Anuncio

Un insulto sexista y otras acusaciones aumentan la enemistad entre el Sheriff y los supervisores del condado de Los Ángeles

×

En el último brote de su disputa con los funcionarios del condado, el Sheriff Alex Villanueva se refiere a la Supervisora Hilda Solís como “La Malinche”, un nombre históricamente utilizado en México para degradar a una mujer como traidora o vendedora.

Durante una transmisión reciente en Facebook, el alguacil del condado de Los Ángeles, Alex Villanueva, pasó varios minutos criticando a la supervisora Hilda Solís por sus comentarios a principios de esa semana sobre la brutalidad sistémica y el racismo de la policía hacia las personas de color.

Preguntó si ella estaba tratando de sembrar más desconfianza entre la policía y la comunidad y dijo que les debía una disculpa a los empleados del Departamento del Sheriff y a todas las agencias policiales del condado de Los Ángeles.

Luego el sheriff lo volvió más personal.

“No lo sé", dijo en la transmisión en vivo. “¿Estás tratando de ganar el título de La Malinche? ¿Eso es lo que es?”.

Anuncio

Muchos se sorprendieron por el uso de Villanueva de un nombre usado para degradar a una mujer como traidora o vendedora. El nombre se refiere a una figura histórica en la cultura mexicana que fue la intérprete y esclava del conquistador español Hernán Cortés y se convirtió en un símbolo de traición por facilitar la conquista del imperio azteca.

Solís, hija de inmigrantes de Nicaragua y México, calificó la referencia de Villanueva como “no profesional, inapropiada, racista y sexista”.

“No solo me deshonra a mí, sino a las mujeres en todas partes”, manifestó Solís en un comunicado al Times. “El sheriff necesita reconocer su influencia y ser un buen modelo a seguir, ya que estoy segura de que no fui la única ofendida por su insulto”.

Este es uno de los últimos brotes en una larga disputa entre los líderes más poderosos del condado de Los Ángeles que se ha intensificado y se ha vuelto más personal en las últimas semanas. El incidente ocurrió cuando lidian con una desaceleración económica inducida por una pandemia que ha provocado recortes en el Departamento del Sheriff y otras oficinas del condado, así como las secuelas de la muerte por parte de un agente de Andrés Guardado, de 18 años, que ha llamado la atención nacional. Los líderes de todo el país están reconsiderando el papel de la policía en las comunidades.

Anuncio

Solís instó a Villanueva a “permanecer enfocado en proteger al público de los agentes rebeldes dentro de su departamento y mantener su presupuesto ajustado”.

“Estamos lidiando con una pandemia mundial sin precedentes y una crisis presupuestaria local”, dijo. “Tenemos mucho que hacer mientras trabajamos para preservar la salud del público en este momento crítico”.

Villanueva no respondió preguntas sobre lo que quería decir con su comentario, dirigiendo las consultas al Departamento de comunicación del Sheriff. Un portavoz respondió más tarde, haciendo referencia a otro supervisor.

Anuncio

“Sobre el tema de los comentarios ‘racistas y sexistas’, le preguntaría a la supervisora [Sheila] Kuehl a qué se refería cuando atacó al Sheriff Villanueva en la radio y le dijo, entre otras cosas, que ‘se pusiera los pantalones de niño grande’”, dijo el teniente John Satterfield por correo electrónico.

En un comunicado, Kuehl respondió que el presupuesto de Villanueva ha tenido “déficits sin precedentes” en los últimos dos años. “Necesita operar dentro de un presupuesto equilibrado y ser responsable ante los contribuyentes. Eso no es un insulto. Es un hecho”, manifestó.

Zev Yaroslavsky, quien pasó años como supervisor del condado y miembro del Concejo Municipal de Los Ángeles, comentó que la relación de Villanueva con la junta podría sofocar una buena política.

“Es un desastre”, dijo Yaroslavsky, quien es director de la Iniciativa de Los Ángeles en la Escuela de Asuntos Públicos Luskin de UCLA. “Y las personas son las que serán lastimadas al final”.

Anuncio

Los comentarios de Villanueva sobre Solís fueron particularmente inquietantes para muchos en la comunidad latina de Los Ángeles.

Durante siglos, La Malinche ha sido retratada como la “Eva mexicana, una mujer traidora”, dijo Sandra Messinger Cypess, quien ha estudiado la figura histórica durante unos 35 años.

“Por lo general, es una de las maneras más despectivas en que uno podría llamar a una mujer”, comentó Cypess, profesora emérita de literatura latinoamericana en la Universidad de Maryland. “De su nombre proviene malinchista, lo que significa que eres un vendido”.

Ella dijo que la interpretación a menudo complica la historia de La Malinche, que estaba entre las 20 mujeres indígenas entregadas a Cortés para “aplacarlo”.

Anuncio

Cortés descubrió que La Malinche hablaba maya y náhuatl, el idioma de los aztecas, y la trajo a su séquito, un estado raro para una mujer, señaló Cypess. Lo que a menudo se pierde, dijo, es que La Malinche no tuvo más remedio que obedecer.

“Si ella hubiera dicho: ‘No, gracias, no quiero hacer esto’, ¿creen que habría vivido mucho? No tiene poder en este puesto: como mujer, como indígena, como esclava”, expuso Cypess. “Ella obedece a quien sea su maestro. Así es como sobrevive”.

Ha habido un movimiento para reclamar el término y reexaminar cómo se han cruzado el colonialismo y el patriarcado, dijo María Brenes, directora ejecutiva de InnerCity Struggle, quien es de ascendencia mexicana. Pero agregó que el contexto de los comentarios de Villanueva perpetúa la noción de que una mujer, que fue oprimida y esclavizada, fue responsable de una colonización que causó tanto trauma a muchos pueblos indígenas.

Anuncio

“No necesitamos esa vieja forma de pensar que el sheriff está tratando de perpetuar. De ninguna manera”, dijo Brenes. “Hemos hecho bastante trabajo y no podemos dejar que nos lleve allí”.

Ivette Alé, líder principal de políticas de Dignity and Power Now, quien se identifica como Latinx, dijo que el uso por parte de Villanueva del término La Malinche, sobre quien Alé escribió su tesis de posgrado, hacia la única latina en la Junta de Supervisores fue “increíblemente ofensivo”.

“También es sorprendente que él, como sheriff latino que actualmente está a cargo de una cárcel que tiene más del 50% de latinos, use ese lenguaje”, dijo Alé, y agregó que Villanueva se ha resistido a la responsabilidad en el caso Guardado al retener videos e informes de supervisores del condado y el público. “Si hablamos de personas que realmente están perjudicando a la comunidad latina, el Sheriff Villanueva está en la cima de esa lista”.

(Villanueva ha dicho que se ha publicado poca información sobre Guardado, quien fue asesinado a tiros por un agente el 18 de junio en Gardena, porque la investigación está en curso).

Anuncio

Lex Steppling, que trabaja con Alé, comentó que el insulto está “atrincherado en una masculinidad tóxica: ‘No solo nos vendiste, sino que también les diste tu cuerpo’”. Y añadió sobre Villanueva: “Realmente cruza la línea cuando se trata de mujeres que son líderes de color en el condado”.

La transmisión de 34 minutos de Villanueva este mes comenzó con las críticas a varias acciones de la Junta de Supervisores, incluida una propuesta para examinar el cierre de la Cárcel Central de Hombres. Eventualmente destacó a Solís, diciendo que ella fue exagerada en los comentarios sobre las agencias de aplicación de la ley que realizan sus propias investigaciones cuando usan la fuerza letal.

“Supervisora Solís, no sé si es una ignorancia deliberada de su parte o un esfuerzo deliberado para desviar a sus electores sobre el papel de la aplicación de la ley y el papel del Departamento del Sheriff que investiga los tiroteos involucrados con el agente, pero la animo a educarse un poco más antes de hacer un comentario como ese”, dijo.

Anuncio

Continuó diciendo que Solís había aceptado $13.7 millones en “blood money” (precio de la sangre) del gobierno federal para vender inmigrantes que viven ilegalmente en Estados Unidos.

Se refería a una subvención federal que el Departamento del Sheriff había solicitado y aceptado durante años que requería enviar a los funcionarios federales información personal sobre los reclusos que se encontraban ilegalmente en el país. Villanueva detuvo la participación de la agencia en el programa.

Una portavoz del condado dijo que la Junta de Supervisores no ha jugado ningún papel en la solicitud o aceptación de la subvención desde 1999.

Las tensiones entre Villanueva y los miembros de la junta datan desde su campaña, cuando varios supervisores respaldaron a su predecesor, el ex Sheriff Jim McDonnell.

Anuncio

La discordia aumentó poco después de que Villanueva asumió el cargo en 2018, con peleas por la supervisión del Departamento del Sheriff y la nueva contratación de agentes que tenían antecedentes de mala conducta por parte de Villanueva. Más recientemente, Villanueva y los miembros de la junta se pelearon por la respuesta del condado a la pandemia de COVID-19 y los consiguientes recortes presupuestarios.

Durante las discusiones sobre el déficit presupuestario del Departamento del Sheriff en dos reuniones de la junta, los funcionarios del condado dijeron que un jefe del departamento podría enfrentar cargos por delitos menores por cerrar el año con una brecha.

"¿Dijiste un delito menor?”, preguntó el supervisor Mark Ridley-Thomas en una reunión en octubre.

“Sí, señor”, dijo un funcionario.

Anuncio

El problema volvió a surgir en abril después de una pregunta planteada por Solís.

Villanueva respondió: “Hay muchos crímenes que son delitos menores, bastantes crímenes que son delitos graves. Y podría continuar durante mucho, mucho tiempo sobre una larga lista de delitos graves y las consecuencias de los mismos, y son cometidos por funcionarios públicos... Buena suerte con eso si me vas a asustar con el reclamo sobre un delito menor”.

La supervisora Kathryn Barger preguntó si eso era una amenaza velada.

Al principio de la pandemia, Barger y Villanueva parecían trabajar juntos de manera más amigable, pero eso no duró mucho.

Anuncio

Los supervisores votaron en marzo para poner a la directora ejecutiva del condado, Sachi Hamai, a cargo de su respuesta a la crisis, lo que efectivamente eliminó a Villanueva como director del centro de operaciones de emergencia. Los supervisores dijeron que la medida respondió a un largo proceso, pero Villanueva lo calificó como un “golpe silencioso” y se ha quejado en múltiples ocasiones de que quedó fuera de las decisiones importantes relacionadas con la pandemia.

Los intercambios verbales recientes se han vuelto más burlones.

En otra transmisión de Facebook la semana pasada, Villanueva respondió una pregunta de su esposa, Vivian, sobre la posición de Hamai en el directorio de United Way of Greater Los Angeles. La organización sin fines de lucro ayudó a impulsar una propuesta a la Junta de Supervisores que redirigiría el 10% del fondo general del condado, que incluye parte del presupuesto del Departamento del Sheriff, para abordar mejor las necesidades de los residentes de bajos ingresos en comunidades de bajos recursos.

“Hola, Viv…", respondió Villanueva antes de leer en voz alta su pregunta. “Aparentemente es un delito grave si te encuentras recibiendo dinero de United Way y estás en la junta, o eres un oficial del condado y estás votando una medida o facilitando una medida que puedes obtener desde una posición en otra. Eso es un delito grave”. Villanueva luego citó un código del gobierno.

Anuncio

Hamai se retiró de la junta de United Way el martes, antes del voto de los supervisores sobre la propuesta, para evitar la aparición de cualquier conflicto. Los funcionarios del Departamento del Sheriff cuestionaron por qué ella no renunció antes.

Skip Miller, un abogado que representa a Hamai y al condado, dijo en una carta a Villanueva que sus “mentiras maliciosas” equivalían a difamación y amenazaba con acciones legales.

“Es impactante y extremadamente irresponsable para cualquiera, sobre todo para el sheriff del condado de Los Ángeles, publicar tales falsedades difamatorias. Y lo estás haciendo con el alto funcionario ejecutivo del condado que te emplea”, escribió Miller en la carta.

Miller dijo que el código gubernamental que Villanueva citó requiere que un funcionario público “tenga un ‘interés financiero’ prohibido en un asunto que involucre a su entidad pública” y agregó que Hamai no tenía ningún interés financiero en United Way, sirviendo como miembro no remunerado de la junta.

Anuncio

En una carta de respuesta el viernes, Villanueva comentó que fue acusado falsamente y que Miller violó las reglas éticas al aconsejar a Hamai que lo demandara, porque el abogado también representa al sheriff. (Miller le dijo al Times que no representa a Villanueva y que nunca lo ha hecho).

El subalguacil de Villanueva, Tim Murakami, firmó una carta el mismo día advirtiendo a los supervisores que el Departamento del Sheriff había remitido una investigación criminal sobre un “subordinado no identificado de la Junta de Supervisores” al fiscal general de California, Xavier Becerra. Escribió que los posibles cargos incluyen incumplimiento del deber público, divulgación de conflictos de intereses y un funcionario público con un interés financiero que intenta influir en una decisión política.

Miller dedujo que el Departamento del Sheriff se refería a Hamai y, en una carta de respuesta a Villanueva, lo tachó de represalia y enjuiciamiento malicioso.

“Si alguien debe ser investigado por la fiscalía eres tú por lo que has hecho aquí", decía su carta.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


CaliforniaNota Roja
Anuncio