Numerosos incendios arden por todo el sur de California avivados por los vientos de Santa Ana

Numerosos incendios arden por todo el sur de California avivados por los vientos de Santa Ana

Una serie de incendios forestales impulsados por los vientos de Santa Ana están fuera de control en el sur de California, destruyendo al menos 180 estructuras, obligando a miles a huir y sumergiendo a la región en una densa capa de humo.

En Ventura, las llamas consumieron docenas de casas de madera a lo largo de las ordenadas calles. Los tanques de propano explotaron y las palmeras se convirtieron en enormes antorchas que cubrían centenares de metros de escombros.

Por la mañana, se estima que 150 estructuras habían sido destruidas en un paisaje que recuerda a la mortal tormenta de octubre que azotó Santa Rosa.

El martes por la noche, funcionarios del Departamento de Silvicultura y Protección contra Incendios de California dijeron que la cantidad de casas quemadas en el condado de Ventura podría aumentar en cientos.

A medida que surgieron otros incendios en toda la región, los bomberos se enfrentaron rápidamente a una situación sumamente grave.

El incendio de Creek estalló en las estribaciones de la montaña San Gabriel antes del amanecer y obligó a miles a huir de Sylmar y Lake View Terrace, quemando 30 casas y convirtiéndose rápidamente en uno de los mayores incendios en la historia moderna de Los Ángeles.

Las autoridades cerraron casi 20 millas de la Autopista 210 para permitir que más brigadas de bomberos ingresaran al área, ya que el humo espeso de 11,000 acres de chaparral carbonizado se expandió sobre el Valle de San Fernando y provocó advertencias sanitarias en lugares tan lejanos como Santa Mónica y Malibu.

A las 10 a.m., inicio un tercer incendio, esta vez en el Valle de Santa Clarita. No amenazó hogares, pero provocó el cierre de la Interestatal 5. A la 1 p.m. un incendio en las estribaciones de San Bernardino amenazó el campus de la universidad  y provocó el cierre de la autopista 215. Pequeños incendios estallaron en Riverside y Ontario.

El gobernador Jerry Brown declaró el estado de emergencia en el condado de Ventura.

"Este incendio es muy peligroso y se está extendiendo rápidamente, pero continuaremos enfrentándolo con todo lo que tenemos", dijo Brown. "Los residentes deben mantenerse listos y evacuar inmediatamente si se les pide que lo hagan".

Hasta el martes por la noche, no se habían reportado muertes. Dos bomberos en el área de Sylmar sufrieron heridas.

Las autoridades dijeron que tenían cero contención en los dos incendios más destructivos, Thomas y Creek. Y el pronóstico era sombrío, con vientos secos estacionales, causados por la alta presión sobre la Gran Cuenca, que no se espera que cedan hasta el jueves.

El Servicio Meteorológico Nacional considero que “estos vientos de Santa Ana más son los más fuertes y de mayor duración que hemos visto hasta ahora en esta temporada".

Los fuertes vientos empujaron las llamas en dirección suroeste hacia las ciudades de Santa Paula y Ventura, lo que provocó nuevas evacuaciones de viviendas al norte de Foothill Road en Ventura y cortes de energía.

La última vez que los poderosos vientos de Santa Ana duraron tres días, dijo la agencia, fue en 2007, cuando los incendios destruyeron miles de hogares y mataron a 10 personas mientras descendían por las estribaciones desde Santa Bárbara hasta Baja California.

Aunque el sur de California tuvo una temporada de incendios relativamente tranquila hasta el lunes, el estado ha sufrido su peor año debido a los incendios en la región productora de vino en el norte de California en octubre, que dejaron como saldo 44 personas muertas y más de  10.000 estructuras destruidas.

Ese telón de fondo agudizó la ansiedad de los residentes en las zonas de evacuación el martes.

En Kagel Canyon, al norte de Lake View Terrace, Scott Wells se despertó antes del amanecer con el olor a humo.

Cuando miró hacia afuera, la maleza ardía alrededor de su casa.

"Fue aterrador", dijo Wells. La familia había tenido problemas con el fuego antes, pero esta vez el fuego estaba completamente a nuestro alrededor.

En las montañas y las estribaciones cercanas aVentura, el incendio de Thomas había quemado al menos 55,000 acres el martes por la noche, forzado a 27,000 personas a huir mientras ardía hacia el corazón de la histórica ciudad costera. Saltó la autopista 101 cerca de Solimar Beach en su camino hacia el Océano Pacífico.

En su camino, el personal de un hospital psiquiátrico del cañón que se especializa en el tratamiento del trastorno de estrés postraumático tuvo que evacuar apresuradamente a los pacientes en automóviles.

El martes por la mañana, al menos dos edificios se habían convertido en ruinas humeantesy montones de estuco y arcilla quebrada.

"Estallé en lágrimas", dijo Sandy Case, de 75 años, que vive al lado del Hospital Vista del Mar. "Me rompió el corazón".

"Hay una gran necesidad de esta instalación", dijo Roger Case, de 76 años, quien forma parte de la junta directiva del hospital.

Dijo que ese hospital atiende a aproximadamente 80 pacientes a la vez y emplea a unas 230 personas.

La casa de la familia Case, una propiedad colonial blanca construida en 1915, se salvó.

Las brasas inevitablemente encuentra aberturas los hogares (huecos debajo de las puertas, rejillas de ventilación mal cubiertas, ventanas abiertas, puertas de perro frágiles). Una vez dentro de una casa o garaje, las brasas pueden encender todo tipo de material inflamable, desde ropa hasta cortinas y montones de periódicos, incendiando rápidamente paredes y vigas. Una casa en llamas a menudo provoca una reacción en cadena a las casas vecinas.

Cientos de bomberos trabajaron durante la noche del lunes y el martes para evitar que el fuego se propagara, ya que se vieron enfrentados por ráfagas de viento de hasta 60 mph.

The Hawaiian Village Apartments colapsó alrededor de las 4 a.m.

El agua corría por North Laurel Street mientras los bomberos trabajaban para apagar las llamas en el complejo y los residentes observaban, con cámaras y teléfonos celulares. El sonido de los tanques de propano estallando llenó el ambiente.

El incendio de Thomas comenzó aproximadamente a las 6:25 p.m. del lunes cerca del Colegio Thomas Aquinas en Santa Paula. Se disparó a más de 15 millas cuadradas en las siguientes horas. El incendio siguió Foothill Road hasta Ventura, agitándose a través de cañones con vegetación espesa que no se había quemado en décadas, dijo el sargento del departamento de Bombderos del condado de Ventura, Eric Buschow.

Algunos residentes esperaban que lo peor hubiera pasado en las primeras horas de la mañana cuando el viento amainó. Pero volvió a surgior al amanecer, con ráfagas de 70 millas por hora en las montañas.

A medida que el viento derribó las líneas eléctricas y los postes, más de 260,000 clientes de Southern California Edison se quedaron sin electricidad.

Los bomberos no tenían un solo flanco del fuego contenido, con 1.000 hombres y mujeres luchando contra él, dijo el vocero del Departamento del Sheriff del Condado de Ventura, Tim Lochman. Un helicóptero estaba arrojando agua, y las autoridades esperaban que los vientos amainaran para poder desplegar aviones de ala fija.

Los bomberos descubrieron que algunos hidrantes no funcionaban porque necesitaban bombas que habían perdido la energía por la falta de electricidad.

En Ojai, todo el sistema de agua se colapsó, incluyendo hidrantes y agua potable,  debido a que el sistema de bombeo fue dañado por el fuego.

En los cañones a las afueras de Ojai, Marie McTavish y su familia vieron cómo las llamas avanzaban por la montaña Sulphur hacia su rancho.

Durante más de 30 años, McTavish, de 65 años, y su esposo, Mike, de 70, han tenido un establo de embarque para docenas de caballos.

Cuando el humo ocultó el sol y la luz adquirio un espeluznante color magenta, la familia supo que los caballos tenían que irse.

Cargaron más de 20 de ellos en remolques, se dirigieron a los recintos feriales de Ventura y Santa Bárbara. Por la tarde, quedaban solo  tres caballos, los más duros y los más difíciles de entrar en los trailers.

Cuando a la pareja se le ordenó evacuar alrededor del mediodía, comenzaron a empacar sus recuerdos, pero vieron su establo demedio siglo de antigüedad, con una docena de puestos de caballos dentro.

"Nuestro establo es nuestra sangre", dijo Marie McTavish. "Tenemos que luchar para salvar nuestro granero".

Su nieta Makayla Beverage, de 13 años, agarró una manguera y empapó el establo y la casa, luego llenó dos botes de basura en ambos techos, con la esperanza de que pudieran ayudar a los bomberos si las llamas llegaran a las estructuras.

"Nunca podríamos reconstruirlo", dijo McTavish. "Estoy más preocupado por el establo que por mi casa".

A lo largo de Wheeler Canyon Road, al norte del centro de Santa Paula, Anita Ramirez se encontraba en la entrada de un parque de casas móviles.

La residente de Santa Paula había aceptado regresar y verificar la casa de una amiga de la iglesia que había huido el lunes por la noche.

Ramírez miró más allá de la cinta amarilla de la policía que bloqueaba la propiedad. Entonces sonrió.

"Eres muy afortunado", le envió un mensaje de texto a su amiga. "Está bien."

Ella tomó una foto de la zona, mostrando ordenadas hileras de casas blancas, amarillas y marrones aún de pie a la izquierda. A la derecha, el viento y el fuego habían dejado los techos derrumbados y las paredes arrugadas. Una estufa ennegrecida estaba entre los escombros en una casa. Fuera de otra casa, la bicicleta de un niño yacía de costado en la calle. "El destino es raro", dijo Ramírez. "Si ella hubiera estado al otro lado de la calle aquí, podrían haber perdido todo".

Colaboraron en este artículo  Joe Mozingo, Brittny Mejia, Cindy Carcamo, Louis Sahagún, Joseph Serna, Alejandra Reyes-Velarde, Melissa Etehad y Sonali Kohli.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Los Angeles Times
EDITION: California | U.S. & World
55°