Anuncio
Share

Los mexicanos encuentran ‘candados’ para votar desde EE.UU incidiendo en una baja participación

Fotografía de archivo del 1 de septiembre de 2019 del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador.
Fotografía de archivo del 1 de septiembre de 2019 del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador poco antes de ofrecer su primer informe de gobierno en el Palacio Nacional, en la Ciudad de México.
(Marco Ugarte/AP)

En vez de incrementar el caudal de participación, en las elecciones mexicanas recientes se tuvo un descenso en la cifra de votantes que ejercieron su derecho desde el exterior, algo que se atribuye a diferentes “candados” que todavía resultan difícil de abrirse para los inmigrantes.

De acuerdo al Instituto Nacional Electoral (INE) federal, estaban inscritos 32.305 votantes en el extranjero en las 11 entidades en donde se elegieron gobernadores y legisladores; sin embargo, hasta este momento las autoridades electorales estatales en su conjunto suman poco más de 18 mil sufragios.

“Muchos se quedaron sin votar”, señaló Juan Álvarez, representante del Partido Migrante Mexicano en California, advirtiendo que no fue algo intencional.

“Mucha gente me comentó que tenían problemas a la hora de registrar su voto, batallaron mucho”, dijo el oriundo de la Ciudad de México al referirse al voto por internet que implementó esa entidad. “El proceso para hacerlo electrónicamente era difícil”, agregó Álvarez, residente en Westminster.

Anuncio

La estudiante de la Escuela Secundaria de Santa Ana estudiará biología en el otoño de 2021. Pero primero tuvo que ayudar a su padre a salir de un centro de detención de inmigrantes.

A juicio de Francisco Moreno, director del Consejo de Federaciones Mexicanas (COFEM), las limitaciones comenzaron antes del evento electoral del pasado 6 de junio.

Este activista, originario de Michoacán, observa que parte del problema es ese requisito de tener que inscribirse en cada elección, a eso se suma que la fecha de cierre para hacerlo es muy temprano, esta vez el plazo para empadronarse concluyó el 10 de marzo, casi tres meses antes de las votaciones.

“El candado más grande que tenemos es que debemos registrarnos de nuevo”, apuntó Moreno, agregando que eso sin tomar en cuenta todo el proceso para obtener la credencial de elector.

Anuncio

En la elección presidencial de 2012 ejercieron ese derecho 40.714 inmigrantes. Entretanto, en 2018 la cifra ascendió a 98.470 sufragios.

El pasado domingo, poco más de 18 mil inmigrantes votaron por gobernador en Baja California Sur, Colima, Chihuahua, Guerrero, Michoacán, Nayarit, Querétaro, San Luis Potosí y Zacatecas. Asimismo, por diputación de representación proporcional en Jalisco y por diputado migrante en Ciudad de México.

“Es una cifra totalmente baja y esto representa el montón de candados que hay”, aseguró Moreno.

El restaurante Rincón Hondureño estuvo a punto de cerrar a raíz de la llegada del COVID-19, ahora retoman nuevas ideas para llegar al cliente

Anuncio

En ese sentido, Raúl Torres, electo diputado migrante en la Ciudad de México, plantea que hizo falta mayor difusión por parte de los institutos electorales estatales. En la capital de la nación afirma que sufrieron la reducción del prespuesto en un 37%, algo que ató de manos a las autoridades.

“Tuvieron que hacer la misma campaña y el mismo ejercicio pero con menos recursos, eso es lo que yo veo ha sido el gran problema del llamado al voto en el extranjero”, valoró Torres, quien proyecta trabajar como legislador para revertir estas limitaciones.

“Ciertos partidos en específico no tienen gran interés [en el voto], nada más nos ven como las remesas”, indicó el joven, radicado en Nueva York, que con sus 31 años se convierte en diputado bajo la bandera del Partido Acción Nacional (PAN).

“Muy contento, con un gran compromiso, sobre todo porque fui el candidato más joven y esa representa una apuesta para las nuevas generaciones”, dijo Torres sobre su elección.

Anuncio

En el sur de California, la activista María Elena Serrano también está cerca de convertirse en diputada por el Partido Revolucionario Institucional (PRI). Ella iba en la novena casilla de la quinta circunscripción que abarca Michoacán, Jalisco, Hidalgo y Estado de México.

“No me lo confirma el partido, [pero] las posibilidades son muy altas”, adelantó sobre el resultado que se conocerá en los próximos días.

De acuerdo a Serrano, estas elecciones dejan a la vista que los inmigrantes deberán seguir presionando a todo nivel, para cambiar las leyes sobre la participación de sus connacionales en el extranjero. Asimismo, considera que los institutos electorales estatales deben involucrarse más.

Anuncio

“No vimos mucha participación”, dijo la oriunda de Michoacán, sobre la presencia de funcionarios estatales que viajaran a promover el voto en California.

“Hay una cantidad muy grande de migrantes con credenciales, pero lamentablemente no se registraron para la fecha [de cierre] que fue el 10 de marzo”, valoró Serrano en referencia a la falta de información.

De acuerdo al INE federal, la pandemia fue una de las razones para suspender eventos presenciales; sin embargo, aclaran que la inscripción para votar inició desde el 1 de septiembre de 2020, es decir que la población tuvo más de seis meses para ser incluidos en el padrón electoral.

Ese requisito, explicó Claudia Corona, jefe de vinculación con los migrantes del INE, está regido por la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, la cual establece que la ciudadanía debe solicitar su registro en la lista nominal de electores residentes en el extranjero para cada elección.

Anuncio

“No es un candado del INE, es algo que establece la ley y nosotros debemos cumplirlo”, apuntó Corona en declaraciones a Los Angeles Times en Español.

La funcionaria indicó que era responsabilidad de cada instituto electoral estatal realizar promoción, algo que esta vez se desarrolló por medios alternativos como redes sociales, páginas de internet, foros, encuentros, mensajes de texto, correos electrónicos y talleres virtuales, entre otras iniciativas.

De igual forma, manifestó que las autoridades estatales tenían libertad para promover las votaciones; sin embargo, por ley los candidatos a un cargo público no podían hacer proselitismo en Estados Unidos.

Anuncio

“Tienen prohibido [los candidatos] hacer precampañas, campañas, proselitismo o actos de propaganda en el extranjero, incluyendo Estados Unidos, y por lo tanto no pueden destinar recurso de su financiamiento para dichas actividades”, subrayó Corona.

El proceso para votar desde el exterior ha ido cuesta arriba. En 2006 los inmigrantes participaron por primera vez en una elección presidencial, pero en ese momento para obtener la credencial de elector solamente era posible en territorio mexicano.

Fue a partir de febrero de 2016 cuando comenzó a tramitarse la credencial de elector en los 50 consulados.
Fue a partir de febrero de 2016 cuando comenzó a tramitarse la credencial de elector en los 50 consulados mexicanos en suelo estadounidense.
(Soudi Jiménez/Los Angeles Times en Español
)

Tuvieron que pasar 10 años más, para que en febrero de 2016 finalmente se comenzara a emitir ese documento en toda la red consular en suelo estadounidense.

Anuncio

Alberto Juárez, politólogo mexicano, asegura que es cuestión de voluntad para resolver esos problemas que enfrentan sus connacionales para ejercer el voto, pero considera que los políticos se mantienen reacios a implementar esos cambios porque tienen temor al castigo de los electores.

“Antes se veía a cónsules muy activos promoviendo la educación cívica; al contrario, ahora lo que se observan son barreras”, indicó el experto, asegurando que esos cambios van a producirse por medio de la presión que la comunidad ejerza así como se logró que se implementara el voto desde el exterior.

“Los partidos políticos tienen mucho temor de que el voto en el extranjero vaya a tener una influencia mayor en las elecciones”, concluyó Juárez, quien durante 20 años fue profesor de Ciencias Políticas en el Colegio Comunitario de Pasadena.


Anuncio