Advertisement

Arabia Saudita otorga licencias de conducir a mujeres, pero las activistas que promovieron la campaña están presas

Arabia Saudita otorga licencias de conducir a mujeres, pero las activistas que promovieron la campaña están presas
En esta foto de archivo, Tala Murad recibe lecciones de manejo de su padre, Midhat, en su vecindario cerca de Jidda. Arabia Saudita ha emitido los primeros permisos de conducir a mujeres. A fin de mes de se levantará esta prohibición. (Iman al-Dabbagh / For The Times) (Los Angeles Times)

Arabia Saudita ha emitido las primeras licencias de conducir a las mujeres, incluso cuando prominentes activistas que han luchado por este derecho han sido arrestadas y etiquetadas como "traidoras" por algunos medios respaldados por el gobierno.

Diez mujeres que ya tenían licencias de conducir válidas emitidas por otros países, pudieron intercambiarlas por las saudíes después de someterse a pruebas en el Departamento General de Tráfico en la capital, Riad, y otras ciudades, dijo el gobierno en un comunicado. Pero no podrán usarlas hasta el 24 de junio, cuando todas puedan comenzar a solicitarlas.

Advertisement

Arabia Saudita es el único país del mundo que actualmente no permite que las mujeres conduzcan, una política que ha sido durante mucho tiempo motivo de condena internacional. Si bien no existe una ley específica que lo prohiba, no se les han expedido licencias en más de 50 años, lo que obliga a que dependan de chóferes, taxis o parientes varones con vehículos.

El levantamiento de la prohibición anunciada en septiembre de 2017, ha sido una de las reformas más esperadas en Arabia Saudita, donde el príncipe heredero Mohammed bin Salman ha promovido cambios radicales destinados a modernizar el país y crear oportunidades de empleo para una población mayoritariamente joven.

Advertisement

Pero el escándalo por los recientes arrestos amenaza con eclipsar cualquier beneficio de relaciones públicas derivado de la nueva medida que permite que las mujeres conduzcan.

"Es una gran satisfacción que las autoridades hayan comenzado a expedir estas licencias", dijo Samah Hadid, quien dirige las campañas de Amnistía Internacional en Medio Oriente, un grupo de derechos humanos con sede en Londres. "Pero lamentablemente esto tiene un precio en el que las mismas mujeres que promovieron esta campaña están tras las rejas en lugar de estar detrás del volante".

Rothna Begum, una investigadora de los derechos de las mujeres de Human Rights Watch, con sede en Nueva York, catalogó el evento del lunes 4 de junio como un truco publicitario destinado a desviar las críticas.

"Ahora tenemos videos de la policía de tránsito entregando estas licencias de conducir para desviar la atención del mundo del hecho de que las mujeres que estuvieron detrás de esta causa, no solo están en prisión sino que han sido acusadas y potencialmente enfrentan condenas muy, muy largas", dijo.

Advertisement

Al menos 17 personas fueron arrestadas bajo sospecha de atentar contra la seguridad y la estabilidad del reino, un caso que los grupos de derechos humanos dijeron que se enfocó en personas que abogaron por los derechos de las mujeres. Entre esas personas se incluyen activistas que fueron arrestadas por desafiar la prohibición de conducir y también hicieron campaña para levantar las restricciones que requieren que las mujeres obtengan el permiso de un tutor masculino antes de casarse, viajar al extranjero o ser liberadas de la prisión.

Ocho activistas fueron liberadas temporalmente, a la espera de que se complete una revisión procesal, dijo el Ministerio Público de Arabia Saudita en un comunicado el 3 de junio. Nueve personas más, cuatro mujeres y cinco hombres, permanecen bajo custodia y enfrentan un posible juicio.

Se dijo que los detenidos admitieron haber cometido delitos serios, incluso comunicarse y cooperar con individuos y organizaciones "hostiles al reino", reclutando "personas en una entidad gubernamental para obtener información confidencial y documentos oficiales para dañar los intereses del reino" y proporcionar apoyo financiero y moral a "elementos hostiles radicados en el exterior".

Los activistas condenados por cargos similares están cumpliendo entre ocho y 10 años de prisión, dijo Begum.

Fiscales saudíes no identificaron públicamente a los acusados que permanecen bajo custodia. Pero Amnistía Internacional y Human Rights Watch dijeron que incluyen a tres mujeres: Loujain Hathloul, Aziza Yousef y Eman Nafjan.

Los medios respaldados por el Estado acusaron a las detenidas de traicionar a su país y actuar como "agentes de embajadas". Una cuenta progubernamental en Twitter, publicó imágenes de algunas de ellas con la palabra "traidor" escrita en rojo en sus rostros.

Los activistas dijeron que el trato que han recibido demuestra que todavía no hay tolerancia para las reformas sociales y económicas en Arabia Saudita, ni para criticar a la monarquía o abogar por más cambios.

"Este es un reino que prohíbe las protestas, las organizaciones independientes de derechos humanos y los sindicatos", dijo Begum. "Esto no ha cambiado bajo Mohammed bin Salman. En todo caso, desde su ascensión al poder, la situación se ha vuelto más represiva para los defensores de los derechos humanos ".

Advertisement

Algunos partidarios del príncipe heredero sugirieron que el gobierno puede haberse equivocado al arrestar a las mujeres.

"Tengo entendido que violaron la ley técnicamente, por algo que hicieron, que no estaba directamente relacionado con su activismo", dijo Ali Shihabi, fundador de Arabia Foundation, con sede en Washington. "Pero creo que su arresto tal vez fue una reacción exagerada".

Agregó que el príncipe, de 32 años, ha hecho más que cualquier otro en los últimos 50 años para promover los derechos de las mujeres en Arabia Saudita, un esfuerzo que le ha obligado a estar en contra de una parte de la sociedad "fuerte, conservadora y reaccionaria que ha estado resistiendo estos cambios durante décadas".

Shihabi dijo que los funcionarios pueden haber querido mostrar que no están tomando medidas enérgicas solo contra los clérigos conservadores y sus seguidores, los cuales también se han enfrentado a arrestos en los últimos años. Al mismo tiempo, agregó, el gobierno no quiere que se le vea con una "agenda occidental".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement