Anuncio

Los bares y las comidas en restaurantes podrían permanecer cerrados en el futuro cercano por el coronavirus

A waiter takes orders from a dine-in group in downtown Los Angeles on June 6.
El 6 de junio, Conor Susi, centro, toma órdenes en un restaurant en el centro de Los Ángeles. El 1 de julio se ordenó el cierre de restaurantes en el condado de Los Ángeles.
(Kent Nishimura / Los Angeles Times)

Con el aumento de los casos de coronavirus en California, hay cada vez más dudas de que el servicio de comidas y bares en interiores se reabrirá pronto, ya que los funcionarios de salud se centran en cómo reducir la propagación de COVID-19.

Los funcionarios de salud pública dicen que comer y beber en interiores presenta riesgos de salud pública más significativos que otras actividades minoristas, incluso con distanciamiento social. Los clientes deben quitarse las mascarillas para comer y beber, a menudo participan en conversaciones y respiran aire interior que puede estar contaminado por el virus y que circula por el aire acondicionado, todo lo cual puede propagar COVID-19.

Los restaurantes son el elemento vital de la economía minorista en muchas ciudades, y la reapertura del servicio de cena seguido de los cierres abruptos ha dejado devastada a la industria de bares y restaurantes que ya está en dificultades.

Pero expertos y funcionarios locales, estatales y federales han dicho en los últimos días que es simplemente demasiado arriesgado que los bares y comedores interiores continúen operando a medida que aumenta el coronavirus. Permitir que funcionen crearía un pico de casos que amenazaría la reapertura más amplia de la economía y la reanudación de la escuela en el otoño, dijeron, y también abrumaría a los hospitales.

Anuncio

“Eso significa que no vamos a tener comidas en el interior pronto”, manifestó la Dra. Sara Cody, oficial de salud del condado de Santa Clara, el condado más poblado del norte de California.

El Dr. Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas del gobierno de EE.UU, dijo esta semana que cerrar los bares es importante para frenar la propagación del virus, porque a menudo están abarrotadas de personas que no usan mascarillas.

“Cuando estás en el interior... en la concurrida situación dentro del bar, eso es una configuración perfecta para la propagación de la infección”, expuso Fauci en una conversación en línea organizada por el senador Doug Jones (D-Ala.). “Cosas fundamentales como usar mascarillas, distanciarse, lavarse las manos, cerrar bares: si se hace eso, creo que será un gran paso para interferir con la propagación en tu comunidad”.

Anuncio

Ahora hay al menos 27 condados en California que han estado sujetos este mes a las instrucciones del gobernador Gavin Newsom de ordenar que cierren bares y comedores en restaurantes durante al menos tres semanas o mantenerlos cerrados si no se les ha permitido volver a abrir. Juntos, más de 32.9 millones de californianos viven en estos condados, que representan el 84% de la población del estado.

San Francisco no es uno de esos condados en la lista de monitoreo del estado, pero esta semana decidió cancelar la reapertura prevista de la próxima semana de bares al aire libre y comedores en restaurantes.

Y más al sur, en Silicon Valley, los funcionarios del condado de Santa Clara dijeron que no se permitirá la reapertura de bares y restaurantes en el futuro previsible, independientemente de si los funcionarios estatales permiten que el condado tome esa decisión.

“No tenemos opción. Estamos viviendo en la era del COVID”, dijo la alcaldesa de San Francisco, London Breed, esta semana. “Necesitamos bajar estos números”.

Anuncio

El cambio es desgarrador para los propietarios, que sufrieron pérdidas masivas durante la orden de quedarse en casa y se prepararon para aún más pérdidas porque el distanciamiento social rige la capacidad limitada cuando se les permitió reabrir.

“Estamos siendo destruidos”, dijo Chad Cline, copropietario del Waterfront Bar & Grill en la Pequeña Italia de San Diego. “En el último mes, sólo queríamos no hundirnos tan rápido, y ahora nos han cargado con cinturones con peso de plomo, por lo que estamos en este constante estado de hundimiento. Entiendo que los expertos están haciendo estas recomendaciones, pero mi problema es que si una determinada industria lleva la carga por la seguridad de la sociedad, entonces la sociedad debería ayudar con esa carga financieramente”.

Cuando se permitió que los restaurantes volvieran a abrir para el servicio de cena en el interior, los funcionarios del condado de Los Ángeles descubrieron que muchos no seguían las reglas de seguridad. Los inspectores encontraron que los días 27 y 28 de junio, el 49% de los bares y el 33% de los restaurantes no se adherían a los protocolos de distanciamiento físico en interiores, mientras que el 54% de los bares y el 44% de los restaurantes no cumplían los requisitos de mascarilla y careta.

La Junta de Supervisores del Condado de Los Ángeles esta semana votó para permitir que los funcionarios de salud impongan multas o revoquen de inmediato los permisos de restaurantes que no cumplan con las órdenes de salud COVID-19.

Anuncio

El Sur de California se ha visto más afectado por el aumento de los casos de coronavirus que el Área de la Bahía de San Francisco.

San Francisco y el condado de Santa Clara tienen uno de los porcentajes más bajos de casos de coronavirus por cada 100.000 residentes en relación a otros condados en gran parte de California en las últimas dos semanas; San Francisco ha reportado 92 casos por cada 100.000 habitantes, y el condado de Santa Clara, 91 casos por cada 100.000.

Por el contrario, el condado de Los Ángeles ha reportado 319 casos por cada 100.000 residentes; el condado de Orange, 258 casos por cada 100.000; y el condado de San Diego, 190 casos por cada 100.000 habitantes en las últimas dos semanas, según el rastreador de coronavirus de California de Los Angeles Times.

Anuncio

Sin embargo, incluso en el Área de la Bahía, que en general le sigue yendo mejor que en el sur de California, los funcionarios están haciendo sonar la alarma. San Francisco se encuentra ahora en lo que los funcionarios llaman una zona roja para nuevos casos, informando más del triple del número de casos diagnosticados diariamente que su objetivo por cada 100.000 residentes.

Y advierten que cada vez que parece que los funcionarios han descubierto cómo controlar el coronavirus, el virus pareciera encontrar una manera de propagarse una vez que las personas comienzan a ser complacientes.

“Este virus ha demostrado una y otra vez, en comunidades de todo el país y del mundo, que volverá con venganza si bajas la guardia”, manifestó Cody, oficial de salud del condado de Santa Clara.

Expertos y funcionarios de salud en todo el país se están concentrando cada vez más en bares y restaurantes como puntos problemáticos. La ciudad de Nueva York suspendió la reanudación de la comida en el interior. El condado de Miami-Dade en Florida emitió esta semana una orden de emergencia para cerrar el servicio de comidas en interiores.

Anuncio

“Ha quedado claro al observar la pandemia... que los espacios interiores y el contacto cercano lo ponen en riesgo particular: hay una mayor tasa de transmisión”, señaló la Dra. Kirsten Bibbins-Domingo, presidenta del Departamento de Epidemiología y Bioestadística de UC San Francisco.

En los restaurantes, las personas no usan mascarillas porque comen, y “eso significa que comer en el interior es una actividad particularmente de alto riesgo”, expuso. Los bares tienen un riesgo aún mayor porque hay mucho contacto cercano, está abarrotado y la gente suele gritar por el ruido.

To contain the spread of COVID-19, parks, restaurants and stores are slowly reopening.

Ya sabemos que las personas que expulsan la respiración con fuerza, como cuando hablan en voz alta o cantan, ponen a otros en riesgo de contraer el virus, subrayó.

Anuncio

También es importante reconocer los riesgos que representan los bares y restaurantes para los camareros y otros trabajadores, agregó. “Para mí, personalmente, apoyaré mis restaurantes locales al ordenar comida para llevar”, dijo Bibbins-Domingo.

Otros negocios en el condado de Santa Clara han recibido luz verde para reabrir la próxima semana bajo algunos principios básicos: los exteriores son más seguros que los interiores; más distancia física y menos contactos y más breves son más seguros; y las cubiertas faciales deben usarse de manera consistente.

El condado de Santa Clara tampoco permitirá que se vuelvan a abrir otros lugares en los que la naturaleza de la actividad no se preste a medidas de protección como usar mascarillas, quedarse afuera o mantenerse alejado de otras personas.

Anuncio

Estos lugares incluyen piscinas cubiertas y saunas, salas de ejercicio climatizadas, salones para fumadores, clubes nocturnos, teatros, estadios, arenas, parques temáticos, parques infantiles al interior y centros de entretenimiento.

Pero los negocios que podrán reanudarse la próxima semana incluyen salones de belleza, salones de uñas, salones de masajes y gimnasios.

“Nos encontramos en un punto de inflexión, en un punto en esta pandemia cuando está claro que el COVID-19 estará con nosotros durante mucho tiempo”, enfatizó Cody. “Entonces, debemos adaptarnos a una nueva forma de vida que nos mantenga a todos seguros”.

Anuncio

Cody advirtió que será difícil para California volver a bajar el coronavirus a niveles controlables. “Especialmente en el Sur de California, lo que estamos viendo refleja un crecimiento exponencial en la transmisión que será extremadamente problemático volver a controlar”, dijo Cody.

Los funcionarios del sur de California habían optado por reabrir las economías locales a un ritmo mucho más rápido que el Área de la Bahía y recientemente se han visto obligados a retroceder. El condado de Los Ángeles, por ejemplo, volvió a abrir los restaurantes para cenar el 29 de mayo y permitió que los bares reabrieran el 19 de junio; el condado de Santa Clara nunca aprobó que se abrieran de nuevo esos entornos. Se ordenó el cierre de los bares del condado de Los Ángeles el 28 de junio y los comedores al interior el 1 de julio.

The latest maps and charts on the spread of COVID-19 in Los Angeles County, including cases, deaths, closures and restrictions.

Bibbins-Domingo, médico y epidemióloga de la Universidad de California en San Francisco, dijo que California había sido un estado modelo por aplicar su orden de quedarse en casa antes que cualquier otro estado. Pero ahora está claro que reanudar las operaciones es mucho más difícil, y los californianos sienten en este momento las consecuencias de ser más complacientes en la reapertura del estado que Nueva York.

Anuncio

También estamos aprendiendo mucho más sobre el virus, dijo Bibbins-Domingo, con muchos científicos presionando a la Organización Mundial de la Salud para que reconozca que es probable que el virus permanezca en el aire en ambientes interiores donde hay poca circulación.

Y no fue hasta el 18 de junio que Newsom emitió una orden estatal para usar mascarillas en público, más de un mes después de que el estado comenzó a permitir que los condados decidieran reabrir negocios.

“Si tuviera que señalar una cosa, me hubiera encantado tener una clara conciencia de que no podríamos abrir sin mascarillas”, dijo Bibbins-Domingo. “Ha sido una experiencia de aprendizaje comprender que en interiores es un ambiente mucho más riesgoso que en exteriores”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio