Advertisement

Una competencia de mariachi conecta a jóvenes artistas

Una competencia de mariachi conecta a jóvenes artistas
Josie Borges no habla español, pero su padre le traduce las letras de mariachi para ayudarla a entender su significado (Irfan Khan / Los Angeles Times). (Los Angeles Times)

Josie Borges estaba sentada de cara a una pared mientras, nerviosamente, recorría las escalas para calentar su voz antes de presentarse en la competencia Mariachi Nationals.

La joven de 14 años, residente de Las Vegas, acababa de terminar una semana de talleres en South El Monte High School, estudiando con uno de los mejores del género.

Advertisement

José Hernández -cuatro veces nominado al Grammy y fundador del conocido Mariachi Sol de México y el conjunto profesional femenino Mariachi Reyna de Los Angeles-, comenzó el programa intensivo hace seis años. Los participantes de 2018 incluyeron a 150 chicos y jóvenes entre los cinco y los 30 años, provenientes de ciudades de todo el oeste de Estados Unidos y México.

Después de cuatro días practicando voces e instrumentos -como violín, guitarrón, guitarra y trompeta-, compitieron el sábado 4 de agosto por la oportunidad de tocar con los miembros de Sol de México, el domingo, en la Feria del Condado de Orange. El certamen tenía dos categorías: vocalistas solistas y conjuntos completos.

Advertisement

Los organizadores distribuyeron el orden de las actuaciones. Hubo cinco conjuntos y seis vocalistas. "Voy primero" entre los cantantes, dijo Josie. "Voy a enloquecer".

Mientras esperaba en un cuarto trasero que llegara el turno de los conjuntos, la chica abrió un pequeño espejo y, cuidadosamente, se retocó el lápiz labial rojo. Llevaba una falda de mariachi naranja, chaqueta y botas de charol. Su flequillo era perfectamente recto, ni un pelo fuera de lugar.

Josie se sintió atraída por el mariachi hace tres años, dijo, cuando vio que se ofrecían las clases, además del coro y la orquesta, en su escuela. Ella quería tocar la trompeta, pero también le encantaba cantar. Con mariachi, descubrió que podía hacer ambas cosas. "Acabo de conectarme con la música de mariachi", relató. "La forma en que se expresan cuando cantan es realmente hermosa".

Pero Josie no habla español, y aprender nuevas canciones es un proceso largo. Su padre, de descendencia mexicana, traduce las letras para que la joven pueda entender su significado y le ayuda con la pronunciación, relató. Luego escucha la canción repetidas veces hasta que memoriza cómo suenan las palabras.

Advertisement

El sábado, por sugerencia de su padre, Josie cantó "Qué padre es la vida". Su acento español fue certero.

"¿Catorce años? ¡Guau!", afirmó Hernández mientras la joven salía del escenario y abrazaba a los otros participantes. "Vamos a darle una ronda de aplausos".

Hernández lleva adelante programas similares en otros lugares de Estados Unidos y América Latina a través de su fundación sin fines de lucro, Mariachi Heritage Foundation. Últimamente, afirmó, más jóvenes se están interesando en el tema. "Es una generación completamente nueva", comentó.

Svetlana Kalpakchi, de Ucrania, es una violinista de formación clásica (Irfan Khan / Los Angeles Times).
Svetlana Kalpakchi, de Ucrania, es una violinista de formación clásica (Irfan Khan / Los Angeles Times). (Los Angeles Times)

Durante sus viajes, Hernández ha notado que otros estados tienen programas de mariachi mucho más avanzados que California. El músico maneja nueve programas extracurriculares en Santa Ana, y ha intentado obtener más fondos para que el mariachi sea incluido en el plan de estudios de música. "Esa es una de mis peleas más fuertes", aseguró.

Edgar Cabachuela, de 30 años, decidió competir "por el honor". Hace dos años, quedó segundo en la competencia vocal, donde perdió por dos puntos. Los cantantes son juzgados por cuestiones como la entonación y la interpretación de canciones, y pueden obtener una puntuación máxima de 100.

Cabachuela, de Paramount, creció con música mariachi y canta en un grupo local de norteña. Asistió al programa de Hernández como un desafío personal, dijo, "y para poder acercarse a los mejores mariachis del mundo".

Cuando llegó su turno, Cabachuela, que es ciego, subió al escenario con la ayuda de Josie y otro concursante, y cantó la canción de amor "A los cuatro vientos".

"Quiero llorar, traigo sentimiento

Advertisement

Quiero gritar a los cuatro vientos

Que no soy nadie, que no soy nadie,

Que nada valgo sin tu querer, mujer".

Entre los participantes, mayoritariamente latinos, sobresalió Svetlana Kalpakchi. La violinista de 27 años, de Ucrania y con formación clásica, se adentró en la música mariachi hace cuatro años, mientras cursaba su maestría en dirección. Ahora trabaja como directora de orquesta y como directora del Mariachi Las Águilas en Eastern Washington University, cerca de Spokane.

Para ella, el mariachi tiene funciones armónicas y una estructura similar a la música tradicional ucraniana. Encajar en el mundo del mariachi no fue difícil, comentó. "Es un entorno de conexión donde no importa de dónde vienes, siempre y cuando estés a la altura del arte", aseguró.

Al final del evento, los jueces anunciaron que Jizelle Rodríguez, de 15 años y residente de Texas, había ganado la competencia vocal, y el Mariachi Nuevo Amanecer de Huntington Park, se había alzado como conjunto.

Entre los otros competidores, no hubo lágrimas.

Una joven se acercó a Josie y la abrazó con fuerza. "¿Estás contenta?", le preguntó.

Josie respondió con calma: "Sí", dijo sonriendo. "¿Cómo no iba a estarlo?".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement