Anuncio
Share
California

Columna: La infernal experiencia de conseguir tu ‘identificación real’ en el DMV

DMV office in Los Angeles
La línea se extiende fuera de la oficina del centro de Los Ángeles DMV.
(Christopher Reynolds / Los Angeles Times)

La línea se extendía por la puerta, a través del frente del edificio y a la vuelta de la esquina, como una serpiente entrando en uno de los círculos del infierno.

Llegué a la oficina del DMV de Glendale a las 12:54 p.m. para obtener mi identificación real, un documento que todos debemos tener porque aparentemente llevamos una identificación falsa.

No sé por qué me molesté en anotar la hora. ¿Qué sentido tiene? El tiempo se estanca en el DMV. El planeta deja de girar. Sabes de antemano que estás entrando en un túnel del tiempo.

El DMV siempre ha sufrido una enfermedad incurable. Los procedimientos simples tienen complicaciones épicas. Las computadoras se congelan. La red se cae. Los nuevos directores entran con confianza y se van avergonzados, golpeados por la maldición. El gobernador Gavin Newsom pidió al empresario tecnológico Steve Gordon que se hiciera cargo el verano pasado, y en un momento de debilidad, Gordon dijo que sí.

Anuncio

Rece por él.

Cuando me mudé a una nueva casa hace tres años, solicité por Internet una licencia con mi nueva dirección. No hubo respuesta. Así que lo intenté por correo. Nada. Finalmente, cuando solicité la renovación de mi licencia el verano pasado, alguien despertó y me envió una nueva. Fue entonces cuando me di cuenta de que tendría que reemplazarla pronto para cumplir con la identificación real.

Para sorpresa de nadie, la carga añadida de registrar a millones de conductores de California para el cambio a la identificación real no va bien, como informó Patrick McGreevy. Sólo un cuarto de los 27 millones de conductores del estado han hecho el canje, y el DMV tiene que procesar de alguna manera muchos millones más para el 1 de octubre. Para ser justos con California, otros estados también están muy atrasados.

La necesidad ha resultado en pesadillas para los visitantes del DMV, requieran o no una identificación real. Mi amigo y colega Chris Reynolds acaba de escribir sobre tres agonizantes viajes a la oficina del DMV de L.A. para que su hija realizara el examen del permiso de conducir. Sí, hizo tres viajes. En la oficina llena de gente, se sentaron en el suelo y esperaron horas, sólo para ser enviados a casa cuando las computadoras se estropearon.

Anuncio

Cuando fui al sitio web de DMV para hacer una cita el lunes, no pude conseguirla. El sitio web seguía diciéndome que no había citas disponibles en los próximos meses, aunque algunas personas me habían dicho que podían hacerlas fácilmente.

Su segunda opción, que el DMV ha recomendado, es simplemente pasar a una oficina cercana a usted sin cita. Se puede comprobar los tiempos de espera en el sitio web de la agencia, y cuando lo hice, varios mostraban un tiempo de espera de 1 hora y 40 minutos. No, gracias. Pero la oficina de Glendale decía que el tiempo de espera era sólo de 41 minutos, así que me puse en marcha.

No estaba seguro de querer una licencia de identificación real, y no estoy convencido de que la necesitemos. El mandato federal, una ley del Congreso que se remonta a 2005, fue una respuesta a los temores de terrorismo global. Su objetivo es proporcionar capas adicionales de seguridad en cuanto a la situación legal, pero hay una sensación de estado policial en todo el asunto. Muéstrenos sus papeles, por favor. Y manténgalos con usted en todo momento.

A partir de octubre, no se aceptará una licencia de conducir regular para abordar los vuelos nacionales. Aunque podrá volar si enseña su pasaporte, pero vamos, ¿necesita un pasaporte para volar de Burbank a Oakland?

Afuera de la oficina de Glendale, al menos dos docenas de personas estaban frente a mí en una fila que se movía tan lentamente que nos pasaban las orugas.

Tardé 40 minutos en llegar a la puerta principal, y una vez dentro, me sentí destrozado al darme cuenta de que mi destino aún se encontraba muy lejos. Sólo estaba en el purgatorio. El infierno estaba a otros 50 pies y 30 minutos de distancia.

La mujer detrás de mí estornudó, el bebé delante de mí lloró, y yo también quise hacerlo cuando me di cuenta de que esta era sólo la fila para conseguir un número con el cual debíamos esperar en otra fila.

Pude ver a los graduados adelante de mi fila, unos 70 de ellos, sentados sombríamente en un área de espera aguardando que llamaran sus números. Parecía que sus perros acababan de morir, o que estaban en las entrañas de un barco que esperaban que se hundiera. Cualquier cosa para terminar con la miserable espera.

Anuncio

Sabía que no tenía tiempo para esperar, ni tampoco todos los voluminosos documentos requeridos. Así que me indicaron que siguiera adelante y llenara una solicitud para mi identificación real y volviera más tarde. Dije que estaba bien, pero para ser honesto, había pensando en mudarme a Canadá.

Ben Evered y su hermano Kris me dijeron que habían esperado dos horas sólo para saber que no podrían conseguir las tarjetas de identificación real que habían ido a solicitar. Sus licencias de conducir fueron hurtadas en un robo de auto, así que llevaron pasaportes y otros documentos, pero les dijeron que sólo calificarían para las licencias regulares.

“Todo es un poco confuso”, dijo Ben, que no entendía cómo podía calificar para un pasaporte pero no para una licencia de conducir con identificación real. “Es kafkiano”.

El martes por la mañana, un día después de no encontrar ninguna cita en el DMV, de repente las citas estaban disponibles en varios lugares. Supongo que el último fallo informático se había resuelto. Pero quería intentar entrar en otra oficina sin cita, así que revisé el sitio del DMV para ver qué documentos se requerirían.

La primera es la prueba de identidad, y no, su licencia de conducir actual y válida, no es aceptable.

Llamando al Sr. Kafka.

Un certificado de nacimiento o pasaporte será suficiente, así como otros documentos.

Luego necesita una tarjeta de la Seguridad Social, un talón de pago con su número de Seguridad Social o un W-2.

Anuncio

Necesita además dos pruebas de residencia, que pueden incluir un contrato de alquiler, una declaración de impuestos o una factura de servicios públicos.

Para mucha gente, estos documentos pueden ser difíciles de producir, copiar o imprimir, y para otros es un gran inconveniente tomarse un día libre en el trabajo o la escuela para armar todo el paquete y pasar por el filtro del DMV.

¿No hay una forma mejor? Y con la piratería informática tan común, ¿realmente queremos entregar nuestros impuestos, talones de pago, facturas de servicios públicos y otros documentos personales a una agencia con un historial de averías informáticas y escandalosa incompetencia?

Llegué a la oficina del DMV de Lincoln Heights a las 10:25 de la mañana del martes. La fila de afuera no era tan larga como la de Glendale. Pasé por las primeras etapas del proceso en una media hora más o menos. Mientras esperaba para saltar al siguiente obstáculo, hablé con Kenny Sylvain, un organizador sindical que dijo que no quería tener que llevar su pasaporte en cada vuelo doméstico, así que optó por la identificación real.

Javier Covarrubias y su esposa, Delia, tenían un día libre en su trabajo - él es carnicero y ella gerente de una tienda de alimentos - así que decidieron pasar la tarde tratando de conseguir el Real ID. Javier dijo que pensaba que el Real ID era “un movimiento hacia la privación del derecho de voto”, sugiriendo que el hecho de tener que presentar tantos documentos le recordaba a los estados que utilizan tales tácticas para suprimir ese derecho.

Javier me dijo que durante los últimos años, ha llevado su pasaporte con él como una cuestión de rutina. Nunca se sabe cuándo te puede detener el ICE, señaló, sólo por tu aspecto.

Me llevó una hora y 15 minutos completar mi solicitud, y me dijeron que mi identificación real llegará por correo en un par de semanas.

Por cierto, costó 30 dólares. Multiplica eso por millones de conductores que pronto estarán en la fila, no es un mal negocio.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio