Anuncio
Share

La pandemia empujó a los negocios al internet, una estrategia que se aviva en la reapertura

Luis Villagrán muestra los diseños que están disponibles en la tienda que tiene su empresa 502 Graphics.
Luis Villagrán muestra los diseños de mascarillas que están disponibles en la tienda que tiene su empresa 502 Graphics en el mercado en línea Etsy.
(Soudi Jiménez/Los Angeles Times en Español)

La llegada de la pandemia se convirtió en una sacudida. En el sector empresarial muchos negocios tuvieron que cerrar y otros optaron por reinventarse para sobrevivir. Los que lograron salir de la tormenta utilizaron como tabla de salvación el uso de la tecnología.

Ahora que se reactiva la economía y las restricciones van disminuyendo paulativamente, expertos consideran que los propietarios de negocios están obligados a reforzar el comercio electrónico, un campo ilimitado para aquellos que deseen mantenerse a flote.

“Tomó una pandemia para empezar a despertar”, valoró Tayde Aburto, presidente de la United States Business Association of E-Commerce.

“Al quitar tráfico de consumidores, al cerrar la economía, la única opción que les quedó a los que podían continuar con el negocio fue vender productos y servicios a través de internet”, agregó el experto que desde el 2008 venía abogando para hacer esa transición.

Anuncio

Desde el 2012, la compañía Mr. Tortilla venía luchando para meterse al mercado. En medio de la pandemia dieron en el clavo con el producto estrella. Después de más de 19 mil experimentos elaboraron la tortilla de un carbohidrato, ahora conocida como la “tortilla de dieta”.

“Queríamos tirar la toalla o vender la compañía”, dijo Anthony Alcázar, presidente de la empresa, sobre el dilema que tenían antes de la pandemia.

Las cajas son preparadas para enviarse por correo de acuerdo a los pedidos de los consumidores.
(Soudi Jiménez/Los Angeles Times en Español)

Anuncio

Al crear ese nuevo producto, a mediados de julio de 2020, se encontraron con que los restaurantes estaban clausurando operaciones. Eso les llevó a ofrecer sus tortillas en internet. Al mismo tiempo, para el mercadeo utilizaron plataformas como Instagram y Twitter.

“La pandemia nos hizo cambiar nuestro modelo de negocio”, subrayó Alcázar.

“Internet es una nueva forma de hacer negocios, permite a las pequeñas empresas la oportunidad de expandirse”, agregó el empresario, detallando que sus productos son enviados por correo a Ohio, Arkansas, Louisiana, Oklahoma, New Mexico y New York, entre otros estados.

Anuncio

En cambio, Luis Villagrán dejó su empleo por temor al contagio de coronavirus.

Por unos tres años estuvo trabajando como chofer de Lyft. Al llegar la crisis sanitaria decidió junto a su esposa, Yolanda Escobar, no exponerse para proteger a sus tres hijos. Se encerraron y sobrevivieron con los reembolsos de los impuestos. Cuando solo tenían $80 entró la preocupación.

“Cuando estás apretado de plata, salen las grandes ideas”, aseguró Villagrán.

En ese momento, entre pruebas y pruebas destrozaron 5 yardas de tela. Tres días después habían confeccionado una mascarilla. Eso ocurrió a finales de mayo de 2020. En la actualidad le dan empleo a unas 10 personas, entre costureras y diseñadores, y la meta es expandirse.

Anuncio

“La pandemia nos dio una oportunidad, nos abrió una puerta”, dijo el empresario de 37 años, propietario de 502 Graphics Studios & Apparel, negocio que solo en julio de 2020 elaboró 15 mil cubrebocas. Ahora cada semana compran más de 400 yardas de tela para cumplir con la demanda.

“Nosotros vendemos a través de Etsy, eBay, Amazon y Shopify”, indicó Villagrán, detallando que el 90% de las ventas que realizan son por esas plataformas, el restante 10% es por medio de compradores minoristas y clientes que llegan a su local en Koreatown.

El negocio comenzó con mascarillas, pero ahora también vende playeras y recientemente comenzó a ofrecer joyería fina. En el corto plazo, la meta es ubicarse en un local en el centro de Los Ángeles para incursionar en la sublimación, serigrafía y vinilo textil.

Anuncio

“La ventaja que tienes [en internet] es que puedes vender lo que tu quieras”, indicó Villagrán.

Este panorama se veía venir. En el 2008, Tayde Aburto fundó la Cámara Hispana de Comercio Electrónico, con sede en San Diego.

Tuvo que llegar la pandemia, dice el empresario, para que muchos cerraran las instalaciones de sus negocios y despidieran a sus empleados, algo que se hubiese podido evitar.

En medio de la crisis por el coronavirus, Aburto creó la United States Business Association of E-Commerce, cuya sede está en Washington, D.C. En la actualidad tienen 373 miembros y el objetivo es capacitar a cada socio en el uso de la tecnología para realizar comercio electrónico.

Anuncio

“El principal impacto que tuvo la pandemia fue motivar a más pequeños negocios a tener una participación activa en la economía digital”, aseguró.

El restaurante Rincón Hondureño estuvo a punto de cerrar a raíz de la llegada del COVID-19, ahora retoman nuevas ideas para llegar al cliente

Lo que observa, dice Aburto, es que los consumidores se acostumbraron a las compras en línea, por eso considera que los propietarios de negocios deberán tomar en cuenta esa realidad. En todo caso, afirma que se puede combinar el modelo tradicional con el digital.

“Los que no entiendan el mensaje que dejó la pandemia van a perder competitividad en el mercado. Los que van a tomar mayor porcentaje de participación en el mercado son aquellos que pueden tener modelos híbridos de negocio”, apuntó Aburto.

Anuncio

Ante ese escenario, dicen expertos, lo mejor es preparar a la nueva generación para que incursione en ese campo con mejores herramientas.

En la actualidad, de acuerdo al Centro Pew, los latinos ocupan solamente el 8% de los trabajos en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, conocida como STEM.

Armando Rivera, profesor y decano de Desarrollo Económico en el Colegio Comunitario de Los Ángeles, plantea que si los jóvenes apuestan por carreras en la área de STEM van a tener mejores recursos para competir en un mundo globalizado.

Anuncio

“Hay que empezar temprano a tener acceso a la tecnología”, dijo el académico.

“No estamos hablando aquí de Hollywood, del Este de Los Ángeles [nada más]; estamos hablando de que ahora les vendes a Rusia, China, a todos los lugares”, destacó Rivera.

El académico plantea que el uso de la tecnología para los negocios “está aquí para quedarse y va a seguir creciendo”, por eso sugiere que todo mundo debe conocer de ese campo, porque al final es una inversión para lidiar con los desafíos del futuro.

“No hay que tener miedo a la tecnología”, indicó.

Anuncio

“Todo el mundo tiene que saber algo de tecnología, y todo el mundo, no importa qué estudies, tienes que saber algo de negocios”, concluyó Rivera.


Anuncio