Advertisement

¿Por qué el cáncer es tan raro en los elefantes? Podría ser gracias a su 'gen zombie'

¿Por qué el cáncer es tan raro en los elefantes? Podría ser gracias a su 'gen zombie'
Los elefantes no sufren de cáncer, y los científicos creen que saben por qué: estos animales tienen un gen "zombie" que anula el daño de las células estresadas. (Anupam Nath / Associated Press) (Associated Press)

Tal vez sean los genes del elefante los que nunca olvidan.

Además de tener una gran memoria, los elefantes son conocidos por tener una incidencia muy baja de cáncer. En lo que podría parecer una mezcla del canal SyFi y National Geographic, una nueva investigación ha descubierto un factor sorprendente que protege a los elefantes contra la temible enfermedad: un gen que se había 'desactivado' en sus antepasados mamíferos se volvió a activar en su estructura evolutiva y se hicieron cada vez más grandes.

Advertisement

Los científicos lo llaman un gen zombie, un pseudogen reanimado que mata las células cuando buscan activarse.

El gen zombie no es solo una curiosidad.

Advertisement

Junto con los elefantes, varios tipos de ballenas, murciélagos y las ratas comparten tasas envidiablemente mínimas de cáncer. Los biólogos sospechan que cada una de esas especies ha desarrollado una estrategia diferente para protegerse, y quieren comprenderlas todas. Con el tiempo, podrían encontrar formas de aproximarse a esas estrategias en los humanos y reducir nuestra vulnerabilidad al cáncer.
"No es fácil", dijo Vincent J. Lynch, quien dirigió la investigación publicada en la revista Cell Reports a mediados de agosto.

Tampoco, agregó, sería siempre seguro. Después de todo, los mecanismos que frustran las células de crecimiento rápido o la maquinaria de reparación celular con turbocompresor han evolucionado durante incontables generaciones en un equilibrio fino con otros controles y equilibrios, dijo Lynch. Transfiera uno de estos mecanismos involuntariamente a otra especie, y es muy probable que se vuelva loco, dijo.

"Pero si no investigas, nunca lo sabrás", agregó Lynch, genetista y biólogo evolutivo de la Universidad de Chicago.

Así que el equipo de Lynch buscó genes LIF (abreviatura de Factor de inhibición de la leucemia) en 53 mamíferos, incluidos el elefante africano, la ballena de Groenlandia, el minke, los murciélagos y las ratas topo.

Advertisement

En la mayoría de las especies, encontraron un solo gen LIF activo. Pero en el elefante africano moderno, así como en el manatí y el híbrido de roca, ambos primos lejanos del elefante, encontraron entre siete y 11 copias adicionales del mismo gen, considerados como pseudogenes.

En todas las especies menos en el elefante, estos genes LIF y sus duplicados adicionales estaban inactivos: es decir, no se activaron ni se desactivaron para producir proteínas. Si habían estado activos en el pasado, su función se había eliminado. En la marcha de la evolución, se habían quedado en el camino y se habían dado por muertos, como vastas extensiones de genomas de todas las especies.

Pero en el elefante, Lynch y sus colegas vieron que una de las copias adicionales del gen LIF estaba activa. Cuando los investigadores indujeron el estrés celular, un paso que habría llevado al cáncer en la mayoría de los animales, se activó un mecanismo supresor de tumores ampliamente reconocido. Eso, a su vez, activó el pseudogen LIF6.

El gen zombie procedió a llevar a cabo su sombrío programa, ingresando a la maquinaria interna de las células dañadas y ordenándoles que se mataran. En el tejido del elefante, las células dañadas se voltearon y el cáncer se frustró antes de que pudiera ganar impulso.

Y cuando los investigadores suprimieron la acción del "gen zombi" LIF6, descubrieron que las células estresadas eran más propensas a formar tumores en el tejido de los elefantes.

"Es un estudio fascinante", dijo la bióloga molecular y celular Vera Gorbunova, de la Universidad de Rochester en Nueva York, que ha estudiado los mecanismos mediante los cuales las ratas topo frustran las células cancerosas.

La investigación del grupo de Lynch "también plantea preguntas intrigantes", dijo Gorbunova, quien no participó en el nuevo trabajo. El grupo ha ofrecido evidencia de que en su evolución, todas las criaturas complejas han hecho concesiones, como asumir genes (incluidos los del cáncer) que aumentan su duración de vida pero reducen su destreza reproductiva, o viceversa.

La reanimación del gen LIF6 podría ser una forma en la que los elefantes han contrarrestado lo que parecería ser una amenaza creciente a medida que evolucionan para hacerse más grandes, dijo Lynch.

Advertisement

El razonamiento biológico sugeriría que los animales más grandes tendrían una mayor propensión que los muy pequeños a desarrollar cáncer, principalmente porque están formados por más células.

Teóricamente, cuantas más células haya, mayores serán las probabilidades de que una o más desarrollen un tumor.

Eso es cierto dentro de diferentes especies: los perros grandes (y los humanos altos) son más propensos a desarrollar cáncer que los miembros más pequeños de su especie. Pero, curiosamente, las especies muy grandes no son, en general, más propensas a desarrollar cáncer que las especies pequeñas, una observación hecha por el epidemiólogo Richard Peto que ha llegado a conocerse como la paradoja de Peto.

En parte, "los elefantes y sus parientes extintos (proboscidianos) pudieron haber resuelto la paradoja de Peto", al darle a LIF6 una nueva vida como asesino de posibles células cancerígenas, escribieron Lynch y sus colegas.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement