Anuncio

Las mascarillas ofrecen mucha más protección contra el coronavirus de lo que muchos piensan

×

Hay un frase común de que las mascarillas no te protegen, protegen a otras personas de sus propios gérmenes, lo cual es especialmente importante para evitar que los individuos infectados sin saberlo transmitan el coronavirus.

Pero ahora, hay una creciente evidencia de que las mascarillas también te protegen.

Si tiene la mala suerte de encontrarse con una persona infecciosa, usar cualquier tipo de cobertura facial reducirá la cantidad de virus que su cuerpo absorberá.

Resulta que eso es bastante importante. Respirar una pequeña cantidad de virus puede provocar la ausencia de enfermedad o una infección mucho más leve. Pero inhalar un gran volumen de partículas de virus puede provocar enfermedades graves o la muerte.

Anuncio

Ese es el argumento que la Dra. Mónica Gandhi, profesora de medicina de UC San Francisco y directora médica de la Clínica de VIH en el Hospital General Zuckerberg-San Francisco, está haciendo sobre por qué, si se infecta con el virus, el cubrirse con una mascarilla aún puede protegerlo de una enfermedad más grave.

“Existe esta teoría de que el uso de cubierta facial reduce la cantidad de virus al que se expone y la gravedad de la enfermedad”, dijo Gandhi, quien también es directora del Centro de Investigación del SIDA en UC San Francisco.

La idea de exigir el uso de mascarillas en público se ha convertido en un tema cada vez más urgente y politizado mientras que California y el resto de la nación ven un aumento en nuevos casos a medida que la economía se reabre.

California ordenó esta semana el cierre de muchos negocios, que incluyen el alto de todo el estado para todas las comidas en interiores y el cierre de bares. El estado también ordenó el cierre, en docenas de condados muy afectados, incluido el condado de Los Ángeles, de gimnasios, lugares de culto, salones de belleza, salones de uñas y oficinas para industrias no esenciales.

Anuncio

Pero los expertos dicen que las mascarillas son esenciales para que las personas las usen cuando salen al público, como ir de compras, asistir a citas médicas y hacer ejercicio como ir a la playa o al parque.

California ha ordenado cubrirse la cara en lugares públicos desde el 18 de junio, y un número creciente de comunidades dice que multará a las personas que desobedecen las reglas. Pero sigue habiendo resistencia al gobierno que exige el uso de mascarillas en algunos rincones del estado, incluido el condado de Orange.

Algunos líderes en el condado de Orange han rechazado exigir a los estudiantes que usen mascarillas si regresan a las aulas en el otoño.

En las recomendaciones de política aprobadas por la Junta de Educación del Condado de Orange el lunes, un documento establece que “exigir que los niños usen mascarillas durante la escuela no sólo es difícil, si no imposible de implementar, y que [no] se basa en la ciencia, e incluso puede ser dañino”. Los distritos en forma individual tendrán la última palabra sobre cómo se abren las escuelas.

Anuncio

Algunos expertos en salud estaban horrorizados por ese lenguaje.

“Esta retórica anti-máscara es alucinante, peligrosa, mortal y polarizante”, dijo el Dr. Peter Chin-Hong, profesor de medicina y especialista en enfermedades infecciosas en la Universidad de California en San Francisco. “No hay evidencia de que sea peligroso”.

De hecho, el uso de mascarillas puede ayudar a evitar que los niños se infecten y sufran graves consecuencias de la infección, como el síndrome inflamatorio multisistémico, una condición rara que se ha observado en menores que han sido infectados con el coronavirus. “Los niños no sólo transmiten, sino que también pueden enfermarse”, señaló Chin-Hong.

Si bien los pequeños tienen menos probabilidades de desarrollar una enfermedad grave por el coronavirus que los adultos, aún pueden infectarse, contagiarse y transmitir el virus a otras personas, expuso Gandhi.

Anuncio

El uso de una mascarilla en la escuela no sólo reduciría su capacidad de transmitir el virus a otros compañeros de clase, maestros y administradores, sino que también protegería a los estudiantes de contagiarse con una gran dosis de virus de personas infectadas.

Las tasas de transmisión del coronavirus han aumentado en todo el estado. Alrededor de 1.000 de los casi 4.600 casos de San Francisco han sido diagnosticados en las últimas dos semanas, dijo el Dr. Grant Colfax, director de salud pública de la ciudad.

En San Francisco, casi la mitad de todos los que dieron positivo en la ciudad son latinos, subrayó, a pesar de que los residentes latinos representan sólo el 15% de la población de la ciudad. En general, la ciudad ha visto 7.8 nuevas infecciones por cada 100.000 habitantes en los últimos siete días, muy por encima de su objetivo de no más de 1.8 nuevos contagios por cada 100.000 personas.

“Esto, nuevamente, indica que el virus se está propagando por toda la ciudad, particularmente... en la parte sureste de la ciudad”, manifestó Colfax.

Anuncio

Añadió que por cada individuo que contrae el virus, otras 1.25 personas en promedio ahora están infectadas. “Realmente necesitamos reducir eso a 1 o menos tan rápido y tan pronto como sea posible”.

La tasa de transmisión también aumentó por encima de 1 en el condado de Los Ángeles en junio, pero volvió a caer a 1. “El virus actualmente está desatado en nuestra comunidad”, declaró la directora de salud pública Bárbara Ferrer.

La razón por la cual las mascarillas son tan importantes para controlar el contagio del coronavirus es que puede propagarse ampliamente por personas que no están visiblemente enfermas, ya sea porque aún no han mostrado signos de enfermedad o porque pasarán todo el curso de su enfermedad con poco o ningún síntoma en absoluto.

Una evidencia clave de esto surgió a principios de este año, en el crucero Diamond Princess que transportaba tripulantes y pasajeros infectados en Asia. Un estudio publicado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU descubrió que de 712 personas que dieron positivo para el virus, casi la mitad eran asintomáticas en el momento de la prueba.

Anuncio

“También sabemos que la carga viral es más alta en la etapa temprana durante la enfermedad”, destacó el Dr. Chaz Langelier, profesor asistente en UC San Francisco, durante la mesa redonda. De hecho, se cree que el 44% de las transmisiones ocurren cuando la persona infectada no tiene síntomas, según un estudio publicado en Nature Medicine.

Eso es diferente de la gripe estacional, donde la infecciosidad máxima ocurre aproximadamente un día después del inicio de los síntomas, dijo Langelier.

Las mascarillas no filtran todas las partículas virales, señaló Gandhi. Pero incluso las mascarillas de tela filtran la mayoría de esas partículas.

Incluso si una persona que usa una cubierta facial se infecta, la mascarilla, al filtrar la mayoría de las partículas virales exhaladas por el individuo infectado, probablemente conduce a una enfermedad menos grave, detalló Gandhi.

Anuncio

La idea de que una dosis más baja de virus cuando se infecta produce menos enfermedade es una idea muy usada en medicina.

Incluso desde 1938, hubo un estudio que mostró que al dar a los ratones una dosis más alta de un virus mortal, los ratones tienen más probabilidades de contraer enfermedades graves y morir, dijo Gandhi.

El mismo principio se aplica a los humanos. Un estudio publicado en 2015 dio a voluntarios sanos dosis variables de un virus de la gripe; los que recibieron dosis más altas se enfermaron, con más tos y falta de aliento, subrayó Gandhi.

Otro estudio sugirió que la razón por la cual la segunda ola de la pandemia de gripe de 1918-19 fue la más mortal en EE.UU se debió a las condiciones de hacinamiento en los campamentos del ejército cuando la Primera Guerra Mundial terminó.

Anuncio

Finalmente, un estudio publicado en mayo encontró que las particiones de mascarillas quirúrgicas redujeron significativamente la transmisión del coronavirus entre los hámsters. Incluso si los hámsters protegidos por las mascarillas adquirieron el coronavirus, “tenían más probabilidades de contraer una enfermedad muy leve”, expuso Gandhi.

Entonces, ¿qué sucede si una ciudad hace uso de mascarillas dramáticamente mientras está en público?

Si Gandhi tiene razón, puede significar que incluso si hay un aumento de las infecciones por coronavirus en una ciudad, las mascarillas pueden limitar la dosis que las personas reciben del virus e incrementar la probabilidad de que presenten síntomas menos graves de la enfermedad.

Eso es lo que Gandhi dijo que sospecha que está sucediendo en San Francisco, donde el uso de mascarillas es relativamente sólido. Se necesitan más observaciones, dijo Gandhi.

Anuncio

Hay más evidencia de que las mascarillas pueden ser protectoras, incluso cuando los usuarios se infectan. Ella citó un brote en una planta de mariscos en Oregón donde los empleados recibieron cubiertas faciales, y el 95% de los infectados eran asintomáticos.

Gandhi también citó la experiencia de un crucero que viajaba de Argentina a la Antártida en marzo cuando el coronavirus infectó a las personas a bordo, como se documenta en un estudio reciente. Los pasajeros obtuvieron mascarillas quirúrgicas y la tripulación mascarillas N95.

Pero en lugar de que aproximadamente el 40% de los infectados fueran asintomáticos, que es lo que normalmente se esperaría, el 81% de los que dieron positivo eran asintomáticos, y el uso de mascarillas puede haber ayudado a reducir la gravedad de la enfermedad en las personas a bordo, detalló Gandhi.

Los efectos protectores también se observan en países donde las mascarillas son aceptadas universalmente durante años, como Taiwán, Tailandia, Corea del Sur y Singapur. “Todos han visto casos cuando reabrieron... pero no muertes”, señaló Gandhi.

Anuncio

La República Checa se adelantó para exigir mascarillas y emitió una orden a mediados de marzo, dijo Gandhi; eso es aproximadamente tres meses antes de que el gobernador Gavin Newsom lo hiciera en todo el estado de California. Pero en la República Checa, “cada vez que aumentaban sus casos... su tasa de mortalidad era totalmente plana. Así que no contrajeron la enfermedad grave en estos casos”.

En mayo, la República Checa levantó su regla del uso de mascarillas faciales. “Y lo están haciendo muy bien”, concluyó Gandhi.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio