Anuncio
Share
California

Indígenas mexicanos y guatemaltecos no tienen acceso a información vital en California sobre la pandemia

Janet Martinez, left, with CIELO, talks with Luis Gabriel, 17, from Ecatepec de Morelos, Mexico, while giving him a relief check in Los Angeles.
Janet Martínez, a la izquierda, con CIELO, habla con Luis Gabriel, de 17 años, de Ecatepec de Morelos, México, mientras le da un cheque de ayuda en Los Ángeles.
(Genaro Molina / Los Angeles Times)

Los activistas que hablan lenguas indígenas se esfuerzan por mantener informadas a las comunidades indígenas mexicanas y centroamericanas sobre la pandemia de coronavirus.

Juan Luis, quien se mudó a Los Ángeles desde un pequeño pueblo en Oaxaca y habla principalmente la lengua indígena zapoteca, sabía que le faltaba información sobre la pandemia que estaba cambiando la vida a su alrededor.

En marzo, el joven de 24 años no entendió completamente por qué la gente en la calle llevaba mascarillas. Vio noticias en la televisión en su trabajo y en la lavandería sobre el coronavirus que se propagaba por todo el mundo, pero los subtítulos en español cambiaban demasiado rápido.

Un día, Luis descubrió un video en las redes sociales que usaba ilustraciones para explicar en zapoteco qué era el coronavirus y cómo las personas deben lavarse las manos con frecuencia, no tocarse la cara y mantenerse a distancia de los demás.

Dio en el blanco. Dos días después, Luis compró tres mascarillas de un vendedor ambulante. Comenzó a limpiarse las manos con más frecuencia y a limpiar la manija de la puerta de su casa. Compartió el video de un minuto de duración con su compañera de casa que también habla zapoteco, quien inmediatamente se preocupó por lo que sucedería con su hija si se enfermaba.

Anuncio

“No sabía qué tan grave era”, dijo Luis, quien llegó a Los Ángeles hace cinco años y vive en Koreatown. “Me di cuenta de la gravedad de lo que estaba sucediendo”.

El video fue producido por CIELO, una organización indígena local cuyos líderes se encuentran entre los activistas de todo el estado que trabajan para mantener informadas a las comunidades indígenas mexicanas y centroamericanas sobre la pandemia. Los activistas se han comunicado a través de llamadas telefónicas y videos educativos, y transmitido información en estaciones de radio en idiomas nativos.

No existe un recuento completo del censo sobre la cantidad de indígenas de México y Guatemala que viven en Los Ángeles, muchos de los cuales trabajan en empleos del sector de servicios de bajos salarios. Sus lenguas pueden ser tan diferentes del español como el chino del inglés, y pueden contener docenas de variantes. La ciudad es el hogar de mexicanos que hablan zapoteco, mixteco y triqui, así como de mayas guatemaltecos que hablan k’iche ‘y Q’anjob’al. Muchos solo tienen una comprensión básica del español.

Anuncio

“Estamos en todas partes y la gente no lo sabe”, dijo la cofundadora de CIELO, Odilia Romero. “Dicen que la industria alimentaria es toda latina, los ayudantes son todos latinos. Muchos de los ayudantes de autobús, gran parte del equipo de limpieza, son de origen indígena, y es crucial que tengan toda esa información, cómo protegerse, cómo acceder a los recursos, en sus idiomas ".

Odilia Romero, left, and Janet Martinez, with CIELO, prepare to drop off relief checks to indigenous people from Mexico and Guatemala in Los Angeles who have lost employment due to the coronavirus.
Odilia Romero, a la izquierda, y Janet Martínez, con CIELO, se preparan para entregar cheques de socorro a los indígenas de México y Guatemala en Los Ángeles que han perdido empleo debido al coronavirus.
(Genaro Molina / Los Angeles Times)

En las zonas rurales del estado, muchos inmigrantes indígenas laboran como trabajadores agrícolas. El Proyecto de Organización Comunitaria Mixteco / Indigena, un grupo que ayuda a las familias de trabajadores agrícolas indígenas en los condados de Santa Bárbara y Ventura, ha estado transmitiendo advertencias sobre el virus y el aumento de precios en lenguas como el mixteco, zapoteco y purepecha en su estación de radio, Radio Indigena 94.1 FM.

El director ejecutivo Arcenio López dijo que es fundamental que la información llegue a los trabajadores agrícolas, quienes enfrentan desafíos con el distanciamiento social. Con frecuencia tienen que compartir viajes al trabajo, y las familias a menudo viven juntas en la misma unidad de vivienda.

Anuncio

“Existe esta preocupación, ¿estas personas realmente entienden, hay una falta de información precisa en su idioma?”, dijo.

Más al norte, la KBBF-FM, una estación de radio de servicio público multilingüe en Santa Rosa que sirve a los trabajadores agrícolas latinos e indígenas, ha estado transmitiendo información en mixteco y triqui.

Rafael Vázquez, un voluntario de la estación de radio y profesor en Santa Rosa Junior College, es un invitado habitual en un programa con un locutor que habla mixteco. Recientemente recibieron una llamada de un trabajador agrícola que dijo que un empleador no había proporcionado suficientes vasos de papel junto a los contenedores de agua, lo que obligó a los trabajadores a compartir sin la distancia adecuada para permitir el distanciamiento social.

Vázquez y el locutor explicaron que los trabajadores agrícolas deberían transmitir sus inquietudes a los grupos de ayuda legal como la Asistencia Legal Rural de California.

Anuncio

“La persona estaba pidiendo información para ser proporcionada en mixteco”, dijo. “Sigo escuchando sobre personas indígenas cuyo español puede no ser su primer idioma y que no están obteniendo la información”.

Otra voluntaria, Maribel Merino, de 21 años, ha respondido preguntas en triqui sobre dónde obtener comida, qué hacer con respecto al alquiler y asistencia financiera. Ella ha lidiado con información errónea. Dos oaxaqueños que hablan triqui en los condados de Solano y Mendocino le dijeron recientemente que no habían salido de sus hogares porque les preocupaba que pudieran ser multados.

“Hay personas que no hablan español. No saben dónde obtener ayuda, no saben qué hacer ", dijo Merino. “Se encierran en su casa y tienen miedo de salir”.

Anuncio

Los inmigrantes indígenas indocumentados también tienen acceso a menos recursos gubernamentales. No pueden recibir beneficios de desempleo, pero el gobernador de California en abril anunció un esfuerzo de alivio de $ 125 millones para ayudar a unos 150,000 californianos sin estatus legal de inmigración. La propuesta ofrecería subsidios en efectivo de $ 500 para individuos y hasta $ 1,000 para familias. El dinero será distribuido por grupos regionales sin fines de lucro.

Es por eso que la ayuda a nivel de base, a menudo transmitida de boca en boca, puede ser un salvavidas.

En Terroni, un restaurante italiano en el centro de Los Ángeles, donde Luis López Resendiz, de 26 años, trabajó durante dos años como ayudante de camarero, la mayoría del personal de la cocina era indígena. Los lavaplatos de origen maya hablaban k’iche '. Los cocineros charlarían con los ayudantes de camarero en zapoteco.

Después de que se les dijo a muchos que dejarían de trabajar cuando los restaurantes cerraran, los trabajadores ansiosos se acercaron a López Resendiz, sabiendo que trabajaba en CIELO.

Anuncio

Le han preguntado cómo obtener alimentos y apoyo financiero. Algunos se han preocupado por no poder enviar dinero a sus familias en sus comunidades. Les han preocupado las noticias de que las personas que murieron por el coronavirus en EE.UU. se enfrentaron a barreras para ser transportadas a sus hogares para su entierro.

“Muchos de ellos están desesperados”, dijo López Resendiz. “Están buscando trabajos para hacer de forma paralela, pero no hay nada. Los trabajos disponibles están en los supermercados donde puede estar expuesto a COVID-19. Pero tampoco pueden conseguir un trabajo porque son indocumentados ".

Odilia Romero talks with Francisco Vasquez Gonzalez, 31, from Oaxaca, Mexico, after giving him a relief check. Vasquez lost his jobs as a cook at two Century City restaurants.
Odilia Romero habla con Francisco Vásquez González, de 31 años, de Oaxaca, México, luego de darle un cheque de ayuda. Vásquez perdió su trabajo como cocinero en dos restaurantes de Century City.
(Genaro Molina / Los Angeles Times)

Hasta ahora, CIELO ha entregado cheques de $ 400 a más de 30 familias de una subvención que recibió y también ha entregado tarjetas de regalo de supermercados a más de 70 familias. Ha ayudado a personas como Francisco Vásquez González, un inmigrante de 31 años de Oaxaca que llegó a Los Ángeles hace tres años.

Anuncio

Antes de la pandemia, González salía de su casa a las 7 a.m. todos los días y regresaba a la medianoche. Recibía comidas diarias en dos restaurantes de Century City donde trabajaba como cocinero, dejándolo con muy pocos gastos. Ha perdido sus trabajos en ambos y ha tenido que abastecer su casa con comida por primera vez.

“Puedo pagar el alquiler, pero no tendré suficiente dinero para comer”, dijo.

Otros que sufren dificultades económicas han tratado de hacer su parte manteniendo informadas a las personas de sus pueblos. Juan Ramos, de 32 años y que habla k’iche, de Totonicapán, Guatemala, intentó sin éxito encontrar trabajo después de perder uno como ayudante de camarero en dos restaurantes.

Llegó a Los Ángeles hace más de una década y siempre ha enviado entre $ 100 y $ 300 al mes a sus padres. Recientemente le dijo a su madre que no creía que pudiera enviar incluso $ 50.

Anuncio

“Me puse muy triste. Siempre la he ayudado ”, dijo. “Nunca pensé que esto podría suceder en Estados Unidos”.

Ramos ha compartido un video de CIELO que explica la pandemia en k’iche’ con un primo que no habla bien español ni inglés. Aconsejó a su primo, que tiene más de 20 años, que use guantes y una mascarilla al viajar en el autobús.

“Después de que le mostramos el video y lo explicamos en K’iche ', entendió mejor”, dijo Ramos. “Tomó más precauciones. Comenzó a mantener la distancia”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio