Advertisement

Botones de pánico para proteger a las trabajadoras de agresiones sexuales

Botones de pánico para proteger a las trabajadoras de agresiones sexuales
Una camarera de un hotel en Miami, prepara una habitación para un nuevo ocupante en 2010. Una coalición de operadores hoteleros ha anunciado planes para equipar a los trabajadores del hotel con "botones de pánico". (Joe Raedle / Getty Images) (Getty Images)

Los empleados de hotel que trabajan solos o en lugares aislados, y son vulnerables al acoso y la agresión sexual, estarán equipados con los llamados botones de pánico, dispositivos electrónicos para pedir ayuda, anunciaron las compañías hoteleras más grandes del mundo.

Los altos ejecutivos de los hoteles Marriott, Hyatt, IHG, Wyndham y Hilton, junto con el jefe del mayor grupo comercial de hospitalidad del país, dijeron el 6 de septiembre que darían los botones a los trabajadores de miles de hoteles en todo Estados Unidos para 2020.

Advertisement

Los dispositivos serán necesarios, junto con la capacitación y políticas contra el acoso para "decenas de miles de trabajadores", dijo Katherine Lugar, directora ejecutiva de American Hotel and Lodging Assn., quien calificó el acuerdo entre compañías rivales, como algo sin precedentes.

"Este es un desafío continuo", dijo Lugar, quien habló en una conferencia de prensa en Washington D.C. a la que asistieron los ejecutivos de la industria. "Ninguna industria es inmune a los problemas de acoso sexual".

Advertisement

Las empleadas de los hoteles se han quejado a través de los líderes sindicales de que no tienen protección contra el acoso o el asalto cuando están en habitaciones de hotel con huéspedes u otros trabajadores. Eso ha llevado a los sindicatos que representan a los trabajadores de hoteles en el sur de California, a montar campañas para exigir los botones de pánico.

Los botones de pánico ya son necesarios en los hoteles de Seattle, Washington, D.C., Chicago y Nueva York.

Los organizadores de los empleados de hoteles en Los Ángeles que supieron de la iniciativa, dijeron que el anuncio es una sorpresa porque los grupos de la industria hotelera habían trabajado hasta hace poco para eliminar las medidas locales de California para requerir botones de pánico para los trabajadores de hoteles.

"Necesitan unir fuerzas con nosotros y dejar de gastar dinero para detener las iniciativas locales", dijo Lorena López, directora de Unite Here, Local 11, el capítulo del área de Los Ángeles de un sindicato nacional que representa a los trabajadores de hoteles y servicios alimenticios, entre otros.

Advertisement

Tina Tchen, cofundadora del Time's Up Legal Defense Fund, elogió el llamado a una mayor seguridad para los trabajadores de hoteles, que brinda apoyo legal a las víctimas de acoso y agresión sexual en el lugar de trabajo.

"Esta es la primera industria que he visto unir a competidores", señaló Tchen, quien asistió a la conferencia de prensa y asesoró a los líderes de la industria hotelera para su iniciativa.

Los llamados para botones de pánico en los hoteles han sido especialmente prominentes en el sur de California.

En Long Beach y Rancho Palos Verdes, los trabajadores de la hospitalidad han reunido suficientes firmas para poner medidas en las boletas que requerirían que los hoteles en esas ciudades proporcionen botones de pánico a sus empleados.

Los votantes decidirán sobre la medida en Long Beach el 6 de noviembre. En Rancho Palos Verdes, los votantes tendrán que esperar hasta el 5 de noviembre de 2019 para votar por una medida similar.

El Concejo Municipal de Long Beach está considerando adoptar su propia medida para que los hoteles de la ciudad proporcionen botones de pánico al personal de hotel, independientemente de si es aprobada por los votantes.

Una encuesta de 2016 de Unite Here, encontró que el 58% de los cerca de 500 trabajadores de hoteles de Chicago que fueron interrogados, dijeron que habían sido acosados sexualmente por un cliente del hotel. Casi la mitad del total dijeron que los visitantes les habían expuesto sus órganos genitales o respondieron a la puerta desnudos.

El problema llamó la atención en 2017, cuando Sandra Pezqueda, una ex trabajadora del lujoso Terranea Resort en Rancho Palos Verdes, presentó una demanda alegando que fue despedida después de quejarse de que su supervisor había hecho avances sexuales.

Advertisement

Pezqueda fue una de las muchas mujeres nombradas "Personas del Año" por la revista Time en 2017, por lanzar el movimiento #MeToo.

En enero de 2018, los miembros de la Asamblea estatal Al Muratsuchi (D-Torrance) y Bill Quirk (D-Hayward) presentaron un proyecto de ley que requeriría que los hoteles en California proporcionaran botones de pánico para los empleados que trabajan en habitaciones vacías. La iniciativa fue archivada en agosto.

En la conferencia de prensa, se le preguntó a Lugar si la industria estaba tratando de establecer sus propios términos sobre cómo abordar el problema antes de los esfuerzos sindicales.

"Esta es una evolución de nuestra posición para cuidar a nuestra gente", respondió.

Pero los expertos de la industria hotelera dicen que la creciente indignación pública impulsada por el movimiento #Metoo y las denuncias de acoso sexual en el lugar de trabajo han obligado a la industria hotelera a actuar.

"Se ha convertido en un problema cada vez más grande y está recibiendo mucha publicidad", dijo Bruce Baltin, director general de CBRE Hotels. "Creo que están tratando de enfrentar el problema".

La iniciativa anunciada el 6 de septiembre, nació a partir de un estudio realizado por un grupo de expertos de la industria, convocado en 2017 por la American Hotel & Lodgings Assn.

Las cadenas hoteleras participantes distribuirán los botones de pánico adecuados para sus propiedades, que van desde rascacielos urbanos hasta moteles suburbanos y posadas rurales al borde de la carretera. Las opciones incluyen dispositivos emisores de ruido y aquellos equipados con rastreo GPS con solo presionar un botón.

Otras compañías hoteleras que también formaron parte del esfuerzo de la industria, incluidos AccorHotels, Best Western Hotels & Resorts, Radisson Hotel Group, Outrigger Hotels and Resorts, Loews Hotels, Four Seasons Hotels and Resorts, Caesars Entertainment y G6 Hospitality, dieron a conocer que planean equipar al personal con botones de pánico o que ya han comenzado a distribuir los dispositivos entre sus trabajadores.

Los ejecutivos de Marriott y Hilton dijeron que la capacitación y los dispositivos serán necesarios no solo en los hoteles que son propiedad de las grandes compañías hoteleras sino también en los hoteles franquiciados que son de propiedad independiente.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement