Oprah 2020: fuentes de Washington evalúan sus posibilidades en la era de Trump

Oprah 2020: fuentes de Washington evalúan sus posibilidades en la era de Trump

Suena muy simple: si Donald Trump puede ganar la presidencia, ¿por qué no podría hacerlo Oprah Winfrey?

Un día después de su discurso en los Golden Globes del domingo, las especulaciones sobre las potenciales aspiraciones a la Casa Blanca de Winfrey, provocaron algunas dificultades instantáneas entre los expertos de Washington.

Winfrey, de 63 años, es más joven que algunos de los principales demócratas que podrían postularse, dijo William Kristol, editor de la revista conservadora Weekly Standard, a sus seguidores en Twitter. También sugirió que ella podría tener una mejor oportunidad en las primarias.

"Más firme en economía que Bernie Sanders, entiende mejor a Latinoamérica que Elizabeth Warren, menos sensible que Joe Biden, más agradable que Andrew Cuomo, más carismático que John

Ezra Klein, editor en general del sitio de noticias en línea Vox, dijo que los estadounidenses ya estaban "cansados de tener una celebridad sin experiencia política como presidente.

"No estoy seguro de que Oprah (o Tom Hanks, o Mark Cuban, etc.) sea una respuesta convincente a eso", tuiteó.

Donald Trump será vulnerable en 2020 en parte porque la gente estará ya cansada de tener una celebridad sin experiencia política buscando a tientas como desempeñarse como presidente. 

Winfrey cumple con los tres exámenes constitucionales para postularse a la presidencia: tiene más de 35 años, es ciudadana de EE. UU., nació en Estados Unidos y ha vivido aquí por más de 14 años.

Su riqueza y fama serían enormes activos, tal como lo fueron para Trump. Su valor neto es de $ 2.8 mil millones, según Forbes.

Pero gran parte de la especulación del lanzamiento de Oprah en el 2020, ignora las duras realidades de postularse para presidente, incluso para una de las celebridades más conocidas y populares del país.

Para millones de estadounidenses, ella puede parecerle familiar después de décadas de encabezar un programa de televisión, actuar en películas de Hollywood y ahora como corresponsal especial en "60 Minutes" de CBS.

Pero los candidatos presidenciales enfrentan una investigación mucho más invasiva de lo que Winfrey haya sufrido alguna vez.

Más allá del escrutinio de los medios de comunicación sobre su vida personal y profesional, sus opositores -incluyendo un amplio grupo de demócratas- compilarían expedientes sobre su pasado, sincronizando la publicación a detalles vergonzosos para infligir el máximo daño.

"Mi experiencia con las celebridades es que están entusiasmadas con la charla y con la idea de ser presidente o gobernador o lo que sea, pero cuando se acercan a la línea y entienden el escrutinio que tienen que pasar ... retroceden", dijo John Weaver, uno de los principales estrategas en las campañas presidenciales del senador republicano John McCain y el gobernador de Ohio, John Kasich.

Weaver también cuestionó si los votantes verían una "campaña fuera de Bel-Air" como un antídoto adecuado para la presidencia disruptiva de Trump.

Winfrey, quien apoyó a Barack Obama y Hillary Clinton para presidente, ha rechazado las especulaciones de que podría postularse.

"No habrá postulaciones para ningún tipo de cargo para mí", le dijo a su mejor amiga Gayle King en octubre en "CBS This Morning".

Pero después del discurso de los Globos de Oro de Winfrey el domingo sobre la agitación nacional por el acoso sexual, su compañero de toda la vida, Stedman Graham, dijo a The Times: "Depende de la gente. Ella absolutamente lo haría".

No sería fácil. Miles de horas de video, algunas nunca vistas por el público, instantáneamente se convertirían en combustible para los ataques.

En el contexto de una campaña, las antiguas y poco notorias bromas pueden volverse tóxicas.

Trump le dijo una vez al locutor de radio Howard Stern que le gustaba ver a mujeres desnudas tras bastidores en sus concursos de belleza.

También le dijo a Stern que respaldaba la invasión de Irak por parte del presidente George W. Bush, una declaración que luego negó haber hecho a pesar de las pruebas audibles.

Y la campaña de Trump casi colapsó cuando apareció una grabación de él diciéndole al presentador de "Access Hollywood", Billy Bush, que nadie le dijo nada al acosar a mujeres sexualmente porque era famoso.

Es fácil olvidar que mientras Trump ganaba el colegio electoral al llevar unos pocos estados clave por márgenes extremadamente estrechos, terminaba con más de 2,9 millones de votos detrás de Clinton. Los ataques a Winfrey fueron rápidos. Algunos conservadores se burlaban de ella en línea, publicando algunas de las muchas fotos de Winfrey con el ex productor de cine Harvey Weinstein, cuya reputación quedo hecha pedazos por las múltiples acusaciones de abuso sexual contra mujeres que ayudaron a desencadenar el movimiento #MeToo.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Los Angeles Times
EDITION: California | U.S. & World
46°