Anuncio

Supercomputadora muestra en video qué tan rápido viaja el coronavirus a través de gotitas en el aire en la mesa

La persona que se encuentra al lado del que está infectado recibe más gotas dispersas en el aire.
La persona que se encuentra al lado del que está infectado recibe más gotas dispersas en el aire.
(Foto de video)

Una supercomputadora realiza una simulación sobre cómo la saliva viaja en el aire a través de gotitas y la facilidad con que las personas sentadas al lado del que está infectado pueden contagiarse.

El hallazgo de los expertos de un equipo de investigación del Centro Riken de Ciencias Computacionales y otras instituciones, sugiere que una persona tiene más probabilidades de estar expuesta al coronavirus si se sienta junto a su compañero de comedor y gira la cabeza para hablar que si se sienta uno frente al otro.

La persona sentada al lado del contagiado recibe más gotas dispersas en el aire.
(Foto de video)

Sin embargo, sentarse frente a la persona infectada tampoco salva a la gente del contagio, ya que, aunque en menor cantidad, el aire esparce las gotas.

Anuncio

De acuerdo con los expertos, una persona está expuesta a cinco veces más gotas cuando se le habla si está sentada una al lado de la otra.

Menos gotitas de saliva viajan dirigidas a la persona que se sienta enfrente del que está contagiado.
(Foto de video)

Cuando una persona hablaba con alguien en diagonal al otro lado de la mesa, le llegaban aproximadamente un 75 por ciento menos de gotas en comparación con el escenario anterior.

Las probabilidades se procesaron utilizando la supercomputadora japonesa Fugaku, que se clasificó como la más rápida del mundo por su velocidad de cálculos simulando la propagación de las gotas cuando cuatro personas se sientan una frente a la otra en dos mesas unidas y hablan entre sí durante aproximadamente un minuto. Cada mesa medía 60 centímetros cuadrados, el tamaño estándar que se usa en los restaurantes.

Cuando la persona habla, alrededor del 5 por ciento de las gotas que exhala llegarán a su interlocutor, pero luego las microgotas también se propagarán a los otros individuos en la mesa.


Anuncio