Anuncio
Share
California

Columna: A punto de convertirse en profesores, les preocupa como pagarán el alquiler

Student teacher Keiri Ramirez
Keiri Ramírez, una estudiante de Cal State Northridge, enseña matemáticas a estudiantes de segundo año en Northridge Academy High School, donde es maestra.
(Dania Maxwell / Los Angeles Times)

“Así que lo que vamos a hacer ahora es etiquetar nuestros triángulos”, dijo la estudiante y profesora Keiri Ramírez a su clase en la Academia de Secundaria Northridge. “A primo, B primo y C primo”.

Ramírez, inspirada por su maestra de secundaria en Huntington Park, está a punto de graduarse en Cal State Northridge y convertirse en maestra del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles, donde el salario inicial es de unos 53.000 dólares. Tiene un talento natural en la clase, con una gran sonrisa fácil y muchas palabras de aliento mientras guía a 23 estudiantes a través de un ejercicio de triángulos.

Pero Ramírez, de 23 años, sabe lo que se avecina en una región donde los costos de la vivienda se han disparado mientras que los salarios de los maestros se mantienen bastante bajos. Cuando obtuvo su título de matemáticas un año antes de empezar a enseñar, pensó en tomar un trabajo en el Laboratorio de Propulsión a Chorro, y en mudarse a una zona menos costosa.

Pero Los Ángeles es su hogar y le encanta enseñar, así que va a hacer que funcione. En este momento comparte un apartamento de dos habitaciones con tres compañeros, dos de los cuales van a enseñar como ella.

Anuncio

“Tres de los cuatro nos graduamos en mayo y el plan es vivir juntos durante uno o dos años más, hasta que nos instalemos”, dijo, y entonces verán si pueden permitirse tener sus propios lugares.

Están haciendo una contribución tan importante a nuestra sociedad, sin embargo, no los valoramos en términos de cómo se les paga.
Decano Shari Tarver-Behring Departamento de Educación de CSUN

Es la paradoja de California. Hay tanta riqueza y demanda de viviendas, que los precios han subido mucho y han puesto aún más presión financiera en las mismas personas que ayudan a impulsar el motor económico.

Esa fuerte economía está sacando a los estudiantes fuera de la enseñanza y hacia campos más lucrativos, dijo la decana del departamento de educación de CSUN, Shari Tarver-Behring, quien ha visto una fuerte caída en el número de candidatos a maestros.

Anuncio

“A nivel nacional y estatal ha habido un descenso”, dijo Tarver-Behring. “Están haciendo una contribución tan importante a nuestra sociedad, y aún así no los valoramos en términos salariales”.

Mientras yo visitaba las clases de educación en CSUN con Tarver-Behring, ella agradeció a los estudiantes por comprometerse con una profesión noble. Algunos de ellos, señaló, son personas a mitad de carrera que decidieron que educar a otros podría ser más satisfactorio que vivir bien.

Lynne Johnson me dijo que dejó la industria de los seguros después de 25 años porque era poco más que un trabajo. La enseñanza, dijo, es un compromiso con la justicia social.

Teacher salaries
Los materiales de enseñanza de Keiri Ramírez se encuentran en un escritorio durante su clase de matemáticas para alumnos de 10º grado en la escuela secundaria Northridge Academy el 6 de febrero de 2020, en Los Ángeles, California.
(Dania Maxwell/Los Angeles Times)

“Tienes 36 niños en clase y eso es mucha influencia, puedes hacer que sus vidas sean mejores”, dijo Johnson. Como estudiante de magisterio, ya ha experimentado la emoción de que los alumnos la consideren su maestra favorita. “Un estudiante vino a almorzar conmigo hoy”.

Gregory Winley dijo que no se trata de dinero, sino de hacer lo que te gusta, y quiere ser profesor de inglés.

Chase Stauffer, otro profesor de inglés en ciernes, dijo que nadie debería sorprenderse de que la enseñanza no esté bien compensada.

“Es por diseño”, dijo. “El neoliberalismo es la desviación de fondos de programas públicos a fondos privados. Los Ángeles tiene más millonarios que cualquier otra ciudad, sin embargo, nos dicen constantemente que no hay dinero para la educación. ...Yo quería hacer algo que fuera público, ser parte de la educación pública, estar en un sindicato porque creo en eso. Estamos fracturados y atomizados como sociedad, y la única manera de que las cosas mejoren es si la gente buena e inteligente... decide que es hora de buscar un sentido a la vida más allá del auto enriquecimiento”.

Anuncio

Le dije que admiraba su compromiso, pero me preguntaba cómo piensa pagar sus cuentas. Resulta que tiene un buen sentido del humor junto con toda esa pasión.

“No tengo ni idea”, dijo.

Sueldos de los maestros

Shireen Pavri, decana del departamento de educación de Cal State Long Beach, dijo que muchos de sus graduados tradicionalmente han ido directamente a trabajar en el Long Beach Unified. Pero debido al costo de los bienes raíces en la costa, algunos se están acomodando con varios compañeros de cuarto, manejando largas distancias o mudándose a áreas del interior con viviendas más baratas, como Bakersfield o San Bernardino, donde una renta más baja hace más fácil reducir la deuda de los préstamos estudiantiles.

“Como estado y ciudadanos, tenemos que preguntarnos cómo apoyamos mejor en esta profesión”, dijo Pavri, quien señaló que en una carrera de 30 años un maestro puede tener un impacto en miles de vidas jóvenes. “Es la profesión sobre la que se construyen todas las demás. Establece los cimientos para que tengan éxito más adelante en la vida”.

La buena noticia es que debido a la escasez, los empleos son abundantes, incluso si el cheque de pago no lo es. Y muchos trabajos de enseñanza tienen grandes beneficios, así como oportunidades de ganar dinero extra enseñando en clases de verano, entrenando equipos o dirigiendo clubes.

Gané más dinero en un momento dado sirviendo mesas que lo que probablemente ganaré como profesor de primer año
Barnaby Williams

CSUN pronto enviará unos 300 nuevos profesores a Los Angeles Unified School, que contrata a unos 1.500 instructores al año en promedio para reemplazar a los jubilados. Y una escasez estatal prevista de hasta 100.000 maestros en la próxima década hace que la seguridad laboral parezca una buena apuesta.

Anuncio

Salarios más altos ayudarían a reducir la escasez, así como la renuncia a los trámites burocráticos y los precios de las credenciales, que llegan hasta los 1.100 dólares.

En el LAUSD, el superintendente Austin Beutner está explorando la posibilidad de construir viviendas para maestros, conserjes, trabajadores de cafetería y otros empleados en los campus que tienen un área de terreno subutilizada. El distrito escolar no pondría dinero, me dijo Beutner, pero si los promotores privados y sin ánimo de lucro consiguen terrenos gratis para construir, las viviendas serán más baratas.

Me envió un mapa que muestra donde viven los empleados de LAUSD, y un número impactante de ellos están tan lejos como Riverside, San Bernardino, Ventura y más allá. El tiempo de viaje, según los datos del distrito, llega a dos horas y más en cada dirección.

Si 30 a 50 campus de LAUSD pueden acomodar unas 50 unidades de vivienda cada uno, dijo Beutner, “puedes empezar a hacer una contribución significativa”. Es un gran servicio a la comunidad y es igualmente importante para nosotros atraer y retener buenos empleados”.

En CSUN, encontré estudiantes graduados que tienen la intención de vivir con sus padres, otros que viven con cónyuges que trabajan y estarán bien financieramente, algunos más que consideran una mudanza fuera del área, y otros que cuestionan su decisión de ser profesores.

“Gané más dinero en un momento dado sirviendo mesas que lo que probablemente ganaré como profesor de primer año”, señaló Barnaby Williams, que solía trabajar en una fábrica de pasteles de queso. Dijo que vive con su novia quien es maestra, pero si en algún momento no están juntos, sospecha que dejará el área para enseñar o tal vez encontrar algo más que hacer para vivir.

Los estudiantes están familiarizados con lo que se conoce como agotamiento de primer año, un fenómeno en el que el idealismo se enfrenta a las realidades de la burocracia, la política escolar, la escasez de recursos, las demandas de los padres y los desafíos de los estudiantes.

Sean Saenz dijo que trabaja como editor de video y que podría hacerlo a tiempo completo si no consigue un buen trabajo de profesor en un área donde pueda permitirse vivir. Señaló que, como estudiante de magisterio y sustituto, ha observado a los maestros, incluso a los que están en la parte alta de la escala salarial, hacer malabares con el entrenamiento y los clubes, enseñar los fines de semana y los veranos, sólo para salir adelante.

Expuso como ejemplo a un profesor en particular, del cual dijo que “está agotado”. Y aún así, señaló Saenz, ese profesor es tan apasionado por la enseñanza como cualquiera que haya conocido.

Keiri Ramírez está más allá de lo que se pueda imaginar. Está preparada para ser profesora.

Idealmente, le encantaría ser dueña de una casa. Pero si ella y su novio se casan y ambos enseñan, todo lo que pueden pagar es un apartamento de una habitación, dijo, eso estará bien.

“Vamos con lo que nuestros corazones quieren. No prestamos atención a los números”, dijo Ramírez.

La idea de sentarse frente a una computadora en una oficina, en lugar de pararse frente a una clase, fue suficiente para mantenerla en el camino para obtener su credencial.

“Yo era estudiante en LAUSD y de donde yo venía, la mayoría eran latinos y negros y sentía que no veía muchas mujeres en el campo de las matemáticas”, dijo Ramírez. “Así que en mi último año de secundaria sabía que quería ser ese modelo para alguien”.

Mientras dirigía la clase en la Academia de Northridge, una estudiante llamada Ashley Chacón me susurró que le gusta la señorita Ramírez como profesora. Es fácil relacionarse con ella, dijo, porque no hay mucha diferencia de edad.

Le pregunté a Chacón qué carrera le interesa.

Dijo que cree que quiere ser maestra.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio