Advertisement

Solo hay una tienda de armas en todo México. Entonces, ¿por qué tanta violencia armada?

The only gun store in all of Mexico is located behind a fortress-like wall on a heavily guarded military base in Mexico City.

México tiene algunas de las leyes de control de armas más estrictas del hemisferio, pero las tasas de homicidios se disparan y el país está inundado de armas. La mayoría de ellas provienen de Estados Unidos.

La única tienda de armas en todo México está detrás de una pared, parecida a una fortaleza en una base militar fuertemente custodiada.
Para ingresar a la Dirección de Ventas de Armas y Municiones, los clientes deben someterse a meses de verificación de antecedentes (se requieren seis documentos) y luego ser inspeccionados por soldados uniformados.

Advertisement

La tienda administrada por el ejército en las afueras de la Ciudad de México, encarna el enfoque cauteloso del país con respecto a las armas de fuego. Una a la tienda ilustra las formas dramáticamente diferentes en que dos países vecinos lidian con armas, legal y culturalmente.

Al igual que la Segunda Enmienda en los Estados Unidos, la Constitución de México garantiza el derecho a portar armas, pero también estipula que la ley federal "determinará los casos, condiciones, requisitos y lugares" de la posesión de armas. Para muchos mexicanos, incluso para aquellos que aman las armas de fuego, la idea de tener un derecho ilimitado a poseer una es desconcertante.

Advertisement

Sin embargo, en este tema como muchos otros aspectos de la vida en México, la influencia de su poderoso vecino del norte se siente profundamente: cada día la tienda de armas del ejército vende en promedio de 38 armas de fuego a civiles, mientras que se calcula que se introducen a México 580 armas de contrabando desde Estados Unidos.

Esa paradoja es cada vez más relevante dados los niveles sin precedentes de violencia en México, lo que se cobrado más de un millón de vidas en la última década. El 2017 fue el año más mortífero de México desde que el gobierno comenzó a publicar estadísticas de homicidios en 1997. Y el 2018 está en camino de superar ese récord.

Las armas de fuego estadounidenses están impulsando directamente la violencia, aunque el consumo de EE.UU. por las drogas y la corrupción desenfrenada entre los funcionarios mexicanos también juegan un papel. Alrededor del 70% de las armas recuperadas por agentes del orden mexicanos desde 2011 hasta 2016 fueron compradas originalmente a comerciantes de armas legales en Estados Unidos, de acuerdo con la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos.

Los líderes mexicanos se han quejado durante mucho tiempo del fenómeno. En 2012, el entonces presidente Felipe Calderón construyó un cartel gigante en la ciudad fronteriza de Juárez con la frase "No más armas". El artel formado con armas de fuego aplastadas e incautadas por las autoridades, era visible desde Texas.

Advertisement

La mayoría de las armas traficadas son compradas en los Estados Unidos por uno de los más de 67,000 traficantes de armas o en exhibiciones de armas, que a diferencia de las tiendas, a menudo no requieren que los compradores presenten una identificación o se sometan a verificaciones de antecedentes.

Por el contrario, los aspirantes a propietarios de armas en México deben ofrecer un certificado de nacimiento y una prueba de que están empleados y que no tienen antecedentes penales. La atmósfera es más simple que una tienda de armas o casa de empeño de EE.UU., no hay cabezas de alces en la pared ni promociones especiales.

Las pistolas estampadas con el logotipo del ejército se guardan en cajas cerradas y los clientes no tienen la oportunidad de llevar un rifle al hombro para ver cómo se siente.

Los compradores pasan horas arrastrando los pies entre diferentes mostradores para procesar su documentación, esperando largos tramos bajo luces fluorescentes en sillas incómodas. Se parece un poco al Departamento de Vehículos Motorizados, hasta que uno se da cuenta de que un coronel del ejército maneja la tienda y soldados armados con ametralladoras patrullan los pasillos.

El gerente de la tienda, el coronel Eduardo Téllez, cree que la posesión de armas es un privilegio. Él considera que su trabajo es asegurarse de que las armas de fuego terminen en manos de personas "morales y responsables".

La ley actual permite a los ciudadanos una pistola y hasta nueve fusiles si pueden demostrar que son miembros de los clubes de tiro o caza. Se requiere un permiso por separado que es difícil de obtener para llevar las armas en público.

Hugo Gallegos Sánchez, de 32 años, un oficial de policía en la Ciudad de México, decidió comprar una pistola en la tienda para uso personal porque estaba preocupado por el aumento del crimen. "Necesitas protección", dijo Gallegos.

Pasó meses esperando que se aprobara su documentación, pero dijo que estaba feliz de esperar. La identificación adecuada de los propietarios de armas es importante, dijo. Gallegos también apoya la prohibición de México de armas de asalto.

Advertisement

"Un civil no debería poder tener el mismo poder que el ejército", dijo.
Mientras que los líderes mexicanos siempre se han quejado por las armas de fuego traficadas desde el norte, los defensores del control de armas de Estados Unidos han comenzado a destacar recientemente el impacto de las leves leyes de armas estadounidenses en México y otros países.

"Tenemos un problema doméstico tan grave que tendría que ser difícil de conseguir cualquier cantidad relacionada con el tráfico internacional de drogas", dijo Chelsea Parsons, un experto en el Centro para el Progreso Americano que recientemente co-escribió un informe que detalla el impacto de las armas estadounidenses en México. El informe encontró que el 66% de los homicidios en México fueron cometidos con arma de fuego en 2017, frente al 15% en 1997.

En los últimos meses, los líderes mexicanos han platicado sobre este tema, en parte para contrarrestar los titulares sobre la espiral de violencia del país y las quejas del presidente Trump de que México no está haciendo lo suficiente para detener el flujo de migrantes y drogas hacia el norte.

El presidente Enrique Peña Nieto planteó el tema en una conferencia de prensa con Trump poco antes de las elecciones presidenciales de 2016, culpando a la afluencia de armas de fuego de los Estados Unidos por "fortalecer los cárteles y otras organizaciones delictivas que generan violencia en México". Los candidatos que compiten para reemplazarlo en la carrera presidencial del 1 de julio en México también lo están utilizando como un grito de guerra.

"En lugar de amenazar con muros, en lugar de amenazar con militarizar la frontera, exigimos que detengan el flujo de armas de Estados Unidos a México", dijo recientemente Ricardo Anaya, del Partido de Acción Nacional, en el estado fronterizo de Tamaulipas.

El candidato Andrés Manuel López Obrador, del Movimiento Nacional de Regeneración, ha exigido una nueva investigación sobre el desaparecido programa Rápido y Furioso, según el cual los agentes federales estadounidenses permitieron la compra ilegal de armas con la esperanza de rastrear a los líderes de los cárteles mexicanos de la droga. José Antonio Meade, del gobernante Partido Revolucionario Institucional, ha pedido la construcción de una "frontera tecnológica" que detectaría los vehículos que cruzan a México con armas de fuego.

Los defensores del control de armas en ambos lados de la frontera dicen que los líderes mexicanos también deberían presionar al gobierno para que haga un mejor trabajo asegurando que las armas emitidas a la policía y los soldados no caigan en manos de criminales, lo que muchas veces hacen.

Advertisement

También les preocupa una nueva propuesta del gobierno de Trump para desregular la exportación de armas estadounidenses al poner al Departamento de Comercio a cargo del proceso de solicitud en lugar del Departamento de Estado, que según los abogados es más adecuado para sopesar los posibles riesgos de ventas de armas de fuego contra cualquier beneficio.

El cambio de reglas propuesto, que se espera sea publicado en el Registro Federal el 24 de mayo, ha sido buscado por las compañías de armas, ansiosas por un acceso más fácil a los mercados internacionales pero los defensores temen que pueda poner más armas en manos de gobiernos corruptos.

La representante de los Estados Unidos Norma Torres (D-Pomona), presentó un proyecto de ley que limitaría el impacto de dicho cambio, así como una legislación que convertiría el tráfico de armas en un delito federal, lo que actualmente no es. Torres dijo que no ha intentado llamar la atención sobre su trabajo para frenar el tráfico de armas porque desconfía de los grupos de la industria de armas como la National Rifle Assn.

"Esto no debería ser una controversia", dijo en una reciente entrevista telefónica. "Debería ser sobre cómo ayudamos a México a lidiar con su violencia".

Dijo que las autoridades mexicanas frecuentemente plantean el tema del tráfico de armas en reuniones con funcionarios estadounidenses.
"Reducir el flujo de armas al sur es algo que plantean en cada conversación", dijo Torres. "Es algo que debemos hacer si nos preocupamos por nuestra relación con México".

De vuelta en la tienda de armas de la Ciudad de México, Fausto Gerard, entusiasta de las armas, estaba ayudando a un amigo a comprar un rifle. Gerard trabaja para un fabricante de armas eslovaco, Grand Power, que vende armas al ejército mexicano. Es socio en una tienda de armas en Estados Unidos. Le apasiona promover el deporte del tiro al blanco en México.

Aún así, considera que los límites son correctos. "Es bueno tener libertades, pero tiene que haber un mecanismo de control". Dijo que apoyaría aún más restricciones, incluida la búsqueda de enfermedades mentales entre los compradores de armas.

Pero cree que México podría hacer más para alentar a la gente a comprar armas legalmente. Tener solo una tienda de armas en todo el país no es práctico, dijo. Incluso podría alentar a las personas a comprar armas de fuego provenientes de los Estados Unidos.

"En Tijuana o Juárez", dijo, "es mucho más fácil comprar un arma en el mercado negro".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement