Advertisement

Los algoritmos están amenazando sus trabajos, y estos empleados han decidido hacer algo

Los algoritmos están amenazando sus trabajos, y estos empleados han decidido hacer algo
El ingeniero de control de calidad de Malwarebytes, Philip Lee, toma un curso de Udemy en su escritorio el 30 de abril en Santa Clara, California (Noah Berger / For The Times) (Los Angeles Times)

Cuando la firma de seguridad cibernética Malwarebytes comenzó a automatizar sus pruebas de garantía de calidad el año pasado, sabía que la medida podría dejar sin trabajo a más de cuatro docenas de empleados.

Sin embargo, en lugar de simplemente reemplazarlos con tecnología, la firma de Santa Clara, California, recurrió a la tecnología para salvar sus trabajos.

Advertisement

La compañía se unió con Udemy, una plataforma de aprendizaje en línea que imparte cursos que van desde informática hasta la elaboración de donas. Malwarebytes identificó las habilidades que sus trabajadores necesitarían para seguir siendo relevantes en la industria de ciberseguridad, la cual cambia rápidamente.

Luego les dijo a sus empleados que era el momento de "mejorar sus habilidades".

Advertisement

A medida que la automatización se hace omnipresente, las nuevas empresas de educación como Udemy, Coursera y la General Assembly se posicionan como el nexo entre la fuerza de trabajo actual y los empleos del mañana.

A diferencia de los programas universitarios tradicionales que pueden tomar entre dos y cuatro años y decenas de miles de dólares, las escuelas en línea se enmarcan como programas vocacionales en el Silicon Valley. Ofrecen capacitación en una habilidad específica, por ejemplo, aprender en meses un lenguaje de programación, en lugar de años.

Coursera ofrece algunos de sus cursos de forma gratuita, pero también tiene programas en los que cobra unos cientos de dólares. Los cursos de Udemy para individuos comienzan en $10.99, mientras que su unidad para empresas, Udemy for Business, ofrece tarifas grupales para empresas que desean suscribir equipos completos.

El aprendizaje en línea y la micro certificación son cada vez más atractivos para las personas y las empresas que buscan posicionarse en el futuro contra la automatización, o introducen la automatización sin tener que despedir y recontratar a una fuerza laboral más calificada.

Advertisement



"Ha cambiado por completo la forma en que pensamos lo que es la capacitación", dijo Brent Boeckman, gerente global de desarrollo y aprendizaje de Malwarebytes. "En el pasado, tendrías que presupuestar para enviar empleados a través de varios estados para hacer un curso, tendrías que pensar en los costos de viaje y hotel, y si solo tuvieras el presupuesto para enviar a tres personas, tendrías que pensar, ¿quiénes son los tres que puedo enviar?"

La automatización podría desplazar hasta 73 millones, o un tercio, de trabajadores estadounidenses para el 2030, los futuristas y expertos en automatización dicen que el reciclaje en cada etapa de la carrera de una persona probablemente sea el camino más viable para quienes pretenden seguir trabajando.

Los miembros del equipo de control de calidad en Malwarebytes, por ejemplo, probarían previamente el software de la compañía de forma manual: ejecutarían un programa, verificarían si registraba errores. Una computadora ahora maneja esas tareas mundanas, lo que libera a los trabajadores "habilitados" para que se encarguen de las tareas más complejas. Con su nuevo conocimiento de programación, pueden identificar errores en la base de código de la compañía y contribuir a una solución con los desarrolladores.

"El nivel de comprensión entre los equipos ahora es más parejo", dijo Noah Christianson-Stafford, 47, un ingeniero de garantía de calidad de software que comenzó en Malwarebytes hace cinco años en una posición de 'novato', pero después de haber aprendido los lenguajes de codificación Python y PowerShell puede ahora manejar un trabajo más complejo.

En San Francisco, el operador de bonos David Gagnon, de 50 años, ha realizado más de una docena de cursos de programación y aprendizaje automático en Coursera para proteger su propia carrera. En sus más de 20 años en el negocio, ha visto que las mesas de operaciones globales pasan de emplear 10 operadores y 10 asistentes, a 10 operadores y un puñado de programadores que, trabajando en conjunto, hacen 10 veces más.

"Hemos tenido grandes aumentos de productividad, y casi todo eso está impulsado por el comercio electrónico", dijo Gagnon.

En lugar de esperar a que la automatización deje su trabajo obsoleto, Gagnon busca el reentrenamiento en línea en su tiempo libre, lo que le ayuda a entender cómo funcionan los sistemas electrónicos. La automatización está lejos de ser perfecta, dijo Gagnon, por lo que tener habilidades básicas de programación y ciencia de datos le permite detectar errores y vulnerabilidades antes de que se disparen y causen caos, lo que lo convierte en un empleado más valioso.

"Antes ibas a la escuela de leyes o de medicina y listo", dijo Gagnon. "Ahora tienes que pensar en cómo vas a mejorar tus habilidades cada dos años".

Advertisement

Los futuristas que dicen que la automatización finalmente mejorará la sociedad en lugar de generar un desempleo masivo, han dicho que si todos pueden hacer un trabajo un poco más complejo de lo que están haciendo actualmente, la mayoría de las personas seguirán empleadas en la era de la automatización. Pero incluso los más optimistas no están convencidos de que el sistema educativo de Estados Unidos esté equipado para capacitar a más de 126 millones de personas en el país.

El ingeniero de control de calidad de Malwarebytes, Noah Christianson-Stafford, en Santa Clara, California (Noah Berger / For the Times)


Los empleos del futuro probablemente necesiten más educación de la que proporciona actualmente el sistema K-12, según Byron Reese, autor de "La cuarta edad: robots inteligentes, computadoras conscientes y el futuro de la humanidad". Aquí es donde las plataformas educativas como Udemy, Coursera y General Assembly buscan dejar una huella, ayudando a las personas y a los empleadores a tapar las brechas de habilidades que surgirán de la automatización y a sacar provecho de ella.

Las escuelas en línea ya han visto un aumento en las inscripciones de las empresas que desean capacitar a equipos completos dentro de su fuerza de trabajo.

Desde el lanzamiento de su servicio comercial hace casi dos años, Coursera, respaldado por firmas de capital de riesgo tales como Kleiner Perkins Caufield Byers y New Enterprise Associates, ahora cuenta con más de 1,000 empleadores.

Udemy, que ha recaudado fondos de firmas como Stripes Group y Norwest Venture Partners, declinó decir con cuántas compañías trabaja actualmente, pero dijo que cuenta con PayPal, Lyft, Oracle y Ernst and Young entre sus clientes. Udemy for Business ha crecido un 265% en el último año.

General Assembly, más conocida por sus campamentos de entrenamiento de codificación en persona, ha visto a sus clientes comerciales duplicarse en el último año a más de 300 compañías. Fue adquirida por una de las mayores agencias de personal temporal en el mundo, Adecco, el mes pasado por casi medio billón de dólares.

Las personas también han buscado estas plataformas para reforzar sus habilidades o para cambiar su carrera por completo.

El sector educativo con fines de lucro se ha enfrentado a un escrutinio creciente sobre sus costos y eficacia, y algunas empresas de nueva creación no han logrado ser aprobadas.

Advertisement

La Coding House de Silicon Valley, por ejemplo, prometió enseñarles a los estudiantes lenguajes de programación y garantizó colocaciones de trabajo con altos salarios, pero no cumplió con los requisitos, de acuerdo con los reguladores. La Oficina recibió una multa de $ 50,000 por parte de la Oficina de Educación Postsecundaria Privada en 2016 por hacer declaraciones falsas y ordenó su cierre.

También hay ironía en el hecho de que estas escuelas en línea pretenden ayudar a los estudiantes a mantenerse relevantes en el mercado laboral, mientras que ellos mismos representan una amenaza potencial a la industria educativa existente. Mientras que las instituciones de educación tradicional necesitan contratar a muchos instructores para impartir un curso, el aprendizaje en línea permite que las lecciones se difundan a un número indeterminado de estudiantes, evitando el modelo intensivo de las instituciones.

Una idea más radical es hacer que la escuela secundaria sea gratuita para todos, o extender la escuela secundaria hasta el 14º grado, dijo Reese. Los dos años adicionales podrían ser vocacionales para algunos estudiantes y preuniversitarios para otros. No sería algo sin precedentes: en los albores del siglo XX, cuando la mayoría de los niños estadounidenses abandonaban la escuela antes del octavo grado, Estados Unidos fue uno de los primeros países del mundo en garantizar la educación secundaria bajo la premisa de que los trabajos del futuro requieren más educación.

"Esto impulsó a EE.UU a la posición económica que continúa disfrutando", dijo Reese. "Ahora estamos en la misma situación".

En lugar de grandes cambios en el sistema de educación pública, Gabe Batstone, director ejecutivo de Contextere, una empresa que proporciona herramientas de inteligencia artificial a los trabajadores manuales para aumentar su productividad, dice que las empresas, las personas y el gobierno deben ser proactivos en la capacitación de los trabajadores y encontrar maneras de apoyar a aquellos que no pueden entrenarse nuevamente.

Las compañías tienen una responsabilidad con sus empleados, los gobiernos tienen una responsabilidad con sus constituyentes, y "todos tenemos responsabilidad individual", dijo Batstone.

"Todos tenemos que asumir la responsabilidad de lo que queremos hacer, evaluar las habilidades que tenemos y las que no, pero tenemos que quererlas y buscarlas".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement