a la Serie Mundial.

Advertisement

Con un conteo de dos bolas y un strike, lo perdió todo.

"Le arrojé dos pelotas más, y eso fue todo", dice Williams, sacudiendo la cabeza. "Le di base por bolas". Y así hizo la carrera ganadora. Así es como me recordarán el resto de mis días".

En una tarde reciente en una modesta casa de Lakewood en la que ha vivido durante más de medio siglo, el hombre de 81 años escarba entre sus recuerdos.

"Salgamos al garaje", dice. "Quiero fumarme un cigarrillo".

Advertisement

Dicen que los aficionados solo recuerdan hasta el día siguiente, pero eso no es así. Ese día siguiente puede durar toda la vida.

Stan Williams extiende su cuerpo de 6 pies y 5 pulgadas a través de un sillón reclinable, aprieta la mandíbula y ofrece pruebas de que las cosas muchas veces no son nada fáciles.

"La gente no siempre recuerda lo que hiciste", dice. "Recuerdan lo que no hiciste".

Williams hizo mucho. Durante la mayoría de los primeros cinco años de los Dodgers en Los Ángeles, fue parte integral de una famosa rotación de abridores que incluía a Sandy Koufax, Don Drysdale y Johnny Podres. Williams literalmente los llevó a la Serie Mundial en 1959 al conseguir una victoria en playoffs de 12 entradas contra los Bravos de Milwaukee con tres entradas en blanco.

En general, Williams tuvo una excelente carrera de 14 años que incluyó seis viajes a la Serie Mundial como jugador y entrenador, dos anillos de campeonato de la Serie Mundial, no permitió carreras en 11 entradas en postemporada, y toda una vida de respeto.

"Hice lo mejor que pude", dijo. "Hay días en que el otro equipo es mejor que tú".

La suya es la historia de la marca indeleble que se graba en uno de esos días malos.

Cuando Williams ingresó al juego de los playoffs contra los Giants con un out en la novena entrada, sabía que los Dodgers estaban a dos outs de ir a su segunda Serie Mundial en cuatro años.

Advertisement

Cuando salió del montículo, su temporada había terminado.

La historia lo recordará como el centro de una de las peores entradas en la historia de la franquicia de los Dodgers, una pesadilla en la que permitieron que una ventaja de 4-2 se convirtiera en una derrota por 6-4 ante los odiados Gigantes. En medio del caos, Williams se enfrentó a tres bateadores, rindiendo un elevado sacrificio, y una base por bolas con las bases llenas.

Pero no todo el mérito estuvo en manos de Tom Niedenfuer y Jack Clark, ni Jonathan Broxton y Matt Stairs. Hubo muchos momentos que estuvieron fuera del control de Williams, que contribuyeron al colapso.

El segunda base Larry Burright estaba mal colocado y desaprovechó un posible doble out. Hubo un error del manager Walt Alston al convocar a Drysdale desde el bullpen para terminar el juego. Alston lo estaba haciendo bien.

Hubo incluso la falta de comunicación en la base por bolas intencional a Ed Bailey, quien, en ese momento, tenía un promedio de .147 contra el derecho "Big Daddy".

"La primera base estaba abierta, pero sabía que podía controlar a ese jugador, así que llamé a [John] Roseboro y acordamos que le diríamos a Walt que cambiara sus instrucciones y nos permitiera hacer la jugada", recuerda Williams.

Pero hubo un problema. Al observar el dugout de los Dodgers desde el montículo, Williams y Roseboro no pudieron encontrar al manager.

"Aparentemente estaba de pie en el túnel fumando un cigarrillo", dice Williams. "No pudimos encontrarlo, así que no pudimos lograr que cambiara sus instrucciones".

Cinco lanzamientos más tarde, Williams y los Dodgers eran historia. Pero ese no es el mayor lamento del lanzador. Su mayor pesar es que siente que los Dodgers nunca lo perdonaron por ello.

"Con el tiempo lo superé, pero ellos nunca me perdonaron", dice.

Williams dijo que, a lo largo de los años, la organización le ha desairado constantemente. Dice que ha sido invitado a un solo evento de veteranos, no a los campos de fantasía, y generalmente ha sido ignorado por un equipo que quisiera desaparecer de la historia esa fatídica entrada.

"Yo no quiero a los Dodgers, y ellos tampoco me quieren", dice Williams. "Me han divorciado por completo a lo largo de los años, y me enfrento a ellos todas las noches".

Él cree que todo se remonta a ese último lanzamiento contra Davenport.

"En realidad, nunca me han invitado para nada, y creo que originalmente estuvieron en contra de mí", dice.

Cuando contactamos a los Dodgers, la actual administración dijo sentirse desconcertada.

"En la historia de los Dodgers, Stan Williams es uno de los grandes lanzadores, y siempre será parte de nuestra familia", dijo Mark Langill, un historiador de los Dodgers conocido por sus fuertes lazos con los miembros del equipo. "Tenemos espacio limitado para algunas de nuestras invitaciones, pero eso no tiene nada que ver con Stan personalmente. Tenemos un gran respeto por sus logros".

En cuanto a la acusación de que ha sido relegado, Langill observa que "nadie piensa en eso. No hay un asterisco en su carrera".

A Lon Rosen, vicepresidente ejecutivo y director de marketing de los Dodgers, se le informó acerca de los sentimientos de Williams e inmediatamente planeó enviar una invitación.

"Siempre será un Dodger, y nos encantaría tenerlo de vuelta en el Dodger Stadium", dice Rosen.

Mientras tanto, Williams se ha separado de la mayoría de sus recuerdos de los Dodgers. Incluso vendió su anillo de campeón de la Serie Mundial junto con sus otros seis anillos de series mundiales.

Una de sus pocas pertenencias restantes de los Dodgers no es un recuerdo de grandeza, sino una carta de perdón.

Es un telegrama de Dean Martin invitándolo a una fiesta. La invitación tiene fecha del 6 de octubre de 1962, solo tres días después de esa base por bolas con las bases llenas.

"Estamos dando una fiesta en honor a nuestro amigo Don Drysdale. Nos gustaría que te unas a nosotros, y hagas de esto una victoria para todo el equipo porque en nuestra opinión todavía eres el campeón".

Stan Williams mira la hoja de papel amarillenta y sacude la cabeza.

"Alguien intentó comprar esta carta", dice. "Pero no quise venderla".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement