Anuncio
Share
California

1 de cada 4 estudiantes universitarias dijeron que fueron agredidas sexualmente en el campus. En USC, es casi 1 de cada 3

College sexual assault bar graph
Una de cada cuatro estudiantes universitarias en las principales universidades dice que han sido agredidas sexualmente.
(Assn. of American Universities)

La encuesta de 181.752 estudiantes se llevó a cabo en 33 universidades incluyendo Yale, Harvard, Stanford, Caltech, Northwestern y la Universidad de Oregon.

Según una encuesta nacional publicada el martes, una de cada cuatro estudiantes universitarias en los principales campus de todo el país dice que han sido agredidas sexualmente por la fuerza o porque fueron desmayadas, dormidas o incapacitadas por el alcohol o las drogas y no pudieron dar su consentimiento.

Tres universidades de California participaron en la encuesta de 181.752 estudiantes realizada por la Asociación de American Universities, una organización de las 62 universidades de investigación públicas y privadas más importantes del país. USC reportó números más altos que el promedio nacional, con el 31% de las estudiantes universitarias diciendo que fueron agredidas sexualmente en algún momento durante sus años universitarios. La tasa fue del 23.8% en Stanford y del 14.3% en Caltech.

La Universidad de California realiza su propia encuesta de conducta sexual inapropiada y no se unió al esfuerzo de la AAU.

La Universidad de California fue golpeada por una demanda colectiva en la que se alegaba la denegación del debido proceso legal, un mes después de que se presentara una demanda similar contra el sistema universitario del Estado de California

La encuesta realizada por AAU y Westat, una firma líder de investigación en ciencias sociales, representa el mayor esfuerzo de la nación para examinar la agresión sexual universitaria y amplía su estudio innovador inicial de 2015. El sondeo, que recibió una tasa de respuesta del 21.9%, se realizó en la primavera en 33 campus públicos y privados, incluidos Yale, Harvard, Rice, Northwestern y la Universidad de Oregon.

Anuncio

Entre otras cosas, examinó la prevalencia del contacto sexual no consensual (penetración y contacto) junto con el acoso sexual y otras conductas indebidas.

Desde que el gobierno de Obama comenzó a tomar medidas enérgicas contra la conducta sexual inapropiada en la universidad en 2011, las universidades de todo el país se han esforzado por mejorar la educación, la capacitación y el apoyo a las víctimas. A pesar de la atención, la encuesta encontró que los informes de agresión sexual habían aumentado ligeramente, un 3% entre las mujeres de pregrado. La gran mayoría de los casos involucraron alcohol.

Además, casi dos tercios de los estudiantes carecían de conocimientos básicos sobre la agresión sexual, incluida la forma de definirlo y dónde obtener ayuda.

Anuncio

“Los resultados son causa de esperanza y preocupación continua”, dijo la presidenta de la AAU, Mary Sue Coleman, en un comunicado. Pero agregó que el esfuerzo a gran escala fue “un testimonio del compromiso que las principales universidades de investigación de Estados Unidos tienen para combatir estos problemas y mejorar el clima del campus en torno a estos temas”.

La encuesta de AAU encontró que las experiencias de los estudiantes con la conducta sexual inapropiada variaron ampliamente según la universidad, el programa y el género. En general, el 13% de los alumnos encuestados dijeron que habían sido víctimas de contacto sexual sin consentimiento.

La financiación representa una notable colaboración entre los miembros de la junta directiva Nick Melvoin, un aliado de la Carta, y Jackie Goldberg, un crítico de la Carta.

Las mujeres de pregrado informaron la prevalencia más alta de agresión sexual: 25.9% en comparación con el 9.7% de las estudiantes de posgrado o profesionales, y 6.8% para los hombres de pregrado.

Entre los estudiantes de pregrado que se identificaron como TGQN: transgénero, no binario / género, preguntas de género o que no mencionaron un género, el 22.8% dijo que habían sido víctimas de agresión sexual.

Además, los estudiantes universitarios TGQN informaron la tasa más alta de acoso sexual: comportamiento definido como actos con connotaciones sexuales que interfieren con el rendimiento académico o profesional, la participación limitada en un programa académico o crean un ambiente intimidante u hostil. La tasa de alumnos que experimentaron un comportamiento de acoso y dijo que creó un ambiente hostil fue 46.3% para los estudiantes TGQN, 31.3% para las mujeres de pregrado y 18.9% para todos los alumnos.

Por el lado positivo, la encuesta encontró que el conocimiento de los estudiantes sobre la agresión sexual, aunque todavía bajo, había aumentado significativamente en los últimos cuatro años. Pero la mayoría aún no informa incidentes ni utiliza recursos universitarios para obtener apoyo. Las víctimas de asalto sexual dijeron a los investigadores que no informaron sus experiencias a las autoridades del campus porque pensaban que podían manejarlo ellos mismos, no lo consideraron serio o estaban avergonzadas o avergonzados.

En USC, Sarah Van Orman, vicerrectora asociada de salud estudiantil, dijo que no podía decir si los números más altos de su escuela estaban vinculados a acusaciones masivas de agresión sexual por parte de George Tyndall, un ex ginecólogo del campus.

Anuncio

Ella dijo que le preocupaba que el conocimiento sobre la agresión sexual disminuyera desde 2015, en contraste con las tendencias nacionales. Además, las mujeres de pregrado de USC reportaron mucha menos confianza en que la universidad tomaría en serio sus informes que sus pares en otros campus encuestados, 38.6% en comparación con 53%.

“Lo que esto nos dice es que tenemos más trabajo por hacer en este campus”, dijo Van Orman, quien es médico. “No hemos mostrado el tipo de acciones en los últimos cuatro años que me hubiera gustado ver”.

Pero dijo que le alegraba que el porcentaje de mujeres de pregrado que buscaban ayuda en el campus se había más que duplicado, del 14.5% en 2015 al 32.8% en 2019. Además, muchos más estudiantes de USC reportaron agresión sexual, más del doble del 13.9% a 31.5% durante ese mismo período de tiempo.

Van Orman dijo que la universidad había lanzado recientemente varios nuevos esfuerzos para protegerse contra la conducta sexual inapropiada. En los últimos seis meses, USC ha contratado a cuatro miembros del personal a tiempo completo y cuatro estudiantes, trabajando a tiempo parcial, para enfocarse exclusivamente en la educación y capacitación en la prevención. La universidad también está en el proceso de contratar a cuatro personas como defensores confidenciales, disponibles 24/7 para brindar apoyo emocional y logístico a las víctimas.

USC también está implementando su primera capacitación obligatoria en persona para todos los estudiantes universitarios nuevos que ingresan por primera vez con consentimiento afirmativo, que ahora es requerido por ley para cada acto sexual. Aunque la universidad ya requiere capacitación en línea sobre conducta sexual inapropiada para todos los alumnos durante el proceso de inscripción, Van Orman dijo que el programa en persona ayudaría a construir sobre ese conocimiento.

Además, USC está ampliando un programa de capacitación voluntaria para líderes estudiantiles en intervención, que alienta a aquellos que presencian situaciones que podrían conducir a una agresión sexual a intervenir. La encuesta encontró que tres cuartos de los alumnos de USC que presenciaron tales situaciones intervinieron, un porcentaje mucho mayor que el promedio nacional de 45.1%.

“Sabemos que la prevención es más efectiva con dosis múltiples”, dijo Van Orman.

En una carta dirigida a la comunidad del campus el martes, la Rector de Stanford Persis S. Drell dijo que estaba “profundamente preocupada” por los resultados de la encuesta. Después de las mujeres de pregrado, los estudiantes TGQN reportaron la segunda tasa más alta de agresión sexual, 21.7%. Esos alumnos también reportaron la tasa más alta de acoso sexual con un 55%.

Anuncio

La falta de confianza entre los estudiantes de Stanford de que los funcionarios de la universidad manejarían adecuadamente las quejas de conducta sexual inapropiada es “preocupante”, aseveró Drell. Si bien casi la mitad de las mujeres universitarias encuestadas dijeron que creían que las autoridades tratarían esos informes con seriedad, sólo el 29% confiaba en que Stanford realizaría una investigación justa. Los estudiantes TGQN se mostraron aún más escépticos, y el 19% creía en una investigación justa.

Drell dijo que Stanford lanzaría un nuevo sitio web de apoyo dirigido a los estudiantes TGQN para proporcionarles recursos y educación para el profesorado y el personal sobre sus necesidades. También anunció que YWCA de Silicon Valley ofrecería un coordinador comunitario en Stanford para brindar a los miembros del campus una vía alternativa de ayuda fuera de la universidad.

“La prevalencia de la violencia sexual en nuestro campus es un problema que no puede ser resuelto por una persona, un grupo o una oficina”, dijo Drell, y agregó que el compromiso de toda la comunidad de Stanford es necesario para cambiar la cultura.

Los estudiantes de Caltech informaron problemas de conducta sexual inapropiada a tasas más bajas que el promedio nacional. En general, el 5.7% de los alumnos dijeron que fueron agredidos sexualmente por la fuerza o porque no pudieron consentir, incluyendo el 14.3% de las mujeres de pregrado, el 3.1% de los hombres de pregrado, el 7.8% de las mujeres graduadas o profesionales, el 2.2% de los hombres de posgrado y el 11.5% de estudiantes TGQN.

El 46.4% de los estudiantes TGQN sufrió acoso sexual, el 29.5% de las mujeres graduadas o profesionales, el 26.6% de las mujeres de pregrado, el 11.3% de los hombres de pregrado y el 8.4% de los hombres de posgrado.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio