Advertisement

Un invierno caluroso y seco en California, provoca cierre de estaciones de esquí y revive los temores de una sequía

Un invierno caluroso y seco en California, provoca cierre de estaciones de esquí y revive los temores de una sequía
Las mediciones del ‘paquete de nieve’ se quedaron cortas en la Sierra Nevada, lo que dejó las acumulaciones estatales en 21% del promedio para esta época del año. (Associated Press) (Associated Press)

En la Sierra Nevada, los niveles de nieve acumulada se mantienen por debajo incluso de los días más graves de la sequía, con las estaciones de esquí de cerradas y el ciclismo de montaña convirtiéndose en el deporte preferido hasta que vuelva la nieve.

En el Área de la Bahía, ciudades como San Francisco, San José y Santa Rosa están experimentando las temperaturas más elevadas de inicio de año.

Advertisement

Y el sur de California permanece bajo las condiciones secas y cálidas sin precedentes, a pesar de una débil  tormenta que entro al área el lunes.

Febrero es históricamente un mes lluvioso, pero no este año. Y el pronóstico a largo plazo ofrece pocas esperanzas de alivio.

Advertisement

El climatólogo Bill Patzert dio pocas esperanzas de lluvia. "La tormenta que tuvimos en Montecito fue la única gran tormenta que hemos tenido en los últimos 12 meses. Dejó de llover a mediados de febrero de 2017 y no ha vuelto a llover de manera abundante desde entonces".

El sur de California está desesperado por la lluvia, pero se espera que las precipitaciones de esta semana sean tan insignificantes que los expertos se rehúsan incluso a considerarla una tormenta real.

"Aunque muchos lugares pueden ver precipitaciones estables  esta semana, no parece que este evento traerá el tipo de lluvia y nieve significativa generalizada que se necesita actualmente", dijo el científico del clima de la UCLA, Daniel Swain.

A este ritmo, para el 19 de febrero, L.A. está en camino de tener un año completo con solo un día de lluvia significativa, el día que trajo los deslizamientos mortales a Montecito en el condado de Santa Bárbara.

Advertisement

Downtown L.A. ha visto solo 1.96 pulgadas desde el 1 de julio, menos de un cuarto del promedio histórico para esta época del año, que es de 8.54 pulgadas. La última vez que Los Ángeles batió el récord del año más seco fue cuando cayeron 3.21 pulgadas de lluvia en el año que finalizó el 30 de junio de 2007.

Según el Centro de Predicciones Climáticas del Servicio Meteorológico Nacional, las probabilidades indican que California tendrá precipitaciones inferiores a la media durante el resto de febrero. Y el principal culpable es una masa intensamente persistente de alta presión que se niega a ceder de manera significativa.

Esta vez el año pasado en el Donner Pass de Sierra Nevada, en el año más lluvioso de la Sierra norte, fuertes nevadas empujaron las cabañas desde sus cimientos y enterraron carros dentro de bancos de nieve de 20 pies, solo para ser descubiertos y cortados por quitanieves que luchan por mantenerse acceso a los resorts llenos abiertos.

(Los Angeles Times)

El lunes, unos pocos esquiadores salieron de las laderas donde las máquinas arrojaban canales de nieve a los estacionamientos medio vacíos.

Con eso era suficiente nieve para Lana Hamilton, de Alta, California, para sacar a su hija de 2 años, vestida con botas de esquí rosadas, pero su esposo ni siquiera se molestó.

Antes de la tormenta de esta semana, las temperaturas alrededor de Truckee, cerca del lago Tahoe, alcanzaron la mitad de los 50, muy por encima de lo normal para esta época del año y más de lo que se espera en abril.

Royal Gorge, Tahoe Donner, TahoeXC y otros senderos nórdicos estuvieron cerrados para los esquiadores, en hibernación hasta la próxima tormenta. El ciclismo de montaña estaba  a la orden del día.

La única tormenta de nieve significativa de la temporada fue un evento de "río atmosférico" antes del Día de Acción de Gracias. Pero los cielos no han sido amables desde entonces, dejando acumulaciones de nieve en todo el estado en 21% del promedio para esta época del año.

Advertisement

Ha habido tantos días claros con sol brillante que los rayos han derretido la nieve. Los investigadores del Central Sierra Snow Lab en Soda Springs,  informaron que los niveles de agua están por debajo de los años de sequía de 2012 a 2015.

Hace un año, el manto de nieve de Sierra era 182% del promedio histórico.

El investigador de UC Berkeley Randall Osterhuber en el laboratorio de nieve en Soda Springs ha estado midiendo el banco de agua congelada del cual dependen los suministros de verano de California: tan solo 13 pulgadas hasta la mañana del lunes. El año pasado en este momento, había 128 pulgadas, o casi 11 pies de nieve.

En los desiertos del sur de California, las posibilidades de una brillante floración de flores silvestres de primavera se están desvaneciendo rápidamente. Solo unas pocas flores han brotado en Antelope Valley California Poppy Reserve.

En Anza-Borrego Desert State Park, el parque estatal más grande de California, algunas flores, incluida la lavanda, están floreciendo. Pero incluso una media pulgada más de lluvia haría maravillas, dijo Betsy Knaak, directora ejecutiva de la Asociación de Historia Natural del Desierto Anza-Borrego.

Desde el día de Año Nuevo, ha caído menos de una pulgada de lluvia en Borrego Springs; el año pasado, Borrego Springs vio más de 2½ pulgadas en enero y casi 2 pulgadas en febrero.

La persistente masa de alta presión que rodea California no parece ir a ninguna parte. Se ha movido ligeramente, lo suficiente como para permitir que pase la tormenta de esta semana, pero se mueve de una manera que resulta en un sistema bastante seco.

La cresta de la alta presión ha empujado la trayectoria de las tormentas desde el Océano Pacífico hacia Alaska, un circuito cerrado desde Columbia Británica hacia California. Eso la lleva a través de una ruta terrestre que mantiene el ambiente relativamente seco, dijo el meteorólogo David Sweet de la oficina de Oxnard del Servicio Meteorológico Nacional.

Solo se esperan unas pocas centésimas de pulgada de lluvia en las elevaciones más bajas del condado de Los Ángeles. "No es mucho", dijo Sweet. "Puede haber un poco de nieve en el Grapevine". "

Para obtener la lluvia realmente beneficiosa y la nevada de Sierra, necesitamos esas tormentas tipo 'río atmosférico', donde la humedad proviene del Océano Pacífico", dijo el meteorólogo Tony Fuentes. de la oficina de Reno del servicio meteorológico.

Pero el rastro de las tormentas atmosféricas  de las que California se benefició el año pasado, han sido bloqueadas por la alta presión que persiste en todo el estado.

San Francisco ha visto 18 días consecutivos sin lluvia, dijo el meteorólogo Jan Null. Si ese ritmo continúa durante los próximos 10 días, la ciudad habrá alcanzado la novena racha más larga de falta de lluvia durante el invierno. Y si no aparece lluvia durante cuatro días más, San Francisco ingresará a la cuarta sequía más larga en el invierno, dijo Null. Si febrero se une a diciembre y enero, estaremos viendo  una sequía sin precedentes. "California se está adentrando en un territorio sin precedentes". , lo que nunca se había visto antes en la historia climática registrada ", dijo en un correo electrónico Steve Johnson, pronosticador de largo alcance de Atmospherics Group International. "A menos que marzo y / o abril traigan abundantes lluvias... esta temporada de lluvias podría terminar siendo una de las más secas en nuestra historia climática".

Algunos sostuvieron la esperanza de un milagro de marzo, en el que solo uno o dos sistemas de clima húmedo podrían llevar suficiente nieve para compensar la diferencia. Uno de esos memorables de marzo llegó en 1991.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement