Anuncio

En medio de la pandemia, los hospitales ven una ola de enfermedades hepáticas a consecuencia del abuso del alcohol

A mix of cocktails on a bar
El abuso del alcohol, un problema anterior a la pandemia se ha agravado en el último año, provocando un aumento de las hospitalizaciones por enfermedades hepáticas.
(Allen J. Schaben / Los Angeles Times)
Share via

A medida que la pandemia se prolonga, miles de alcohólicos en recuperación han recaído, por lo que los hospitales de todo el país han informado de un aumento dramático en las admisiones relacionadas con el alcohol por enfermedades críticas como la hepatitis alcohólica y la insuficiencia hepática.

Las enfermedades hepáticas relacionadas con el alcoholismo eran un problema creciente incluso antes de la pandemia, con 15 millones de personas diagnosticadas con esta enfermedad en todo el país, y con hospitalizaciones que se duplicaron en la última década.

Pero la pandemia ha aumentado drásticamente el número de víctimas. Aunque las cifras nacionales no están disponibles, las admisiones por enfermedad hepática alcohólica en el Hospital Keck de la USC aumentaron un 30% en 2020 en comparación con 2019, dijo el Dr. Brian Lee, un hepatólogo que trata las enfermedades de los alcohólicos.

Anuncio

Los especialistas de los hospitales afiliados a la Universidad de Michigan, la Universidad Northwestern, la Universidad de Harvard y el Sistema de Salud Mount Sinai en la ciudad de Nueva York dijeron que las tasas de admisiones por enfermedad hepática alcohólica han aumentado hasta un 50% desde marzo.

En el sur de California, un código de área puede decir mucho sobre una persona. ¿Es usted un 310, un 213 o un 323? ¿Qué significa tener un 562 o un 818?

Feb. 7, 2021

La ingestión de altos niveles de alcohol provoca una constelación de enfermedades hepáticas debidas a los subproductos tóxicos asociados al metabolismo del etanol. A corto plazo, estos subproductos pueden desencadenar una inflamación que conduce a la hepatitis. A largo plazo, pueden dar lugar a la acumulación de tejido graso, así como a la cicatrización característica de la cirrosis, que puede, a su vez, causar cáncer de hígado.

Dado que el metabolismo del alcohol varía según las personas, estas enfermedades pueden aparecer tras solo unos meses de consumo excesivo. Algunos individuos pueden beber en exceso sin experimentar efectos secundarios durante mucho tiempo; otros pueden sufrir reacciones inmunológicas graves que las envían rápidamente al hospital.

Los principales especialistas en enfermedades hepáticas y psiquiatras creen que el aislamiento, el desempleo y la desesperanza asociados al COVID-19 están impulsando la explosión de casos.

“Ha habido una afluencia tremenda”, dijo el doctor Haripriya Maddur, hepatólogo de Northwestern Medicine. Muchos de sus pacientes “se encontraban bien” antes de la pandemia, habiendo evitado las recaídas durante años. Pero sometidos al estrés de la pandemia, “de repente, [estaban] de nuevo en el hospital”, expuso.

En todas estas instituciones, la edad de los pacientes hospitalizados por enfermedad hepática alcohólica ha disminuido. La tendencia al aumento de la enfermedad en personas menores de 40 años “ha sido alarmante durante años”, dijo el Dr. Raymond Chung, hepatólogo de la Universidad de Harvard y presidente de la American Assn. for the Study of Liver Disease. “Pero lo que estamos viendo ahora es realmente dramático”.

Maddur también ha tratado a adultos jóvenes hospitalizados con la ictericia y la distensión abdominal emblemáticas de la enfermedad, un patrón que atribuye a la intensificación de los problemas económicos a los que se enfrenta este grupo demográfico durante la pandemia.

Al mismo tiempo que estos jóvenes adultos pueden estar entrando en el mercado de la vivienda o formando una familia, el empleo de nivel inicial es cada vez más difícil de conseguir.

“Tienen bocas que alimentar y facturas que pagar, pero no tienen trabajo”, dice, “así que recurren a la bebida como el último mecanismo de supervivencia que les queda”.

Los datos refuerzan la evidencia de que la región está saliendo de una oleada que comenzó a finales de octubre y que estuvo a punto de desbordar los hospitales de la zona.

Feb. 2, 2021

Es posible que las mujeres sufran de forma desproporcionada la enfermedad hepática alcohólica durante la pandemia porque metabolizan el alcohol a un ritmo más lento que los hombres. Los niveles más bajos de la enzima responsable de degradar el etanol conducen a niveles más altos de la toxina en la sangre y, a su vez, a daños más extensos en los órganos de las mujeres en comparación con los hombres que beben la misma cantidad. (Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades federales recomiendan que las mujeres beban una copa o menos al día, en comparación con dos o menos para los hombres).

Desde el punto de vista social, el “estrés de la pandemia se ha cebado, en cierto modo, con las mujeres”, afirma la Dra. Jessica Mellinger, hepatóloga de la Universidad de Michigan. Los salarios más bajos, la menor estabilidad laboral y la carga de la crianza de los hijos tienden a recaer más en los hombros de las mujeres, dijo.

“Si tienes estos factores de estrés adicionales, con todas tus formas de apoyo desaparecidas -y lo único que te queda es la botella-, eso es a lo que recurrirás”, dijo Mellinger. “Pero una mujer que bebe como un hombre enferma más rápido”.

En todo el país, más adultos están recurriendo a la bebida durante la pandemia: Un estudio encontró que las tasas de consumo de alcohol en la primavera de 2020 aumentaron un 14% en comparación con el mismo período de 2019; otro descubrió que los bebedores consumieron casi un 30% más que en los meses anteriores a la pandemia. El desempleo, el aislamiento, la falta de estructura diaria y el aburrimiento han incrementado el riesgo de un mayor consumo de alcohol.

“La pandemia ha sacado a relucir nuestra incómoda relación con el alcohol”, afirma el Dr. Timothy Fong, psiquiatra especializado en adicciones de la UCLA. “Lo hemos acogido en los hogares como nuestra muleta y nuestro mejor amigo”.

Estas recaídas, y las hospitalizaciones que provocan, pueden poner en peligro la vida. Más de uno de cada 20 pacientes con insuficiencia hepática relacionada con el alcohol muere antes de salir del hospital, y la enfermedad hepática relacionada con el alcohol es la principal causa de trasplante.

No hacen ningún favor a sus cerebros adultos. Un nuevo estudio revela que los cerebros de los adolescentes y adultos jóvenes que se saturan de alcohol se modifican de forma que probablemente el aprendizaje y la memoria sean más problemáticos.

La enfermedad también hace que las personas sean más susceptibles al COVID-19: Los pacientes con enfermedades hepáticas fallecen de COVID-19 en tasas tres veces más altas que los que no las padecen, y se ha descubierto que las enfermedades hepáticas asociadas al alcohol aumentan el riesgo de muerte por COVID-19.

A algunos médicos, como Maddur, les preocupa que los factores de estrés que conducen al aumento del consumo de alcohol y a la enfermedad hepática puedan prolongarse en el futuro, incluso después de que se terminen los cierres.

“Creo que solo estamos en la cúspide de esto”, enfatizó. “La cuarentena es una cosa, pero la caída de la economía, eso no va a desaparecer pronto”.

Otros, como Lee, son más optimistas, aunque con cautela.

“La vacuna está llegando con rapidez, el COVID-19 terminará y las cosas volverán a la normalidad”, señaló. “Pero la verdadera cuestión es si las autoridades de salud pública decidirán actuar de forma que se combata [la enfermedad hepática alcohólica]”.

“Porque la gente está luchando para sobrellevar el día a día en este momento”.

Esta historia fue producida por KHN (Kaiser Health News), que publica California Healthline, un servicio editorialmente independiente de la California Health Care Foundation. KHN no está afiliada a Kaiser Permanente.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí

Anuncio