Anuncio
Share

¿La batalla por un ‘pago de héroes’ para los trabajadores de supermercado llevará al cierre de más establecimientos? Lo que necesita saber

Signage for a Ralphs
Kroger señala que cerrará este supermercado Ralphs en Long Beach, en respuesta a la imposición de la ciudad de un aumento de “pago de héroe” de $4 por hora a sus trabajadores.
(Dania Maxwell/Los Angeles Times)

El supermercado Ralphs, en la esquina de Wardlow Road y Los Coyotes Diagonal, en Long Beach, semeja a muchos otros establecimientos suburbanos.

Pero se ha convertido en un punto álgido en la batalla sobre si los trabajadores de los supermercados merecen un “pago de héroe” por su labor durante la pandemia.

Ralphs ahora planea cerrar la ubicación después de que Long Beach aprobó un salario de riesgo. Y la industria advirtió que se clausurarán más tiendas si se amplían las reglas de pago. Eso ha indignado a algunos funcionarios.

Aquí hay un vistazo a la cuestión del pago de héroes:

Anuncio

P: Entonces, ¿qué es el pago de héroes?

El concepto es que los trabajadores de las tiendas de comestibles que hayan puesto en riesgo sus vidas durante la pandemia recibirían un pago adicional.

Los Ángeles se convirtió en la ciudad más grande del país en respaldar una propuesta que requiere que los supermercados paguen temporalmente al personal $5 adicionales por hora. El Ayuntamiento, en una reunión el martes, votó por unanimidad para redactar una ordenanza de pago, que luego necesitaría la aprobación del concejo.

Seattle y Santa Mónica ya han avanzado con la prestación. También se espera que la Junta de Supervisores del condado de Los Ángeles vote pronto sobre un plan similar.

Anuncio

El martes, Oakland aprobó el pago de héroes mientras San José continúa considerándolo.

Los decretos locales de pago por los peligros de la pandemia ya han provocado algunos cambios nacionales, con Trader Joe’s aumentando su prima de “agradecimiento” para los trabajadores a $4 la hora en respuesta a las nuevas reglas de Seattle.

P: ¿Qué dicen sus partidarios?

El esfuerzo ha sido encabezado por sindicatos, pero también ha ganado el apoyo de políticos en algunas ciudades liberales.

Anuncio

United Food and Commercial Workers International (UFCW), que representa a 1.3 millones de trabajadores en compañías de abarrotes, empacadoras de carne y otras industrias de primera línea, también está instando al Congreso a promulgar alguna legislación sobre el pago por condiciones peligrosas para los trabajadores esenciales, mientras hacen un llamado a los directores ejecutivos de las principales empresas de alimentos y minoristas para proporcionar aumentos salariales.

La cascada de normas locales en torno a la prestación por condiciones peligrosas en Seattle y varias ciudades de California es “solo el comienzo”, señaló el presidente internacional de UFCW, Marc Perrone, en un comunicado.

Ron Herrera, presidente de la Federación Laboral de Los Ángeles, que representa a más de 800.000 trabajadores de más de 300 sindicatos, señaló que la votación del Ayuntamiento fue un reconocimiento del riesgo que enfrentan los trabajadores de los supermercados.

Estos establecimientos y otras tiendas minoristas que permanecieron abiertos durante la pandemia han visto brotes de COVID-19. Esto ha puesto en riesgo a los trabajadores esenciales y algunos han transmitido el virus a sus familiares.

Anuncio

Los partidarios señalan que es un pequeño precio que deben pagar las cadenas de supermercados.

“Ellos absolutamente pueden permitirse este aumento”, indicó el concejal Paul Koretz en la reunión del martes. “Definitivamente deberían pagarlo”.

Los partidarios también expresaron su indignación por las amenazas de cerrar más tiendas si se aprueban las normas, señalando que pone en riesgo a los compradores durante la pandemia al abarrotar las tiendas restantes.

“Si cierran tiendas, es simplemente por despecho. No es porque tengan dificultades para sobrevivir por pagar a sus empleados unos merecidos $5 la hora extra como pago por riesgo”, agregó Koretz.

Anuncio

P: ¿Y sus oponentes?

Siguiendo el mandato de Long Beach de pagar a sus trabajadores $4 adicionales por hora, el gigante de los supermercados Kroger anunció que cerraría Ralphs y Food 4 Less en la ciudad.

“Esta acción equivocada del Ayuntamiento de Long Beach traspasa el proceso de negociación tradicional y se aplica a algunos, pero no a todos, los trabajadores de los supermercados”, indicó Kroger en un comunicado. “El daño irreparable que sufrirán los empleados y los ciudadanos locales como resultado directo del intento de la ciudad de elegir ganadores y perdedores es profundamente lamentable. Realmente nos entristece que nuestros asociados y clientes sean, en última instancia, las verdaderas víctimas de las acciones del Ayuntamiento”.

La portavoz de Kroger, Vanessa Rosales, indicó en un correo electrónico que la aprobación de los mandatos de pago por los peligros de la pandemia para los trabajadores de supermercados podría llevar a más cierres de tiendas. Rosales comentó que no podía compartir detalles sobre cómo el pago adicional afectó los márgenes de ganancia en las dos tiendas, pero añadió que ambas ya tenían un “bajo rendimiento”, incluso antes de que la norma de Long Beach entrara en vigor el 19 de enero.

Anuncio

La cadena de Ohio expresó que ha gastado $1.3 mil millones para recompensar a los trabajadores e implementar medidas de seguridad durante la pandemia.

La California Grocers Assn., que representa a unas 6.000 tiendas en todo el estado, presentó una demanda contra Long Beach en un tribunal federal.

Neil Saunders, analista de GlobalData Retail, señaló que las normativas de pago por condiciones peligrosas son “bastante problemáticas”.

“Es muy fácil sentarse en una cámara del concejo y decirle a alguien lo que tienes que pagar, porque no debes encontrar el dinero para pagarlo”, agregó Saunders.

Anuncio

Stuart Waldman, presidente de la Asociación de Industria y Comercio del Valle, comentó que la votación del martes muestra la “enorme influencia” que tienen los grupos laborales en el Ayuntamiento si se aumentan los salarios durante una recesión.

Incluso si las compañías no tienen problemas económicos, “el Ayuntamiento no debería intervenir y decirles a las empresas que tienen que pagar más a sus empleados”, indicó Waldman. “Especialmente cuando existe un acuerdo laboral negociado”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio