Anuncio

Rituales por el coronavirus: Hay gente que le aúlla a la Luna

La familia Smart - Shay, Samantha, Cameron y Charity - participan en el "Aullido a la Luna" nocturno a las 8 en punto en Mill Valley, California.
La familia Smart - Shay, Samantha, Cameron y Charity - participan en el “Aullido a la Luna” nocturno a las 8 en punto en Mill Valley, California.
(Scott Strazzante / San Francisco Chronicle)

En Mill Valley, la gente aúlla para expresar su apoyo a los trabajadores de primera línea - y para la liberación emocional

Comenzó con los italianos cantando desde sus balcones. En España, la gente golpeaba ollas y sartenes.

Pero los residentes de esta frondosa aldea al norte del puente Golden Gate han encontrado su propia forma de expresar su gratitud a los médicos y enfermeras en la primera línea de la pandemia COVID-19. También les da un poco de alivio a sus preocupaciones y frustraciones sobre la actual situación del planeta.

Aúllan.

“Es prácticamente silencioso durante 23 horas y 55 minutos al día”, dijo Amy Kalish, una artista que vive en las hermosas y tranquilas colinas del Monte Tamalpais. Pero durante cinco minutos, a partir de las 8 de la noche, señaló, “salimos con nuestro hijo de 14 años y nuestro perro y nos soltamos aullando”.

Anuncio

El sonido de sus vecinos aullando al unísono se extiende por los cañones y valles. “Es un hermoso, conectado, sentimiento catártico”, dijo Kalish. “Sabemos que no estamos solos”.

×

Mill Valley residents have come up with their own way of expressing gratitude for doctors and nurses on the front lines of the COVID-19 pandemic: They “howl at the moon” each night.

El “Aullido de Mill Valley”, como se ha llegado a conocer, fue iniciado por un consultor de energía renovable retirado llamado Hugh Kuhn. Se inspiró en la campaña de medios sociales #SolidaridadAt8, que anima a la gente de Delhi a Nueva York a salir al aire libre a la misma hora cada noche y animar a los trabajadores médicos que luchan contra el coronavirus.

En su patio trasero, una noche a la semana en el encierro estatal, Kuhn tomó la idea de los coyotes que a menudo se pueden escuchar aullando durante la noche en el condado de Marin. Aulló junto con su mezcla de Doberman, Mina, y algunos pavos salvajes posados en un árbol cercano.

Anuncio

“Alguien respondió con otro aullido”, dijo. Así que al día siguiente publicó algo en la plataforma de medios sociales de la comunidad NextDoor, y nació un movimiento.

El ritual se extendió rápidamente a los pueblos vecinos del condado de Marin, y en los últimos días, hasta Idaho, Indiana e incluso Canadá. Docenas de personas han publicado videos de ellos mismos y sus mascotas aullando. Un profesor sustituto escribió una canción llamada ‘Start Howlin’. Alguien en Nueva York incluso escribió un poema sobre el aullido que tituló ‘Los coyotes de Mill Valley’.

Algunos traen kazoos, silbatos, ukeleles e incluso el saxo ocasional. Pero la mayoría de la gente usa sus propias voces.

“Hay algo en la esencia de la gente que el toca aullido”, dijo Kuhn, quien cree que en esta época de crisis global, con las personas aisladas todo el día en sus casas, aprecian tener cinco minutos cada noche para desahogarse. “Es conmovedor”, apuntó.

Anuncio

No todos aprecian el Aullido. "¡¿Por qué no le preguntas a la vida silvestre cómo se sienten con todo este estúpido aullido?!” preguntó Dianne Featherston.

Ella y otros se han quejado de que el ruido nocturno ha asustado a sus mascotas y ha mantenido despiertos a los niños pequeños. Y algunos aulladores demasiado entusiastas fueron regañados en NextDoor por usar el aullido como ocasión para encender fogatas.

“Mi vecino incluso escuchó a algunos jóvenes alardeando de tener ‘fiestas de aullidos’. Demasiado para el distanciamiento social”, consideró Featherston.

Anuncio

Algunos detractores han sugerido que sería mejor cantar juntos, según el modelo italiano.

“Eso estaría bien si todos pudiéramos seguir una melodía”, consideró Paula Neff, quien dice que sus hijos de 6 y 7 años, Caden y Drew - que como todos los demás niños en California ahora pasan sus días fuera de la escuela y los amigos - esperan con interés las 8 p.m., cuando pueden salir y aullar junto con el resto de su cuadra.

Joyce Anastasia, quien se describió a sí misma como una “consultora de liderazgo transformacional”, dijo que el aullido era “una oportunidad para que la gente libere de una manera muy saludable todas las emociones reprimidas que están sintiendo y reconozca que todos estamos juntos en esto”.

Varios personas que pertenecen a los equipos de emergencia, han publicado también mensajes de agradecimiento: “El estrés que tengo es muy fuerte”, escribió Tawnya Napoli, enfermera de UCI en el Centro Médico de UC San Francisco, en un post en NextDoor, añadiendo que se ahogó en llanto cuando llegó a casa de su turno hace unas noches y escuchó a todo su pueblo gritando su agradecimiento.

Anuncio

Otros encuentran que el Aullido ha tocado algo en ellos que trasciende la crisis actual. “Antes sentía que Mill Valley no era mi tribu”, publicó Max Pollak. “Entonces esto comenzó y me siento como en casa”.

En estos tiempos digitales, dijo Kuhn, “a menudo no nos conectamos con la gente que vive a tres casas de nosotros”.

No se atreve a imaginar cuánto tiempo durará esta nueva costumbre. “Pero si evita que algunos se vuelvan locos, valdrá la pena”, aseguró.

“Son sólo cinco minutos. Luego todo el mundo vuelve a sus casas y se refugia durante otras 24 horas”.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio