Anuncio

Después de tres meses de lucha, comunicador guatemalteco sucumbió ante el coronavirus en Los Ángeles

Abraham Guaján nació en Tecpán (Guatemala) en 1956.
Abraham Guaján nació en Tecpán (Guatemala) en 1956. Se radicó en Estados Unidos desde 1983, hasta antes de su enfermedad vivía en Van Nuys.
(Cortesía/Facebook)

El espíritu alegre y servicial de Abraham Guaján se apagó después de tres meses de estar luchando con el coronavirus, una pérdida que la comunidad llora por su trabajo periodístico con la comunidad y su labor altruista que realizaba dentro y fuera de las fronteras estadounidenses.

Guaján, de 63 años, era oriundo de Tecpán, Guatemala, quien se radicó en Chicago en 1983, antes de llegar a Los Ángeles, en donde estableció fuertes conexiones con la comunidad gracias a la revista Hispanidad que fundó en 1990 y las obras caritativas que realizaba junto a diferentes organizaciones.

“Era una persona positiva, todo era ayudar al prójimo”, comentó Amarilys Ortiz, secretaria general de la Asociación Guatemalteca Americana (Agua), quien conoció a Guaján desde hace 15 años. “Me llegó a ganar el corazón, con el tiempo se hizo mi amigo, mi defensor, me levantaba el ánimo”, agregó.

Al comenzar la pandemia, cuenta Ortiz que su compatriota estuvo repartiendo comida y ropa junto a una iglesia en el Valle de San Fernando.

Anuncio

“Lloré cuando supe de su muerte”, aseguró la activista, lamentando la pérdida de Guaján, quien padecía de diabetes e hipertensión.

En su tierra natal, Guaján se graduó de perito en Mercadotecnia y Publicidad. En 1980 fundó la agencia de publicidad Alfa y Omega.

Al llegar a Chicago, en 1983, trabajó lavando platos y de ayudante de mesero. Dos años después, se le dio la oportunidad de trabajar en Teleguía de esa ciudad, en donde también laboró para algunos periódicos antes de fundar su revista Hispanidad, en 1990, la cual surgió con temas de farándula.

En el 2001, la revista se enfocó en publicar temas culturales y del ambiente eclesiástico cristiano, en donde también destacaba el acontecer comunitario.

Anuncio

Antes de llegar a la Asamblea de California, Patty López contactó a Guaján para que lo ayudara en la campaña, en el 2014. Desde entonces, esa relación laboral se convirtió en una estrecha amistad.

“Gracias a él me acerqué a la comunidad cristiana, porque él estaba con los pastores, me mandaba mensajes de Dios por las noches”, contó la exasambleísta.

Hace tres meses, Guaján fue hospitalizado a raíz del coronavirus. De acuerdo a López, su amigo estuvo en coma durante un mes y medio. Luego se despertó por una semana, aproximadamente. En ese tiempo, él utilizó su teléfono para enviar mensajes a las personas más cercanas.

“Luego paró de enviar mensajes, su hijo dijo que se había puesto grave y sus pulmones no estaban funcionando”, aseguró López.

Anuncio

“Duele que una persona tan servicial y humana se nos haya ido; estábamos planeando ir juntos a Guatemala. Así que voy a continuar apoyando sus causas, para que su legado siga”, aseguró.

Siempre se hacía acompañar de su cámara fotográfica, como aparece aquí antes de viajar a Guatemala en septiembre de 2019.
(Cortesía/Facebook)

Isabel Pleités, pastora de la iglesia Todo para Cristo, conoció a Guaján en el 2015 cuando se inauguró esa congregación, en Santa Clarita. Desde entonces, él se quedó asistiendo a ese santuario y la ministra cristiana lo involucró en los viajes misioneros, lo llevó a asilos y orfanatos.

“Me lo llevé a las misiones, él venía llorando del primer viaje que hicimos”, relató la pastora.

Anuncio

Junto a esa congregación, visitó centros humanitarios en Tijuana (México). Y en el 2019, por su cuenta Guaján empezó a ayudar la casa hogar “Mis Años Dorados”, en su natal Tecpán, en Guatemala.

“Era una excelente persona”, comentó Pleités con sentimientos encontrados al saber del fallecimiento de este comunicador.

Guaján vivía en Van Nuys y le sobreviven tres hijos producto del matrimonio que se disolvió en 1999. Uno de ellos reside en Los Ángeles, los otros dos están en Guatemala.

Anuncio

Esta pérdida provocó reacciones entre la comunidad en las redes sociales.

“Se nos adelantó un amigo más”, escribió en Facebook el exfutbolista guatemalteco Miguel Coronado. “Abraham fuiste un campeón, ahora estarás en nuestro corazón”, añadió.

El periodista guatemalteco Abraham Guaján estaba involucrado con la comunidad.
El periodista guatemalteco Abraham Guaján estaba involucrado con la comunidad a través de la cobertura que realizaba con su revista Hispanidad.
(Cortesía/Facebook)

La actriz y comunicadora Sandra Chavarría también lamentó esta pérdida.

Anuncio

“Lamentablemente hoy (ayer) se nos adelantó a mejor vida, mi querido y respetado amigo Abraham Guaján a causa del Covid-19”, compartió en sus redes.

“Qué triste pensar que no te volveré a ver. Mi más sinceras condolencias a su familia y amigos”, agregó Chavarría.

Desde que ingresó al hospital, la pastora Pleités estuvo en comunicación con Guaján, pues como ella dice llegó a ser su secretaria. Después de que salió del estado de coma, le llamó a las 3 de la madrugada.

“¡Hay pastora! ¡Por poco me muero!”, cuenta que le dijo Guaján.

Anuncio

“Fíjese que ví a mi mamá, a mi abuela”, fueron las palabras de su amigo.

Por mucho tiempo, Abraham Guaján apoyó las labores altruistas y de comunicación. Aquí aparece.
Por mucho tiempo, Abraham Guaján apoyó las labores altruistas y de comunicación. Aquí aparece en una radio cristiana en internet.
(Cortesía/Facebook)

Los doctores le habían dicho que iba a salir del nosocomio, pero sus pulmones no respondieron igual y recayó.

Pleités siente el vacío. En los últimos cinco años, Guaján estuvo conduciendo un programa todos los martes, de 11 am a 12 pm, en la radio 90.5 Fm en Santa Clarita. Ahora, solo quedan las grabaciones y los recuerdos de este comunicador que a pesar de las adversidades mantuvo una robusta fe.

Anuncio

Hace aproximadadmente una semana, la salud de Guaján se complicó y sus amistades perdieron la comunicación directa con él. Ayer, murió en un hospital de Van Nuys.

“Era una persona muy sincera, para mi era una persona de mucha fe”, aseguró Pleités.

“Su fe que tenía lo llevó a terminar su carrera bien”, concluyó.


Anuncio