Anuncio

LAPD responde a un millón de llamadas al 911 cada año, pero relativamente pocas por crímenes violentos

Sede de LAPD en el centro de Los Ángeles.
(Al Seib / Los Angeles Times)

Una década de llamadas al LAPD revisadas por The Times ayudan a explicar las posibilidades y desafíos de reimaginar la policía.

El año pasado, más de un millón de veces se envió a los agentes de policía de Los Ángeles para pedidos de ayuda.

Dentro de ese gran volumen de llamadas al 911 hay un aspecto que define la vigilancia en la modernidad: el trabajo se ha expandido con el tiempo para incluir mucho más que la lucha contra el crimen.

Aunque equipados con armas y la autoridad para usar la fuerza, los policías a menudo son enviados para resolver problemas que no deberían requerir sus poderes coercitivos. Peleas familiares, episodios de enfermedades mentales, quejas de fiestas ruidosas y perros sueltos son parte del trabajo.

La policía, de hecho, pasa relativamente poco tiempo respondiendo a los informes de crímenes violentos, a pesar de que es ampliamente visto como una función policial central, según un análisis de Los Angeles Times.

Anuncio

De las casi 18 millones de llamadas registradas por el Departamento de Policía de Los Ángeles desde 2010, alrededor de 1.4 millones de ellas, o menos del 8%, fueron informes de crímenes violentos, que el Times definió como homicidios, asaltos con armas mortales, robos, agresiones, disparos y violación. Por el contrario, la policía respondió a un mayor número de accidentes de tránsito y llamadas registradas como “disturbios menores”, encontró el Times.

El Times incluyó en su análisis categorías de llamadas al 911 y llamadas iniciadas por agentes de policía.

El extenso papel de la policía en la vida estadounidense ha sido objeto de escrutinio a raíz del asesinato de George Floyd y otras muertes recientes de afroamericanos a manos de oficiales. La furia por los asesinatos y, en términos más generales, una larga historia de abuso policial de personas negras no sólo ha llevado a exigir que la policía esté mejor capacitada y más restringida en el uso de la fuerza, sino que se reduzca su amplia presencia en la vida estadounidense.

“La única forma de garantizar que la violencia policial no ocurra es evitar el encuentro por completo”, comentó Philip McHarris, un sociólogo cuyo trabajo se centra en la vigilancia policial y que ha defendido la necesidad de reducir drásticamente la presencia policial.

Anuncio

Cualquier replanteamiento de la policía en Estados Unidos incluirá un examen de cómo los oficiales pasan actualmente su tiempo. Para comprender mejor cómo se ve el trabajo ahora, el Times analizó una década de llamadas al LAPD. Las cifras subrayan tanto las posibilidades como los desafíos de redefinir lo que hace la policía.

Llegar a un acuerdo sobre cómo reducir el trabajo de vigilancia será difícil.

Los líderes del movimiento Black Lives Matter en Los Ángeles y otros están pidiendo un reemplazo total de la policía con una red expansiva de profesionales desarmados, incluidos trabajadores sociales y expertos en salud mental.

Mientras tanto, los oficiales de policía y los sindicatos poderosos que representan a los agentes de base se oponen a cualquier recorte significativo en el tamaño, presupuestos masivos e influencia que los departamentos de policía han acumulado constantemente durante décadas.

Anuncio

Los oficiales de LAPD observan una protesta pacífica el 1 de junio en el bulevar Van Nuys.
(Jaclyn Cosgrove / Los Angeles Times)

Y con las encuestas que muestran que los estadounidenses apoyan los cambios, pero están divididos sobre cuán lejos deberían llegar las reformas, los funcionarios electos en Los Ángeles, San Francisco, Nueva York y otros lugares están buscando un punto medio. La semana pasada, el Concejo Municipal de Los Ángeles votó para recortar $150 millones del presupuesto anual de aproximadamente $1.85 mil millones del LAPD, pero no impuso ningún cambio en lo que la policía de la ciudad tiene permitido hacer.

Con mucho, los tipos de trabajo policial más comunes registrados por LAPD fueron las detenciones de conductores y peatones que los oficiales eligieron hacer por su cuenta por violaciones percibidas. Cada año durante la última década, la policía de Los Ángeles ha realizado entre 550.000 y 950.000 de esas paradas, según la revisión del Times.

Estas paradas han contribuido en gran medida a la desconfianza y la ira que sienten los estadounidenses negros hacia la policía, ya que los estudios han encontrado en repetidas ocasiones que la policía apunta a las personas negras para paradas a tasas desproporcionadamente altas en comparación con otras razas y etnias.

Anuncio

El año pasado, por ejemplo, una investigación del Times descubrió que una unidad especial de oficiales de LAPD detuvo a los conductores negros a un ritmo mayor a cinco veces su porcentaje en la población de la ciudad.

Reducir drásticamente la frecuencia de estas paradas podría conducir a un cambio significativo en el papel de la policía, dijo McHarris.

“Una gran parte de esto es sacar a la policía de labores de seguridad del tráfico”, señaló. “Una medida importante de la violencia policial comienza durante las paradas de tráfico”.

La idea de retirar a la policía de la aplicación de la ley de tránsito se está considerando en la ciudad de Nueva York y en Los Ángeles, donde los miembros del concejo de la ciudad propusieron reemplazar a los agentes de policía con personal del departamento de transporte de la ciudad o tecnología automatizada para la aplicación de muchas leyes de tránsito.

Anuncio

Aunque ha surgido poco consenso sobre los tipos de llamadas que deberían ser respondidas por la policía, existe cierto acuerdo en torno a la idea de que las llamadas que involucran a personas con enfermedades mentales podrían ser mejor manejadas por profesionales desarmados y especialmente capacitados.

El jefe de policía de Los Ángeles, Michel Moore, expresó su apoyo a la idea recientemente, y el departamento planea comenzar a desviar algunas llamadas de suicidas a una línea telefónica dirigida por una organización de salud mental.

Pero eliminar a la policía de todas las llamadas relacionadas con la salud mental reduciría la huella general de LAPD en la ciudad sólo mínimamente, ya que representaron menos del 2% de todas las llamadas, según el análisis. El Times incluyó llamadas al 911 de alguien posiblemente suicida en el recuento de llamadas relacionadas con la salud mental.

Las llamadas de salud mental también ilustran algunos de los desafíos para Los Ángeles u otras ciudades que intentan revisar sus departamentos de policía, advirtieron los expertos.

Anuncio

Los manifestantes se unen a una conferencia de prensa del activista comunitario Najee Ali.
Los manifestantes se unen a una conferencia de prensa del activista comunitario Najee Ali frente a la sede de LAPD el 4 de junio.
(Al Seib / Los Angeles Times)

En más de 324.000 llamadas relacionadas con la salud mental en la última década, al menos el 9% de las veces, 29.000 llamadas, la persona que informó el incidente indicó al despachador del 911 que el individuo con enfermedad mental estaba actuando violentamente, de acuerdo con la forma en que las llamadas fueron codificadas por los despachadores de LAPD.

Se desconoce a partir de los datos disponibles si estas llamadas se resolvieron pacíficamente o si la presencia de agentes de policía armados, que reciben poca capacitación sobre cómo ayudar a alguien que padece una enfermedad mental, aumentó los escenarios ya tensos y recurrió al uso de la fuerza letal en los últimos años.

No obstante, como los funcionarios electos en Los Ángeles y en otros lugares contemplan enviar psicólogos o trabajadores sociales en lugar de policías cuando las personas con enfermedades mentales están en peligro, los datos de LAPD subrayan la cruda realidad de que algunas de esas situaciones podrían volverse violentas.

Anuncio

“Necesitamos decidir cuánto riesgo como sociedad estamos dispuestos a asumir para que podamos enviar a alguien a una situación que se torne violenta”, dijo Steve Matrofski, un criminólogo que ha estudiado las estructuras y la efectividad de los departamentos de policía. “Pero también tenemos que determinar si estamos dispuestos a continuar asumiendo el riesgo de que enviar a la policía a algunas situaciones realmente empeore las cosas. ¿Dónde está el equilibrio? “

Esa tensión también está incluida en otros tipos de llamadas.

El año pasado, por ejemplo, los oficiales de LAPD respondieron a unos 170.000 informes de disturbios, una categoría amplia que durante la última década ha representado aproximadamente el 9% de todas las llamadas de servicio de LAPD.

Un desglose de los datos indica que la gran mayoría de esas llamadas no incluyeron una referencia a la violencia y posiblemente podrían haber sido manejadas por personas distintas a la policía. Pero alrededor del 17% de las veces quien llamó al 911 se refirió a un arma o pelea, según el análisis del Times.

Anuncio

En una línea similar, la policía hizo poco más que incidentes de tránsito directo en muchas de las 70.000 colisiones de tráfico a las que respondieron el año pasado, pero otros involucraron posibles conductores ebrios e investigaciones de golpes y ejecuciones.

En comentarios la semana pasada a la junta civil que supervisa el departamento, Moore aludió a las complejidades de analizar qué llamadas deberían y no deberían ser del dominio de la policía.

Al pedir “un enfoque de múltiples fases” para las llamadas sobre salud mental, Moore imaginó un sistema en el que “un doctor, quizá un profesional médico, irá y manejará esa situación, otra donde debe haber una presencia de la policía en conjunto con el clínico... y luego una más en la que el desafío por la vida o la emergencia es tan grande o tan importante que enviamos primero a la policía, y luego seguimos rápidamente detrás de ellos con el apoyo clínico una vez que la escena está a salvo”.

Moore y otros han dicho que la ciudad necesitaría aumentar sus filas de profesionales de la salud mental para hacer posible tal plan. Y queda por ver cómo se tomarán las decisiones de alto riesgo sobre la cuestión de enviar o no a los agentes de policía.

Anuncio

Matrofski y otros dijeron que las ciudades necesitarán mejorar su recopilación y uso de datos, como el historial de llamadas de una dirección en particular, para minimizar la posibilidad de errores.

Algunas categorías de llamadas parecen menos complicadas. Casi 66.000 veces el año pasado, la policía fue llamada a responder por disturbios menores, que incluyeron quejas de fuegos artificiales, música a todo volumen y alarmas de automóviles. En miles de ocasiones en un año se convoca a la policía para peleas entre los miembros de la familia, los inquilinos, los propietarios y otros.

Este tipo de problemas de calidad de vida podría ser manejado por algo similar a los “oficiales de apoyo policial” desarmados y uniformados utilizados en Reino Unido, comentó Alex Vitale, un sociólogo de Brooklyn College que ha argumentado la necesidad de reducir drásticamente las responsabilidades policiales.

“Los policías no son trabajadores sociales, son trabajadores para la violencia: están autorizados a usarla de una manera que no se permite a ninguna otra persona y su autoridad se deriva de este poder”, expuso Vitale. “Hemos entregado todos estos problemas a la policía porque no quedaba nadie más, pero necesitamos abrir nuestras mentes a otras opciones”.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés,haga clic aquí.


Anuncio