Advertisement

Aumenta a 42 el número de víctimas del incendio Camp y se convierte en el más letal en la historia de California

En lo que los funcionarios describieron como “una devastación masiva", al menos 1,000 estructuras se perdieron el jueves cuando un incendio arrasó la ciudad de Paradise, en el norte de California, que obligó a los residentes a correr por sus vidas.

El incendio del condado de Butte explotó de 10 acres a más de 10,000 en cuestión de horas, centrándose directamente en la ciudad de 27,000 habitantes, conocida como una popular comunidad de retiro.

Advertisement

"Ha destruido la ciudad", afirmó Scott McLean, portavoz del Departamento de Bosques y Protección contra Incendios de California. Para la noche del jueves, el fuego había carbonizado 20,000 acres y dejado 15,000 estructuras amenazadas.

A medida que la gente corría para refugiarse, las carreteras se congestionaban con el tráfico, lo cual obligó a algunos a huir a pie mientras el fuego asolaba casas y edificios cercanos. Un hospital fue evacuado (sus pacientes fueron trasladados a instalaciones médicas cercanas) y partes de su campus sufrieron daños por las llamas.

Advertisement

Al menos dos bomberos y varios ciudadanos resultaron heridos, aunque los funcionarios no precisaron si hubo muertos.

Llamado el incendio Camp porque comenzó cerca de Camp Creek Road, en el condado de Butte, el fuego fue reportado por primera vez alrededor de las 6:30 a.m., según un portavoz de Cal Fire. A mediodía, el humo había cubierto la ciudad de oscuridad. "Ha sido noche durante las últimas seis horas, el humo ha bajado tanto y es tan espeso", dijo McLean.

En un refugio de la Cruz Roja en Oroville, dos mujeres describieron su huida angustiosa de un parque de casas móviles en llamas, en Paradise. Poco después, el trauma sacudió a Patsy Jacobs, de 62 años, quien comenzó a sollozar. "Está bien", le dijo su vecina, Jane Palmer, de 77 años. "Estamos vivos".

La rápida propagación del incendio impulsó al gobernador interino de California, Gavin Newsom -al mando mientras el gobernador Jerry Brown está de viaje- a declarar el estado de emergencia para el condado de Butte. Horas después de que comenzara el incendio en el campamento, las mismas ráfagas de viento causaron otro incendio en el sur de California, amenazando casas en el condado de Ventura.

Advertisement

En el condado de Butte, los residentes de varias ciudades que rodean la ruta California 70, cerca del Bosque Nacional Plumas, recibieron la orden de evacuar y se cerró la carretera. De acuerdo con la Oficina del Sheriff del Condado de Butte, se les ordenó a quienes viven en Concow, Pulga, Magalia, Butte Creek Canyon y Butte Valley que se retiren de Paradise. Butte College cerró y se convirtió en un centro de comando para bomberos y otros trabajadores de emergencia.

Se abrieron múltiples centros de evacuados en iglesias y en parques de atracciones en pueblos cercanos. El jueves por la noche, las órdenes de evacuación se expandieron hacia el oeste hasta los límites de la ciudad de Chico, según la Oficina del Sheriff del Condado de Butte. Los oficiales trabajaban para verificar el bienestar de unas 400 personas, de las más de 600 solicitudes iniciales recibidas, precisaron las autoridades.

Miles de automovilistas colmaron las carreteras, siguiendo las rutas de evacuación recientemente rediseñadas con la intención de facilitarles el escape. Sin embargo, muchos terminaron atrapados en un atasco, o huyeron de sus vehículos con pánico. Las cuadrillas de emergencia intentaron empujar los autos abandonados y luego pidieron a las excavadoras que despejaran el camino.

"Vi una línea constante de autos, pegados uno a otro, tratando de salir de Paradise", relató Shaaron Vogel, de 67 años, miembro de la facultad de enfermería en Butte College. "Ver a los conductores que intentaban escapar era horrible; se veían sus caras y lo asustados que estaban. Realmente se comprende la cantidad de vidas que se ven afectadas; y tan rápido”.

<p>Los trabajadores del hospital se abrazan mientras evac&uacute;an a los pacientes del Feather River Hospital en Paradise, California (Justin Sullivan / Getty Images).</p>

Los trabajadores del hospital se abrazan mientras evacúan a los pacientes del Feather River Hospital en Paradise, California (Justin Sullivan / Getty Images).

(Getty)

En las redes sociales, las personas que intentaban evacuar describían estar atrapados en sus autos, viendo cómo se quemaban las casas cercanas. El cielo se volvió negro con ceniza y humo. Algunos abandonaron sus vehículos, creando otro obstáculo para aquellos que intentaban escapar.

Gilbert y Susanne Orr, quienes dejaron su hogar en Concow por la seguridad de un refugio de la Cruz Roja en Oroville, terminaron sentados en el tráfico lento mientras las chispas del fuego soplaban sobre su automóvil. Para empeorar la situación, la ventana del lado del conductor en su Trans Am no cerraba. "Estaba ardiendo a ambos lados de la carretera; el viento soplaba y lo hacía a través del auto", relató Susanne, de 68 años.

"No podíamos lograr que la gente se moviera", dijo Gilbert, de 71 años. "Estábamos muy asustados. Todo el mundo estaba tan aterrorizado”.

La casa de la pareja sobrevivió a un incendio forestal en 2008, pero no creen que sobreviva a éste. Para cuando se fueron, llevando poco con ellos más allá de su joven perro de caza llamado Duke, había llamas junto a su leñera, y el pasto ardía.

Advertisement

Kim Benn, de 49 años, estaba tan segura de que iba a morir, atrapada en su auto con llamas en ambos lados mientras intentaba salir de Paradise, que llamó a su madre para despedirse.

El fuego la había tomado por sorpresa. Las llamas estaban a millas de distancia, al menos según las noticias en la televisión, cuando lo que sonaba como la lluvia golpeando el techo la hizo mirar hacia afuera: trozos de madera quemada, aún humeantes, caían del cielo. Diez minutos más tarde, un vecino golpeó la puerta de su casa, gritando que era hora de irse. Ella tomó a sus gatos y comenzó a conducir entre el humo espeso.

Funcionarios en el condado de Butte dijeron que el creciente fuego representa una seria amenaza. Las autoridades advirtieron que es demasiado pronto para comenzar a contar las pérdidas estructurales: tampoco pudieron confirmar las versiones de lesiones y muertes que comenzaron a surgir a medida que avanzaba el día.

"Es una situación mala", aseguró el sheriff del condado de Butte, Kory Honea, al Chico Enterprise-Record. “Estamos tratando de sacar a mucha gente lo más rápido posible y salvar tantas vidas como podamos".

Greg Rader, de 55 años, quien buscó refugio en Oroville, dijo que conoció a una mujer allí cuyo esposo y su hijo de 29 años habían muerto en el incendio. Rader dijo que su propia casa estaba destruida y que no había tenido oportunidad de llevarse nada, ni siquiera a sus cuatro gatos. “Era salir ya, o no poder salir", afirmó. “He estado en Paradise desde 2005, y hemos tenido incendios todos los años, pero nunca he visto uno como este", dijo. "En cualquier sitio. Jamás”.

 

Advertisement

Los bomberos tuvieron una tarea difícil con el incendio, dinámico y rápido, indicó el portavoz de Cal Fire, Rick Carhart.

"Hay bastante viento sobre el fuego, y está en un área donde el acceso es extremadamente difícil", expresó.

El incendio cortó la electricidad a unos 34,000 clientes en los condados de Butte y Plumas, según un portavoz de Pacific Gas & Electric Co. La compañía notificó a miles de clientes, el miércoles, que estaba considerando cortar la electricidad en ocho condados en el norte de California como medida de seguridad, en preparación para un pronóstico de vientos fuertes y humedad baja: la receta para el peligro de incendio extremo. Pero un vocero indicó que PG&E aún no ha dado ese paso.

La empresa de servicios públicos cerró las líneas de gas natural a 12,000 clientes en Paradise, dijeron las autoridades.

Los funcionarios de calidad del aire advirtieron a los residentes en el Área de la Bahía que probablemente verían y olerían el humo del fuego, que ardía hacia el noreste.

El Servicio Meteorológico Nacional emitió advertencias de alerta roja sobre el peligro de incendio en muchas áreas del estado, diciendo que se esperaba que la baja humedad y los fuertes vientos continúen hasta el viernes por la noche.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement