Advertisement

El turbulento mercado de la energía solar muestra cómo los aranceles de Trump pueden interrumpir una industria

El turbulento mercado de la energía solar muestra cómo los aranceles de Trump pueden interrumpir una industria
Roger Garbey de Goldin Solar instala un sistema de paneles solares en el techo de una casa en Palmetto Bay, Florida, en enero. (Joe Raedle)

Un arancel del 30% sobre los paneles solares importados implementado en el invierno pasado, debería haber provocado que los precios subieran.

Pero cuando entran en vigor las tarifas, a medida que las empresas aprenden, las cosas no siempre salen como se espera.

Advertisement

Ahí radica una advertencia sobre la incertidumbre que esperan otras industrias, ya que los últimos aranceles de la administración de Trump entraron en vigencia el viernes 6 de julio, contra cientos de importaciones chinas valoradas en $34 mil millones, incluyendo semiconductores, maquinaria agrícola, dispositivos médicos y repuestos de aviones.

China tomó represalias de inmediato contra los envíos de productos agrícolas, productos lácteos y automóviles de los Estados Unidos.

Advertisement

Los precios de los paneles solares aumentaron el verano pasado cuando la administración de Trump consideró públicamente los aranceles, principalmente sobre las importaciones de China y otros países asiáticos. Eso causó que las empresas de Estados Unidos se apuraran para comprar tantos paneles extranjeros como pudieran para superar los inminentes impuestos.

Pero luego, el 31 de mayo, China recortó sorpresivamente sus subsidios e incentivos solares. La repentina reducción de la demanda provocó una sobreoferta mundial de paneles solares que impulsó aún más la caída de precios que comenzó después de que las tarifas entraron en vigor en febrero.

Los precios más altos llevaron a dos fabricantes de Estados Unidos a decir que impulsarían la producción. Al menos tres fabricantes extranjeros han hecho planes para abrir fábricas estadounidenses.

El resultado: los precios en Estados Unidos ahora vuelven a estar donde estaban el verano pasado y los precios mundiales podrían caer hasta un 35% este 2018, dicen los analistas.

Advertisement
(Len De Groot)

"Todavía estamos realmente afectados por el impacto", dijo Bernadette Del Chiaro, directora ejecutiva de California Solar & Storage Assn., sobre las tarifas. "Casi el 50% de los trastornos e interrupciones provienen de lo desconocido y la incertidumbre".

La experiencia durante el último año con los aranceles solares de los Estados Unidos muestra que el objetivo directo de impulsar la manufactura nacional a menudo entra en conflicto con el flujo de bienes del mundo real. Una vez que inicias una guerra comercial, es muy difícil controlar las consecuencias.

Eso se mostró en su totalidad recientemente cuando Harley-Davidson Inc., dijo que trasladaría parte de la producción al extranjero para evitar los aranceles que la Unión Europea aplicó a las motocicletas de Estados Unidos. Esos gravámenes fueron en respuesta a las tarifas de la administración de Trump al acero y el aluminio importados que fueron diseñadas para impulsar la manufactura en Estados Unidos.

Los ejecutivos y trabajadores de la industria solar se sienten afectados ya que también lidian con las consecuencias de los aranceles sobre el acero y el aluminio, materiales que se usan en los soportes que sostienen los paneles solares en los techos y en las grandes granjas solares.

"No hay duda de que ha tenido un impacto en el tamaño del mercado solar estadounidense", dijo Tom Werner, director ejecutivo de SunPower Corp., una compañía con sede en San José que fabrica e instala paneles solares.

California tuvo cerca de 86,000 personas trabajando en la industria solar en 2017, por lejos la mayoría de cualquier estado, aunque ese número ha bajado aproximadamente un 14% desde 2016, según los datos de la Solar Foundation, un grupo sin fines de lucro que promueve la energía solar.

La nueva capacidad de generación de energía solar disminuyó en 2017 en California, por primera vez desde 2009, según las cifras del estado. Y Bloomberg New Energy Finance, que utiliza datos de propiedad exclusiva para analizar las tendencias de la industria, estimó recientemente que el mercado solar mundial podría reducirse por primera vez este 2018.

"Hay mucha demanda que finalmente no se realizará gracias a estos aranceles", dijo Cory Honeyman, director asociado de la práctica de investigación solar de Estados Unidos en GTM Research, una firma de asesoría y análisis de mercado. Las tarifas llevaron a la empresa a reducir su pronóstico para la capacidad de generación solar adicional de los Estados Unidos en un 11%, durante el 2018-2022.

Advertisement

Es casi seguro que los aranceles y las tensiones comerciales generales fueron factores en la decisión de los líderes de China de recortar su apoyo estatal al desarrollo de la energía solar.

China había estado inyectando dinero furiosamente en proyectos de energía verde, representando casi la mitad de los $280 mil millones invertidos en proyectos de energía renovable en 2017, según Bloomberg New Energy Finance.

China añadió 50 gigavatios de energía solar en 2017, lo que representa más de la mitad de todas las instalaciones de módulos solares fotovoltaicos a nivel mundial. El país ahora tiene una carretera de un kilómetro pavimentada con paneles solares, la granja solar flotante más grande del mundo, y paneles sobre innumerables techos en pueblos y ciudades.

"Incluso un cerdo volará si es golpeado por un tornado", dijo Liu Shisheng, de 25 años, usando una expresión china para describir cómo su incipiente negocio de 20 empleados en el centro este de Wenzhou se había disparado instalando paneles solares en casas y negocios.

En junio pasado, el cerdo se cayó de golpe a la Tierra. Liu, un dibujante, dijo que la compañía cerró días después de la nueva política del gobierno.

"De hecho, teníamos muchos proyectos en curso, todos se detuvieron", dijo Liu desde la ciudad de Harbin, en el noreste del país, donde regresó a su hogar para buscar un nuevo trabajo.

El dolor de los despidos, las bancarrotas y la consolidación en la industria china se considera una corrección necesaria después de años de la construcción excesivamente costosa y financiada por el déficit de la generación solar y las instalaciones de producción de paneles.

Se espera que la nueva política de Beijing reduzca la generación solar en China este 2018 en aproximadamente un 30% de lo que se esperaba anteriormente. Debido a que China domina el mercado solar mundial, un exceso de capacidad de fabricación ya ha comenzado a reducir los precios de los paneles solares.

El resultado es que los productores de Estados Unidos podrían no necesitar agregar tanta manufactura como habían previsto a raíz de los aranceles antes del cambio de política de China, dijo Edurne Zoco, jefe de investigación solar en IHS Markit, una firma de investigación y análisis empresarial.

En abril de 2017, el fabricante de paneles solares en quiebra de Georgia, Suniva Inc., solicitó formalmente a la Comisión de Comercio Internacional de los Estados Unidos que imponga aranceles a los paneles importados de bajo costo que la compañía dijo que habían destruido su negocio. Posteriormente, SolarWorld Americas Inc., una empresa de Oregón, se unió a la petición después de que su matriz alemana, un fabricante europeo líder de paneles solares, también buscara la protección por bancarrota.

(Len De Groot)

Una investigación de la comisión descubrió que los paneles fabricados en su mayoría en China, que impulsaron el boom solar en los Estados Unidos, tenían un precio artificialmente bajo y habían reducido drásticamente la fabricación de paneles solares estadounidenses. Recomendó que los Estados Unidos impusieran aranceles. Trump estuvo de acuerdo, y en enero, la administración anunció fuertes impuestos: 30% el primer año, disminuyendo gradualmente a 15% a medida que terminan después del cuarto año. Entraron en vigencia el 7 de febrero.

Las tarifas fueron rechazadas por la mayoría de la industria solar de los Estados Unidos, por la probabilidad de que aumentaran sus costos. Sin embargo, Edward Harner, director de operaciones de Green Solar Technologies, con sede en North Hollywood, testificó ante la comisión a favor de los aranceles.

Advertisement

"Pensamos que sería bueno para la manufactura estadounidense y también cuestionamos la calidad de los paneles procedentes de muchos países diferentes", dijo Harner en una entrevista. La compañía afirma que utiliza solo paneles hechos en Estados Unidos cuando instala sistemas de energía solar en hogares y negocios, un mensaje que dijo que resuena con muchos clientes, particularmente en el Medio Oeste.

"Este pequeño incremento de tarifas no ha afectado significativamente nuestro negocio y dudo que el negocio de otras compañías", dijo Harner. Pero reconoció que parte de esa razón era que algunas empresas estadounidenses almacenaron paneles importados antes de que se establecieran los aranceles.

Alrededor de 613 megavatios en paneles solares se importaron en promedio por mes durante el primer semestre del 2017, de acuerdo con la Administración de Información de Energía de Estados Unidos. Eso saltó alrededor de 75% a casi 1.1 gigavatios por mes durante los últimos seis meses de 2017, mientras la Comisión de Comercio Internacional consideró y luego dictaminó sobre el caso de los aranceles.

"Los distribuidores, iniciando el verano pasado, comenzaron a acumular módulos", dijo Del Chiaro. "Convirtieron estacionamientos completos en almacenamiento con contenedores de envío. Era una manera de tener un inventario para tratar de proteger a sus clientes, los instaladores".

La demanda de paneles solares provocó que los precios en los Estados Unidos aumentaran antes de la imposición real de las tarifas. Pero con la reserva en su lugar, los precios aquí comenzaron a caer una vez que los aranceles entraron en vigor.

"Se espera que los precios en el transcurso de 2018 caigan, a pesar de la introducción de aranceles", dijo Honeyman.

Algunas compañías solares no eran lo suficientemente grandes como para acumular paneles solares o no querían arriesgarse. Ahora están sufriendo.

"Fue tan difícil decir cómo iban a continuar los costos para esos paneles", dijo Scott Canada, vicepresidente senior de energía solar y renovable de McCarthy Building Companies, una compañía de Arizona que realiza instalaciones solares a gran escala. "Somos una empresa de construcción. Tenemos márgenes delgados. Un cambio importante en los precios de los paneles nos hubiera colocado en un lugar realmente malo".

Después de lo que llamó un 2016 "destacado" por su trabajo en la construcción de instalaciones de generación solar a gran escala para clientes de servicios públicos, McCarthy Building Companies vio colapsar su negocio en 2017, ya que algunos clientes decidieron poner proyectos en espera, dijo. Eso llevó a la compañía a reducir en casi la mitad el número de personas que emplea para instalaciones solares, a aproximadamente 1,000.

Los aranceles han afectado duramente a los proyectos de energía solar a gran escala porque el costo de los paneles juega un papel mucho más importante en el precio total que el de las instalaciones más pequeñas residenciales y comerciales en la azotea.

Pine Gate Renewables, un desarrollador de proyectos solares en Carolina del Norte, tampoco era lo suficientemente grande como para acumular paneles solares, dijo la directora ejecutiva Zoe Hanes. La compañía completará solo alrededor de la mitad de los 400 megavatios en proyectos solares que tenía planeado finalizar este 2018. Debido a eso, Pine Gate Renewables no contrató a las 30 personas adicionales que había planeado agregar a su fuerza laboral de 85 personas este año.

"Esa incertidumbre ha creado tantos problemas", dijo Hanes.

La Asociación de Industrias de Energía Solar, un grupo comercial nacional, había estimado que las tarifas costarían 23,000 empleos en los Estados Unidos en su primer año, una combinación de despidos y puestos que no se agregaron a una industria que emplea a unas 250,000 personas. Hasta el momento, se han contabilizado cerca de 8,000 empleos desde que los aranceles entraron en vigencia, dijo el portavoz Dan Whitten.

Al igual que otras 50 compañías, SunPower ha solicitado a los funcionarios de los Estados Unidos una exención de las tarifas solares. La compañía argumenta que el tipo de paneles solares que fabrica en sus plantas extranjeras no están disponibles en los fabricantes de Estados Unidos.

La compañía dio un paso más para mitigar el impacto de los aranceles: llegó a un acuerdo en abril para comprar SolarWorld Americas, que tiene más capacidad de manufactura en Estados Unidos. El acuerdo no se habría realizado si no fuera por las tarifas, dijo Werner.

"Está claro que esta administración quiere manufactura estadounidense", dijo acerca de la compra, que aún no se ha cerrado. "Queríamos hacer un cambio súper claro e inequívoco".

SunPower planea aumentar las capacidades de producción de SolarWorld, dijo Werner. Pero no puede hacer ese tipo de inversión mientras gasta entre $1.5 millones y $2 millones por semana en aranceles solares.

"Nuestra inversión en Estados Unidos se ha reducido debido a que tenemos que pagar aranceles en lugar de invertir", dijo. "Habríamos agregado cientos de trabajos que no vamos a agregar hasta que descubramos qué sucede con nuestra solicitud de exclusión".

La oficina del representante comercial de Estados Unidos se ha visto abrumada con solicitudes de exenciones, no solo en paneles solares, sino también en acero y aluminio. No se sabe cuándo la agencia tomará esas decisiones.

Para la industria solar china, la reducción y la reestructuración tardaron en llegar, dijeron los expertos, quienes señalan que el conflicto comercial con Estados Unidos solo se sumó a la urgencia de Pekín de proteger su industria de energía renovable.

"Las empresas que fracasan debido al cambio de política, deben declararse en quiebra", dijo Xu Qinhua, director del Center for International Energy and Environment Strategy Studies de la Universidad Renmin de China. Las acciones de la empresa solar china han sido golpeadas en las últimas semanas.

Yingli Green Energy, que una vez fue el mayor fabricante de módulos solares pero que durante mucho tiempo se vio afectado por grandes deudas, fue suprimido de la lista por la Bolsa de Valores de Nueva York, en junio.

Otros productores chinos, como JinkoSolar, con sede en Shanghai, que está abriendo una planta de módulos en Estados Unidos, dijeron que estarían bien ya que sus ventas provienen principalmente de mercados extranjeros. La compañía espera pedidos de lugares como India y España, donde las instalaciones aumentarán este 2018.

Advertisement

Puzzanghera informó desde Washington y Lee desde Shanghai.

Si quiere leer este artículo en inglés haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement