Anuncio

La probabilidad de un gran terremoto en San Andrés aumentó por los temblores de Ridgecrest, sugiere un estudio

La tienda de Javaid Waseem, la gasolinera Minit, fue sacudida por los terremotos del 4 y 5 de julio de 2019 en Ridgecrest.
La tienda de Javaid Waseem, la gasolinera Minit, fue sacudida por los terremotos del 4 y 5 de julio de 2019 en Ridgecrest, California.
(Irfan Khan / Los Angeles Times)

Un nuevo estudio sugiere que los terremotos de Ridgecrest del año pasado aumentaron la posibilidad de un gran terremoto en la falla de San Andrés en California.

El estudio, publicado en el Boletín de la Sociedad Sismológica de América el lunes, dice que ahora hay un 2.3 por ciento de posibilidades de un terremoto de magnitud 7.5 o mayor en los próximos 12 meses en una sección de la falla de Garlock de 160 millas de largo, que corre a lo largo del borde norte del desierto de Mojave.

Esa mayor probabilidad, a su vez, causaría que hubiera un 1.15 por ciento de posibilidades de un gran terremoto en la falla de San Andrés en el próximo año.

Esas probabilidades pueden parecer pequeñas. Pero son un salto sustancial de lo que eran las probabilidades antes de los terremotos de Ridgecrest, California, del año pasado, cuyos epicentros estaban a unas 125 millas al noreste del centro de Los Ángeles.

Anuncio

Las nuevas probabilidades significan que un gran terremoto en la falla de Garlock se calcula ahora que es 100 veces más probable, pasando de 0.023% en el próximo año a 2.3%.

Y la probabilidad de un gran terremoto en San Andrés se ha triplicado, de 0.35% en el próximo año a 1.15%, dijo Ross Stein, coautor del estudio y director ejecutivo de Temblor, una compañía de modelos de catástrofes en el área de la bahía que ha construido una aplicación gratuita de riesgos sísmicos para teléfonos inteligentes.

The Ridgecrest quakes could trigger a large quake on the Garlock fault, and that could trigger a quake on the San Andreas.
One plausible scenario involves the Ridgecrest, Calif., quakes triggering a large temblor on the Garlock fault, which then triggers a seismic event on the San Andreas. The chances of such an event happening are small. Another plausible scenario, not mapped, involves a rupture of faults southeast of the Ridgecrest quakes.
(Jon Schleuss / Los Angeles Times)

La sismóloga Lucy Jones, que no desempeñó ningún papel en el informe publicado el lunes, calificó el estudio de “ciencia elegante”, pero añadió que sus conclusiones no están confirmadas.

Anuncio

“Es una ciencia muy interesante, y me gusta la forma en que han sido capaces de aumentar la complejidad de cómo hacen sus modelos. Eso es un verdadero avance. Pero aún no está probado”, dijo Jones.

Dicho esto, Jones dijo que los funcionarios del gobierno de California deben estar preparados para un escenario en el que ocurra un terremoto que inmediatamente aumente el riesgo de un gran sismo en la falla de San Andrés.

“Si el Garlock ocurre, sí, estaremos diciendo que San Andrés está en mayor riesgo”, dijo Jones. "¿Qué se hace cuando hay un terremoto que podría ser un anticipo para el San Andreas? ¿Qué se dice? ¿Qué se hace?”

El estudio es la última sugerencia de un escenario plausible en el que los terremotos del verano pasado en una parte remota de California podrían haber iniciado una cadena de eventos que podría resultar en un terremoto devastador en la falla de San Andrés que no se ha visto en el sur de California en 163 años.

Anuncio

En su punto más cercano, la falla de San Andrés se encuentra a 35 millas del centro de Los Ángeles.

“Ahora, se puede pensar que el terremoto de Ridgecrest está tan lejos del Gran Los Ángeles... que es casi inofensivo”, dijo Stein, un científico sísmico emérito del U.S. Geological Survey y profesor adjunto de geofísica en la Universidad de Stanford.

“Pero el problema es que ... el terremoto de Ridgecrest acercó la falla de Garlock a la ruptura. Si esa falla se rompe --y se acerca a unos 25 millas del San Andrés-- entonces hay una alta probabilidad, tal vez un 50/50, de que se rompa inmediatamente en San Andrés”, dijo Stein. El coautor de Stein en el estudio es Shinji Toda, de la Universidad de Tohoku en Japón.

Medio Ambiente

Anuncio

Si la falla de Garlock se rompiera cerca de la falla de San Andrés --pero la de San Andrés no se rompiera inmediatamente-- Los Ángeles se enfrentaría a la perspectiva de tener una metafórica espada de Damocles colgando sobre su cuello, dijo Stein, con la perspectiva de que Los Ángeles se enfrentara a un mayor riesgo de un terremoto de San Andrés en cuestión de meses, o quizás décadas.

“En cierto modo, si la falla se rompe de una sola vez, la vida es más simple. Está hecho”, dijo Stein. “Pero si no lo hace --si pende, y muchas fallas penden-- eso pondría a la ciudad en una posición realmente difícil...”

Un hipotético terremoto de magnitud 7.8 en San Andrés podría causar más de 1800 muertes, 5000 heridos, desplazar entre 500 mil y 1 millón de personas de sus hogares y debilitar a la región económicamente por una generación. Un terremoto de esa magnitud produce 45 veces más energía que el terremoto de magnitud 6.7 de Northridge de 1994.

De las muchas fallas en California, la de San Andrés está singularmente preparada para ser la que desencadene un megaterremoto en nuestra vida porque es el principal límite de la placa tectónica entre las placas del Pacífico y de América del Norte, y por la rapidez con que la falla acumula la tensión sísmica.

Anuncio

Otro escenario preocupante que Jones ha mencionado antes fue un hipotético terremoto de magnitud 6 en el Paso del Cajón al norte de San Bernardino. Es un escenario particularmente inquietante porque tal terremoto podría desencadenar grandes terremotos en tres grandes fallas: la de San Andrés, la de San Jacinto y la de Cucamonga.

La última vez que los científicos de California advirtieron sobre un mayor riesgo de un gran terremoto en la falla de San Andrés, sin embargo, la respuesta inicial del estado fue plana.

En 2016, los funcionarios estatales no emitieron una declaración sobre el aumento de la amenaza de un gran terremoto en la falla de San Andrés hasta 39 horas después del primer terremoto en el Mar de Saltón.

Incluso cuando los funcionarios estatales finalmente emitieron una declaración, insertaron un error que minimizaba de manera inexacta el aumento del riesgo sísmico. Fue corregido después de una investigación del Los Angeles Times.

Anuncio

El estudio publicado el lunes no es la primera vez que los científicos han sugerido que los terremotos de Ridgecrest podrían ser el primer dominó que caiga que eventualmente lleve a la sección del sur de California de la falla de San Andrés a romperse de manera significativa por primera vez desde 1857, cuando un terremoto de magnitud 7.8 rompió 225 millas de la falla entre el condado de Monterey y el paso Cajon en el condado de San Bernardino.

Hace un año, el Servicio Geológico de los Estados Unidos, la principal agencia científica de terremotos, calculó que había una posibilidad muy remota de que el de San Andrés fuera provocado por los terremotos de Ridgecrest.

Y un profesor de ciencias de la tierra de la USC, James Dolan, articuló el mismo escenario de Ridgecrest a Garlock a San Andreas en una entrevista con The Times el año pasado.

La falla de Garlock se rompe en promedio cada 1300 años, dijo Tim Dawson, geólogo ingeniero principal del Servicio Geológico de California, pero los terremotos pueden ocurrir tan a menudo como cada pocos cientos de años o tener una sequía entre grandes terremotos de hasta 3000 años. El último gran terremoto en la falla de Garlock ocurrió hace unos 500 años, dijo Dawson.

Anuncio

Los grandes terremotos en el sur de la falla de San Andrés a lo largo de la sección del Grapevine de la Interestatal 5 pueden ocurrir en promedio cada 100 años, aunque hay una amplia variación en la frecuencia con que pueden ocurrir; ha habido un momento en el que solo pasaron 20 años entre los grandes terremotos, y otro en el que hubo una brecha de 200 años entre los grandes terremotos.

Aunque no es una apuesta segura que la falla de Garlock se rompa en nuestra vida, el sur de San Andrés es un candidato probable para un terremoto tan grande en nuestra vida. “Es realmente la falla que se mueve más rápido en California”, dijo Dawson sobre la de San Andrés, lo que significa que acumula tensión mucho más rápido que otras fallas. “Siempre va a desempeñar el papel más significativo en el peligro de terremotos en California”.

Hay una concepción popular de que los terremotos alivian la tensión sísmica --lo hacen-- pero también aumentan la tensión sísmica en otras áreas.

“Un terremoto aliviará la tensión en la falla en la que ocurre. Pero al aliviar eso, estás transfiriendo la tensión a otra cosa”, dijo Dawson. “Por cada acción, hay una reacción”.

Anuncio

Los científicos --y el público-- han estado fascinados durante mucho tiempo por la perspectiva de los terremotos desencadenados. Fue el punto principal de la trama de la película San Andrés, protagonizada por Dwayne Johnson en 2015.

Es por una buena razón.

El terremoto del 4 de julio del año pasado en Ridgecrest, un temblor de magnitud 6.4, impartió mayor tensión en una falla que eventualmente se rompió un día después, causando el más poderoso terremoto de magnitud 7.1 el 5 de julio.

El terremoto más poderoso en California de los últimos 68 años, el terremoto de magnitud 7.3 de Landers que golpeó el poco poblado desierto de Mojave el 28 de junio de 1992 --y una réplica de magnitud 6.3 horas más tarde cerca de Big Bear-- se creía que estaba relacionado con el terremoto de Joshua Tree, un evento de magnitud 6.1, que ocurrió dos meses antes.

Anuncio

El trío de terremotos suscitó la preocupación de que el de San Andrés fuera el siguiente.

La teoría en ese momento era que la secuencia de terremotos de Joshua Tree, Landers y Big Bear esencialmente desató una sección de la falla de San Andrés. Eso hacía plausible que la falla de San Andrés fuera la siguiente en romperse, dijo Ken Hudnut, geofísico del USGS.

Pero el sur de la falla de San Andrés ha permanecido tan tranquilo como lo ha hecho desde la década de 1850.

En cambio, los siguientes grandes terremotos en el sur de California ocurrieron donde pocos científicos esperaban que llegaran: el terremoto de magnitud 6.7 que golpeó a Northridge en 1994, y el terremoto de magnitud 7.1 de la Mina Héctor en 1999 que se localizó aún más profundo en el remoto desierto de Mojave.

Anuncio

“Lo que ha estado sucediendo en el mundo real es bastante diferente de lo que pensábamos que era un escenario plausible en ese momento en el 92", dijo Hudnut.


Anuncio