Anuncio

Las personas más pobres de la tercera edad son excluidas del programa de comidas por el coronavirus en California

El programa "Great Plates Delivered" lleva comidas de los restaurantes locales a sus hogares.
Para ayudar a las personas mayores en grave riesgo por el nuevo coronavirus, la Oficina de Servicios de Emergencia del Gobernador, Gavin Newsom, lanzó el programa “Great Plates Delivered” para llevar las comidas de los restaurantes locales a sus hogares.
(Rich Pedroncelli / Associated Press)

Algunos funcionarios y defensores locales se han quejado de las restricciones de ingresos para el programa Great Plates Delivered, argumentando que demasiada gente se está quedando atrás.

Para ayudar a las personas mayores en grave riesgo de contraer el coronavirus, California lanzó el programa “Great Plates Delivered” para llevar las comidas de los restaurantes locales a sus hogares.

En Los Ángeles, los empleados de la ciudad tomaron medidas para inscribir a personas mayores necesitadas. Pero pronto recibieron un mensaje aparentemente contradictorio: se les dijo que algunos adultos mayores estaban demasiado necesitados para calificar.

A partir de mayo, los funcionarios de Los Ángeles instruyeron a los trabajadores que respondían a las llamadas para el programa de comidas que las personas mayores sólo eran elegibles si sus ingresos caían entre aproximadamente $25.000 y $75.000 para un hogar de uno. Eso significaba que los más pobres, aquellos que ganaban menos de $24.981 al año, no podían acceder al nuevo programa.

Los funcionarios de Los Ángeles señalaron la orientación enviada por el estado, que decía que los participantes elegibles deben ganar “no menos del 200% del límite federal de pobreza”. Otras ciudades y condados de California han citado la misma regla.

Anuncio

La razón, dicen los funcionarios estatales, es que Great Plates Delivered está destinado a personas mayores que no acceden a otros programas de nutrición.

Los costos del nuevo programa se reembolsan en parte a través de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias, que ha ordenado que el dinero no se pueda utilizar para ayudar a las personas que se benefician de otros programas gubernamentales. Entre ellos se encuentra CalFresh, el programa de cupones para alimentos de California, que se limita a los hogares que ganan el 200% del límite federal de pobreza o menos.

Para Evinrude Motor Company, todo comenzó con un chico, una chica, un lago, un bote de remos y un helado, pero parece que terminará con la crisis económica nacida de una pandemia.

California quiere que las ciudades y los condados “atiendan a tantas personas como puedan dentro de este programa, al tiempo que recuperan los costos” de FEMA, dijo Brian Ferguson, portavoz de la Oficina de Servicios de Emergencia del Gobernador.

Anuncio

Muchas ciudades y condados han remitido a personas de la tercera edad que ganan muy poco a otros programas de comidas.

Pero algunos funcionarios locales y activistas se han molestado con las restricciones, argumentando que los adultos mayores más pobres no están necesariamente inscritos en otros programas de nutrición. Incluso si lo están, dicen los críticos, esos programas no brindan tanta ayuda a las personas.

Docenas de ciudades y condados se han inscrito para administrar Great Plates Delivered, que también sirve como un estímulo económico para los restaurantes locales que luchan por sobrevivir.

El programa, inicialmente programado para finalizar en mayo, se ha extendido hasta el 10 de julio. Los Ángeles está ampliando ese y otros programas de comidas para adultos mayores relacionados con el COVID hasta agosto, según la oficina del alcalde Eric Garcetti. Ferguson expuso que más de 29.000 personas en California estaban programadas para recibir comidas la semana pasada a través del programa Great Plates.

Anuncio

“Este es el primer programa en la nación”, dijo Ferguson. “Elegir los detalles pierde la noción de eso: que este fue un esfuerzo monumental que ha ayudado a alimentar a cientos de miles de californianos”.

Pero en Berkeley, los funcionarios de la ciudad se quejaron de que el nuevo programa “no aborda las necesidades de los miembros de nuestra comunidad con los ingresos más bajos”. Los funcionarios de Berkeley dijeron que aunque las reglas se basan en la idea de que las personas mayores más pobres son elegibles para otros programas como CalFresh, los individuos elegibles no están necesariamente inscritos en ellos, y esos programas no brindan tanta ayuda.

A pesar de los cientos de millones de dólares gastados para frenar la falta de vivienda, el número de personas sin hogar en Los Ángeles creció por quinta vez en los últimos seis años, anunciaron las autoridades el viernes.

Meals on Wheels, por ejemplo, “sólo proporciona una comida por día”, escribieron los funcionarios de Berkeley en un informe. “Irónicamente, con el programa Great Plates Delivered, las personas de ingresos más altos pueden recibir tres comidas de restaurante diarias valoradas en $66 por día”.

Anuncio

La Coalición del Hambre de San Diego planteó preocupaciones similares sobre un “enfoque desigual”, advirtiendo que otros programas de asistencia alimenticia “no satisfacen, ni están destinados a, saciar plenamente las necesidades nutricionales de los californianos inscritos”. CalFresh proporciona hasta $6.26 por día para un individuo, mientras que Great Plates ofrece hasta $66 en comidas diarias, escribió.

Y en Los Ángeles, algunos adultos de la tercera edad reciben asistencia, como cupones de alimentos, “pero para utilizarla corren un riesgo extremo de contraer el COVID”, señaló Sissy Trinh, directora ejecutiva de la Alianza de la Comunidad del Sudeste Asiático, que ha estado ayudando a personas en Chinatown y Lincoln Heights.

En un edificio de Chinatown, dijo Trinh, docenas de inquilinos comparten una sola cocina, lo que significa que no pueden abastecerse de muchos comestibles y evitar repetidos viajes de compras.

Además, Trinh expuso que muchos otros adultos mayores cuyos ingresos deberían calificarlos para cupones de alimentos u otra ayuda han quedado atrapados en el limbo burocrático o tienen miedo de presentar una solicitud.

Anuncio

“Comenzamos a solicitar donaciones para las comidas y sólo pagamos de nuestro bolsillo”, dijo Trinh. “Hemos gastado miles de dólares comprando comidas para personas que deberían ser elegibles pero que no lo son”, incluidos aquellos cuyos ingresos eran demasiado bajos para Great Plates.

“Ha sido un desastre”, manifestó.

Los Ángeles ya estaba ejecutando programas de comidas antes del lanzamiento de Great Plates esta primavera. Laura Trejo, jefa del Departamento de Envejecimiento de Los Ángeles, dijo que durante ese tiempo, más de la mitad de las personas mayores inscritas tenían menos del 200% del límite federal de pobreza.

Salud

Anuncio

Cuando Great Plates inició, la ciudad comenzó a referir a la gente cuyos ingresos se quedaban cortos a otros programas de comidas y a agregarlos a una lista de espera. Hasta el jueves, aproximadamente 2.300 personas habían sido puestas en una lista de espera para las comidas, incluidos más de 400 adultos mayores cuyos ingresos eran demasiado bajos para Great Plates, según la oficina del alcalde.

En mensajes internos obtenidos por el Times, los empleados de la ciudad que asistieron al programa de comidas discutieron repetidamente sobre las personas mayores que no calificaban porque sus ingresos eran demasiado bajos. Un trabajador calificó el requisito de “terrible”.

Trejo describió el programa Great Plates como “un aspecto de nuestro enfoque local para servir a los adultos mayores”. Los servicios existentes sin restricciones de ingresos se han expandido y la ciudad de Los Ángeles ahora está sirviendo a aproximadamente 20.000 personas mayores a través de todos sus programas de comidas, dijo Trejo, un gran salto de los aproximadamente 4.500 servidos antes de la pandemia.

Garcetti expuso en un comunicado que la ciudad había “actuado temprana y rápidamente para proteger a las personas mayores más vulnerables al COVID-19", y que con la ayuda de otros $25 millones en fondos federales para expandir sus programas de comidas, “hemos podido incluir a más de nuestra población mayor de bajos ingresos”.

Anuncio

Un asistente de Garcetti señaló que el dinero se usaría para ayudar a los individuos de menores ingresos en la lista de espera. Los funcionarios de Los Ángeles comentaron que hasta ahora, el 42% de las personas mayores que han sido atendidas en general tenían menos del 200% del límite federal de pobreza. Sin embargo, esos programas podrían verse afectados si el estado recorta fondos para programas de nutrición para ancianos como propuso el gobernador Newsom, apuntó Trejo.

Gary Gero, director de la rama de seguridad alimentaria del condado de Los Ángeles, comentó que cuando se establecieron las restricciones de Great Plates, “dijimos, ‘Esto es problemático porque son las personas en el extremo más bajo del nivel de ingresos las que no califican’”.

Aún así, dijo Gero, “hemos aprendido a adaptarnos” y referimos a las personas que ganan muy poco para calificar para Great Plates a otros programas, incluido el programa de nutrición para ancianos de CalFresh y el condado de Los Ángeles. El programa del condado proporciona dos comidas al día, no las tres cubiertas por Great Plates, por lo que “tienen que valerse por sí mismos para el desayuno”, indicó Gero.

Ferguson, el portavoz de la Oficina de Servicios de Emergencia, dijo que Great Plates había sido un éxito. Pero “ciertamente, si existe la posibilidad de tener un programa más inclusivo en el futuro, eso es algo que deberíamos considerar”, manifestó.

Anuncio

Great Plates ya había estado enfrentando cuestionamientos sobre su alcance. Casi un mes después del inicio del programa, El Times reportó que muchas menos personas habían recibido ayuda de lo que el gobernador Gavin Newsom había predicho inicialmente.

Los requisitos de elegibilidad fueron algunas de las preocupaciones: en Gardena, por ejemplo, un coordinador de servicios en un complejo para personas mayores dijo que muchos residentes no podían participar en Great Plates porque reciben los beneficios de CalFresh, pero esos mismos residentes estaban incómodos de ir a la tienda de comestibles para usar esos beneficios debido a la pandemia de COVID-19.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio