Anuncio

Columna: Para estudiar la prevención de incendios forestales, los expertos de Berkeley están analizando a Baja. Newsom también debería hacerlo

A burned-out gas station sits among tall, blackened trees
Los restos de Cressman’s General Store y Gas Station arden a lo largo de la autopista 168 en el condado de Fresno, quemados en el incendio de Creek.
(Kent Nishimura / Los Angeles Times)

El cambio climático no es la única causa de los recientes incendios forestales, escribe George Skelton. La mala gestión forestal y la superpoblación de las tierras silvestres también juegan un papel.

Como prueba de que el cambio climático no es la causa principal de los horribles incendios forestales occidentales, mire a Baja California, México.

Baja tiene una gran cadena montañosa que se asemeja a Sierra Nevada, pero es saludable y resistente al fuego. Eso se debe a que, hasta hace relativamente poco, lo gestionaba la naturaleza, no los humanos, excepto los indígenas que sabían lo que estaban haciendo.

Sí, el cambio climático es terriblemente real. El deshielo del casquete polar ártico es una prueba.

El gobernador Gavin Newsom está en lo correcto cuando le dice al presidente Trump, y, en repetidas ocasiones, a todos nosotros, que “lo caliente se están volviendo más caliente y lo seco se están volviendo más seco”. Señala un hecho inquietante: la temperatura promedio de verano en California ha aumentado de 71 grados a 74 grados en los últimos 40 años.

Anuncio

Pero Newsom no acierta cuando da a entender que si no fuera por el calentamiento global, no estaríamos sufriendo estos cataclísmicos incendios.

“Si no creen en la ciencia [climática], espero que crean en la realidad observada”, dijo el gobernador a los periodistas recientemente mientras estaba de pie sobre las cenizas de un bosque incinerado del condado de Butte. “La ciencia es absoluta. Los datos son evidentes”.

No, lo más evidente es la mala gestión forestal y la superpoblación de las zonas silvestres.

Es una imagen diferente en la Sierra de San Pedro Mártir del norte de Baja, parte de las largas cordilleras peninsulares que se extienden hasta el sur de California.

Anuncio

Un enorme incendio forestal que arde en las montañas al noreste de Los Ángeles y se adentra en el desierto de Mojave sigue amenazando hogares, pero las autoridades dicen que los vientos más tranquilos podrían ayudar a las cuadrillas a acorralar las llamas

La Sierra de San Pedro Mártir es similar a la Sierra Nevada: dominada por bosques de pino Jeffrey y coníferas mixtas, nieve invernal y base granítica. Los picos no son tan altos como en Sierra Nevada, pero están ahí arriba. El más alto mide 10.157 pies.

La prístina cordillera de Baja “puede usarse como una referencia a cómo se verían las partes más secas de... los bosques en la Sierra Nevada sin un historial de tala extensiva y extinción de incendios”, se lee en un artículo de investigación publicado en abril por el California Fire Science Consortium en UC Berkeley.

Pero a diferencia de la Sierra Nevada, continúa el documento de la UC, “la estructura de este bosque [de Baja] crea un ecosistema que es resistente a la sequía, los incendios de alta gravedad, los insectos y las enfermedades”.

Anuncio

“Puede ayudar a orientar las decisiones de gestión en... el oeste de EE.UU / California que desean devolver los bosques a sus condiciones históricas o prepararlos para un clima cambiante y un futuro incierto”.

¿Qué hizo México de manera diferente a nosotros? Durante mucho tiempo, no hizo nada. La naturaleza lo manejó.

Una excepción temprana: como lo habían hecho los indios de California durante cientos de años, los indígenas de Baja California practicaron la quema prescrita para limpiar el suelo del bosque, cortar los árboles más pequeños y mantener los bosques abundantes para la búsqueda de alimentos y la caza. Sin embargo, eso se detuvo en México y se redujo considerablemente en California cuando los colonos “civilizados” conquistaron a los indios.

Pero el fuego era necesario para un bosque sano. En California y la mayor parte del oeste, cada vez que algo se encendía, nos apresurábamos a apagarlo. El público lo exigió: estaban surgiendo pequeñas ciudades y centros turísticos que necesitaban protección. Y la quema prescrita era una molestia humeante.

Anuncio

Entonces, los bosques de California se llenaron de gente, pinos y maleza densa. Como demasiados pollos en un gallinero, los árboles densos se volvieron susceptibles a las enfermedades (refugios para los escarabajos de la corteza en una sequía) y 163 millones ahora están muertos, lo que genera un combustible de fuego ardiente.

Pero en la Sierra de San Pedro Mártir se dejaba que los rayos se apagaran limpiando el bosque de forma natural. No fue hasta la década de 1970 que México comenzó a apagar incendios allí después de que se construyó un observatorio nacional. Necesitaba estar protegido.

El resultado de la gestión de la naturaleza es un bosque prácticamente en perfecto estado, resistente al fuego y las enfermedades.

Aquí está la evidencia:

Anuncio

Medio Ambiente

Hubo una sequía severa de cuatro años alrededor del 2000, y menos de un árbol por acre murió, según el profesor de ciencias del fuego de UC Berkeley, Scott Stephens, quien ha estudiado el rango de Baja durante 20 años.

Luego, en 2003, estalló un gran incendio forestal que quemó miles de acres y el 80% de los árboles sobrevivieron.

“Fue dramático”, dice Stephens. “Cada vez que bajo a ese lugar me sorprende lo bien que esa zona se ha podido adaptar al cambio climático”.

Anuncio

“El cambio climático ciertamente también ha afectado a ese lugar. Pero va bien”.

California no lo está haciendo bien. Para mejorarlo, Newsom y otros líderes demócratas deben hacer más que maldecir el cambio climático mientras intentan estabilizar el termómetro de la Tierra. Necesitan invertir mucho para adaptar nuestros bosques al cambio climático.

Cuando le pregunté a Stephens cuánto culpaba al cambio climático de nuestros incendios forestales, respondió: “Menos del 50%. Quizá un tercio”.

El estado posee menos del 3% de los bosques de California, pero es responsable de ayudar a administrar el 40% que es de propiedad privada. El gobierno federal posee el 57%.

Anuncio

Stephens y otros expertos en incendios dicen que el estado debería intensificar la quema prescrita y la limpieza forestal. Y eso es, invirtiendo sustancialmente más dinero en el esfuerzo. Pero California necesita invertir miles de millones más.

El gobernador y los líderes demócratas recientemente no lograron ponerse de acuerdo sobre un paquete de gastos de prevención de incendios que comenzó en $3 mil millones y cayó a $500 millones, luego colapsó. Fue por falta de liderazgo.

También debe haber un “endurecimiento” más resistente al fuego de los hogares en las comunidades vulnerables. La Legislatura aprobó un proyecto de ley de la senadora Hannah-Beth Jackson (D-Santa Bárbara) para exigirlo. Ojalá el gobernador lo firme.

Quizá Newsom debería hacer un viaje a la Sierra de San Pedro Mártir y aprender de México.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio