Advertisement

Juez exige al condado de Orange encontrar refugio para indigentes desalojados

La decisión del Condado de Orange de retirar a cientos de personas sin hogar de los campamentos a lo largo del río Santa Ana se convirtió en un enfrentamiento legal sobre cómo esta opulenta región trata a algunos de sus ciudadanos más necesitados, una batalla, por cierto, vigilada de cerca por organizaciones que luchan contra la creciente población de personas sin hogar.

El juez de distrito David Carter, exigió el martes que los funcionarios del condado de Orange, las ciudades y los defensores de personas sin hogar, colaboren para encontrar refugio para cientos de personas que viven en los campamentos, y agregó que él mismo inspeccionaría el área hoy miércoles.

Advertisement

La semana pasada, Carter otorgó una orden de restricción temporal que prohíbe a los agentes del sheriff del Condado de Orange arrestar a personas sin hogar que se nieguen a irse.

Las autoridades han lanzado un agresivo operativo para limpiar los campamentos que se extienden desde Fountain Valley hasta Anaheim.

Advertisement

Esa orden se mantendrá hasta que los funcionarios públicos puedan identificar un lugar alternativo para albergar a los que viven a lo largo del río. El objetivo, dijo el juez, es crear una respuesta temporaria que

"Estoy cansado del papeleo y del disparate de que 'no podemos encontrar una solución'", dijo Carter. "Estoy buscando soluciones inmediatas".

La decisión en el Condado de Orange se sumará a un cuerpo de jurisprudencia, mientras los tribunales de todo el país buscan equilibrar los derechos constitucionales de las personas sin hogar y los intereses de las agencias gubernamentales en la protección de la salud y la seguridad pública.

A medida que las ciudades han respondido a la existencia de los campamentos con leyes que prohíben acampar durante la noche y la aplicación vigorosa de leyes contra la vagancia, grupos de libertades civiles han presentado casos defendiendo los derechos de las personas sin hogar bajo las enmiendas 4ta, 5ta y 14a, así como la protección de la 8va Enmienda contra el castigo cruel e inusual.

Advertisement

"Quitar el único refugio que tienen las personas sin hogar no solo es cruel, es ineficaz para resolver la falta de vivienda", dijo Maria Foscarinis, directora ejecutiva del Centro Nacional de Derecho de Personas sin Hogar y Pobreza, uno de los grupos de defensa que archivaron los escritos de los abogados de la corte. "Una vivienda asequible y disponible es lo que acabará con el problema de loa desamparados, no es justo arrestar a las personas por tratar de sobrevivir".

La audiencia del martes fue motivada por una demanda presentada el 29 de enero que buscaba detener un esfuerzo continuo para desalojar a las personas sin hogar del curso del río. La demanda también trató de evitar que tres ciudades -Anaheim, Costa Mesa y Orange- impusieran leyes contra acampar, allanamiento y vagancia.

Carter dijo ante un auditorio lleno en Santa Ana, que planea estar en una sesión casi continua durante los próximos días hasta que se encuentre una solución.

"La gente va a morir allí mientras estamos hablando en los tribunales", dijo, instando a los funcionarios a actuar.

También acusó al condado de "gastar" millones de dólares en recursos federales y estatales que, según dijo, podrían usarse para aliviar la concentración de personas sin hogar a lo largo del río.

Presionó a los funcionarios del condado para determinar cuánto dinero se podría asignar para proporcionar viviendas y alimentos temporales a las personas sin hogar.

"Puedo prometerle mi inquebrantable compromiso de que usaremos todos los recursos que tenemos a la mano", dijo Andrew Do, presidente de la Junta de Supervisores del Condado de Orange.

Do y el Supervisor Todd Spitzer identificaron áreas en Santa Ana y Orange que podrían usarse para vivienda temporal.

Advertisement

Carter también solicitó a los abogados que representan a las ciudades nombradas en la demanda si había terrenos disponibles que podrían proporcionar un lugar para alojamientos temporales.

James Touchstone, un abogado que representa a Costa Mesa, dijo que funcionarios de la ciudad identificaron a cinco personas que viven en el camino fluvial que tienen vínculos con Costa Mesa y que estaban trabajando para conseguirles una vivienda.

"La ciudad de Costa Mesa no puede soportar esta carga sola", dijo Touchstone. "Tomará cooperación".

Carter les dijo a los abogados que quiere ver evidencia de viviendas disponibles y camas en los refugios, así como también la frecuencia y por qué semulta a las personas por acampar y merodear.

"Usted tiene el poder de ayudar a estas personas y yo tengo el poder de asegurarme de que reciban un trato humano", dijo Carter.

El martes por la noche, los abogados de ambas partes trabajaron para redactar un acuerdo tentativo que podría incluir que el condado proporcione hasta 400 vales de motel para los desplazados del sendero del río. El condado también indicó que agregaría camas a los refugios para personas sin hogar existentes para acomodar a las personas.

Bajo el acuerdo tentativo, que no ha sido finalizado, el condado podría comenzar a limpiar los campamentos la próxima semana.

El Condado de Orange es solo la última jurisdicción que enfrenta batallas legales sobre sus políticas para personas sin hogar.

Los Ángeles ha sido acusado en dos casos por reducir la respuesta de la ciudad en los campamentos. En uno, un fallo prohíbe a la ciudad destruir las propiedades dejadas por las personas sin hogar en las aceras.

En el otro caso, el Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito de Estados Unidos ordenó detener la práctica de arrestar a personas por dormir en la calle cuando no había camas disponibles. Ese fallo fue luego retirado como parte de un acuerdo.

Aunque esos casos dieron lugar a que Los Ángeles dejara de realizar actividades de cumplimiento de la ley que se consideraban ilegales, una demanda en 2016 contra la ciudad de Pomona terminó en un acuerdo que condujo a un plan de la ciudad para construir un refugio.

El refugio, que será operado por un contratista de servicios, se está construyendo en terrenos comprados por Pomona. Según los términos del acuerdo, la ciudad puede reanudar el cumplimiento de las ordenanzas contra los campamentos cuando se abra el refugio. Los funcionarios de la ciudad dijeron que la finalización será esta primavera.

Dos casos de Texas y Arizona muestran el estado dividido de la jurisprudencia sobre personas sin hogar.

De acuerdo con la encuesta del National Law Center, un tribunal de Texas otorgó una orden de restricción temporal para evitar una nueva ordenanza anti-campamentos con la teoría de que un requerimiento era apropiado según la 8a. Enmienda aunque nadie había sido castigado porque "presuntas conductas inconstitucionales son inminentes". o están en proceso".

Pero un tribunal de Arizona determinó que tal protección constitucional "solo podría ser invocada por personas condenadas por un delito".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement