Advertisement

Los mexicanos van a las urnas en unas elecciones que se han visto empañadas por la compra de votos y la violencia

Los mexicanos van a las urnas en unas elecciones que se han visto empañadas por la compra de votos y la violencia
Andrés Manuel López Obrador, el favorito en las elecciones presidenciales de México el domingo, saluda a sus seguidores durante un mitin la semana pasada en Ciudad de México. (ALFREDO ESTRELLA / AFP / Getty Images) (Getty Images)

Hace algunas semanas, varios candidatos políticos llegaron a la puerta de Maria Salcedo. Llevaban regalos.

Junto con sombreros y camisetas con el logo del Partido Revolucionario Institucional de México (PRI), le obsequiaron un gran tanque de agua valorado en $ 100. Si fueran elegidos, dijeron, su barrio de clase trabajadora ya no sufriría escasez de agua. Para cuando se fueron, ella les había prometido su voto.

Advertisement

Los mexicanos van a las urnas este domingo 1 de julio para elegir un nuevo presidente, 500 escaños de la Cámara de Diputados y 128 miembros del Senado. También hay miles de puestos estatales y municipales en juego en lo que los funcionarios dicen que es la elección más grande en la historia de la nación.

Pero a pesar de las fanfarrias y de la atención prestada al candidato Andrés Manuel López Obrador, que sería el primer presidente izquierdista en la democracia moderna de México, las elecciones también se han visto empañadas por irregularidades e incluso violencia.

Advertisement

Decenas de candidatos han sido asesinados en los últimos meses. El partido gobernante está acusado de utilizar las instituciones del gobierno para tratar de influir en los resultados. Los partidos de oposición advierten de un posible fraude el día de las elecciones. Y la compra de votos ha sido desenfrenada. Según una encuesta reciente, un tercio de los encuestados recibió regalos o servicios prometidos por los partidos políticos en esta temporada electoral. Eso se traduce en cerca de 30 millones de votantes como Salcedo.

Si bien la mayoría de los encuestados dijeron que los obsequios -una práctica de larga tradición en las elecciones mexicanas- no influirían en su decisión por quién votar, otros dijeron que los regalos podrían haber hecho la diferencia.

"Los tanques de agua ayudan mucho", dijo Salcedo, una ama de casa de 41 años, de San Mateo

México ha recorrido un largo camino desde que el PRI mantuvo el poder ininterrumpido durante más de 70 años. El partido fue tan eficiente en mantener el control de la presidencia y el Congreso, al tiempo que mantuvo el barniz de la democracia que el premio Nobel Mario Vargas Llosa llamó "la dictadura perfecta".

Advertisement

El PRI, fundado en 1929 luego de la Revolución Mexicana, fue finalmente sacado de la presidencia en el año 2000, cuando Vicente Fox y su Partido de Acción Nacional asumieron el cargo. El PRI volvió al poder en 2012, con la elección del actual presidente Enrique Peña Nieto, cuya administración, que comenzó con grandes esperanzas, ha sido vista como decepcionante.

Muchas de las principales iniciativas de Peña Nieto no llegaron a ninguna parte, incluso cuando la corrupción y el crimen se dispararon, lo que alimentó un clima anti status quo que ha beneficiado el mensaje de López Obrador, quen por tercera vez contiende por la presidencia.

Las elecciones de este 2018 demuestran que la democracia en México está madurando y ha creado espacio para un espectro más amplio de partidos y actores políticos, dijo Carlos Bravo Regidor, profesor del CIDE, un centro público de investigación en la Ciudad de México. El partido izquierdista Morena, de López Obrador, fue formalmente registrado hace apenas cuatro años, pero parece estar listo para ganar no solo la presidencia, sino también la mayor cantidad de escaños en el Congreso.

Pero el proceso democrático de México sigue siendo imperfecto, como lo demuestran los intentos rampantes de compra de votos y otros escándalos relacionados con las elecciones.

"Esta es una democracia con muchos peros", dijo Bravo. "Creo que podemos estar mínimamente satisfechos, pero hay mucho terreno por ganar".

Una victoria de López Obrador podría indicar un cambio masivo en la política mexicana. Él asumirá el cargo el 1 de diciembre con el cargo completo de un bloque político neófito con una agenda izquierdista pronunciada. Cómo se desarrollaría todo sigue sin estar claro.

Los críticos dicen que la probable ascensión de López Obrador podría marcar el comienzo de una era de gobierno autocrático, unipartidista virtual e incluso una sola persona, una acusación desestimada por López Obrador, quien rechazó las comparaciones con Hugo Chávez, el izquierdista líder venezolano y antagonista de EE.UU.

López Obrador ha hecho un esfuerzo para presentarse como un moderado, aunque cita objetivos grandiosos: regularmente etiqueta su posible liderazgo como una "cuarta transformación" en la historia de México, después de la independencia, la era del presidente Benito Juárez y la revolución de principios del siglo XX.

Advertisement

En muchos sentidos, las elecciones de este año han estado marcadas por la misma violencia y corrupción que están empujando a muchos votantes hacia López Obrador, quien se ha presentado como un defensor del hombre común frente a lo que él llama "la mafia del poder".

Entre los escándalos que se han desarrollado en los últimos meses figuran los aparentes esfuerzos del PRI para influir en las elecciones politizando las instituciones gubernamentales.

En febrero, el fiscal general de México, designado por Peña Nieto, anunció que estaba investigando un contrato de propiedad que involucraba a Ricardo Anaya, candidato presidencial del PAN. El fiscal general dijo que se sospechaba que Anaya estaba lavando dinero.

Las investigaciones concluyeron que Anaya probablemente no infringió ninguna ley cuando compró y vendió un terreno en un parque industrial en su estado natal de Querétaro. Un grupo de intelectuales públicos -no todos partidarios de Anaya- firmaron una carta implorando al gobierno que deje de politizar la aplicación de la ley.

Pero la investigación continuó, manchando la imagen de Anaya quien se presentaba como un cruzado anticorrupción. Las encuestas ahora lo tienen en segundo lugar, aproximadamente un 25% detrás de López Obrador.

Otro escándalo involucró a Jaime Rodríguez, un candidato independiente que muchos creían que representaba una amenaza para López Obrador, quien también ha buscado retratarse a sí mismo como un candidato contrario al establishment. Rodríguez, el ex gobernador de Nuevo León, entregó casi 900,000 firmas para ser incluido en la boleta. Pero los funcionarios electorales nacionales lo descalificaron después de determinar que más de la mitad de esas firmas eran fraudulentas.

El tribunal electoral del país, que fue designado por el Senado liderado por el PRI, luego anuló esa decisión, permitiendo que Rodríguez volviera a estar en la boleta.

En algunas partes del país, la intromisión electoral ha tenido consecuencias más graves. Al menos 48 candidatos han sido asesinados en los últimos 10 meses, según el diario mexicano El Universal.

"Manos criminales están actuando de manera premeditada y despreciable para decidir por medio de la violencia quién debería o no debería estar en la votación electoral", dijo Janine Otalora, quien encabeza la tribuna electoral de México.

Bravo lo expresó en términos más simples: "Matar es la forma en que el crimen organizado vota".

Advertisement

Y luego está la compra de votos.

Kenneth Greene, profesor de la Universidad de Texas, que analiza las elecciones mexicanas, dijo que a los votantes se les ofrecen regularmente obsequios de los partidos políticos, incluidos anteojos, materiales de construcción e incluso lavadoras.

"La práctica ha ido aumentando con el tiempo", dijo.

El gobierno ha creado varios mecanismos para verificar la compra de votos y otras tácticas ilegales de elección, incluso la creación de un fiscal especial para los delitos electorales. Pero las violaciones de esas reglas generalmente se castigan con multas y en el pasado no se han considerado motivos para anular las elecciones.

La reciente encuesta de la organización mexicana Acción Ciudadana contra la Pobreza encontró que todas las partes participaron en la compra de votos, incluido Morena, el partido de López Obrador, que se ha comprometido a erradicar la corrupción.

Héctor Vasconcelos, un funcionario del partido Morena, dijo que los miembros del partido que se descubrió que habían participado en tales prácticas serían expulsados. Que los funcionarios de Morena hayan estado implicados en la compra de votos, aseguró, es una prueba de cuán arraigada está la corrupción en el sistema electoral.

"Creamos este partido exactamente para evitar esta práctica", dijo. "Pero es un partido enorme y en algunos lugares, algunas personas pueden tener viejas formas de pensar".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement