Anuncio
Share

San Diego pide a todos usar cubrebocas en interiores, estén o no vacunados

La gente camina por la calle India en el centro de San Diego.
(Sandy Huffaker / For The San Diego Union-Tribune)

Las autoridades del condado de San Diego pidieron a todos, vacunados o no, que lleven cubrebocas en los espacios públicos cerrados para frenar la propagación del coronavirus, haciéndose eco de una petición emitida por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades el martes temprano.

A diferencia del condado de Los Ángeles, las autoridades locales no exigen el uso de mascarillas en interiores, sino que simplemente lo recomiendan. Sin embargo, el nuevo anuncio supone un cambio en el mensaje del condado de las últimas semanas, en el que se ha animado a los habitantes de San Diego a vacunarse al tiempo que se afirmaba que llevar el rostro cubierto es una elección personal.

La noticia llega horas después de que los CDC revocaron las orientaciones que emitieron en mayo, cuando afirmaron que las personas totalmente vacunadas podían desprenderse de los cubrebocas en casi todos los ambientes interiores.

Anuncio

El aumento de la variante Delta del coronavirus, que se propaga con rapidez y es responsable de cerca del 80 por ciento de los nuevos casos en Estados Unidos, exigía un cambio de táctica, según declaró a la prensa la Dra. Rochelle Walensky, directora de la agencia. Citó una nueva investigación que sugiere que algunos individuos totalmente vacunados que se infectan por el virus llevan niveles lo suficientemente altos como para hacerlos infecciosos.

“Esta nueva ciencia es preocupante y, por desgracia, justifica una actualización de nuestras recomendaciones”, dijo Walensky. “La variante delta está demostrando cada día su voluntad de ser más astuta que nosotros, y de ser oportunista en zonas donde no hemos mostrado una respuesta fortificada contra ella”.

La agencia está pidiendo a todos los estadounidenses que viven en zonas donde la propagación del coronavirus es considerable o elevada que usen cubrebocas en espacios públicos cerrados, como tiendas, escuelas y otros lugares donde se reúnen personas que no viven juntas.

La orientación se aplica a cualquier condado que haya tenido 50 o más infecciones nuevas por cada 100 mil residentes en los últimos siete días. El condado de San Diego cumple fácilmente ese umbral. Según los últimos datos disponibles en el rastreador de datos en línea de los CDC, el condado registró unos 130 casos por cada 100 mil residentes entre el 19 y el 25 de julio, lo que lo califica como un área donde la propagación del virus es alta.

Anuncio

En las últimas semanas, el número de nuevos casos de COVID-19 en el condado de San Diego ha aumentado rápidamente, reflejando las tendencias estatales y nacionales.

A finales de junio, era habitual que el condado informara de 100 o menos casos cada día. Pero ahora, 400 o más casos diarios se ha convertido en la norma, y los funcionarios del condado informaron que fueron notificados de 1264 casos el viernes, el mayor recuento desde el 5 de febrero.

Las hospitalizaciones también han aumentado, con 200 habitantes de San Diego en el hospital debido a infecciones por coronavirus hasta la semana pasada, en comparación con los 70 residentes de hace un mes.

El martes, la región informó de 720 nuevas infecciones, 24 hospitalizaciones más y 5 muertes por COVID-19, según una comparación de los últimos totales de cada una de estas categorías con los recuentos de ayer. El tablero de control de coronavirus del condado señala que el número real de nuevos casos puede diferir ligeramente, ya que el condado ocasionalmente encuentra y elimina de estas cifras los casos que no son de COVID.

Anuncio

A primera hora de la tarde del martes, las directrices del Departamento de Salud Pública de California no habían sido actualizadas para coincidir con la nueva postura de los CDC, a pesar de que el gobernador Gavin Newsom dijo alrededor del mediodía que el estado emitiría una declaración en un “número de horas”.

En su lugar, el CDPH envió a The San Diego Union-Tribune un correo electrónico diciendo que la agencia está llevando a cabo “una revisión completa de las recomendaciones actualizadas publicadas por los CDC hoy y evaluará la orientación existente para determinar el mejor camino a seguir para proteger a los californianos de la propagación de COVID-19 y la variante altamente contagiosa de delta.”

Expertos como Susan Kiene, especialista en salud global de la Universidad Estatal de San Diego, han estado profundamente preocupados por el aumento en curso y se sintieron aliviados al ver las nuevas directrices de los CDC.

Anuncio

“Estoy absolutamente de acuerdo en que esta fue la decisión correcta”, dijo Kiene en un correo electrónico.

“Necesitamos todas las herramientas que tenemos ahora mismo para hacer frente al creciente número de casos y hospitalizaciones. Aunque seguimos queriendo que todo el mundo se vacune, el enmascaramiento en interiores es una medida de prevención sencilla y fácil, pero eficaz, que todo el mundo puede adoptar para reducir el riesgo para sí mismo y para los demás hasta que disminuyan las tasas de casos y de transmisión.”

Un modelo de enfermedades infecciosas generado por el Institute for Health Metrics and Evaluation muestra que el enmascaramiento podría frenar drásticamente la propagación del virus en los próximos meses. Pero el modelo asume una tasa de enmascaramiento del 95 por ciento, y, aunque un estudio de los compradores minoristas de Estados Unidos informa que las tasas de enmascaramiento alcanzaron el 90 por ciento durante el verano de 2020, no está claro si esas altas tasas de cumplimiento siguen siendo factibles dada la fatiga generalizada y la frustración con las precauciones de salud pública.

Pero Jerry Sanders, exalcalde de San Diego y actual director general de la Cámara de Comercio Regional de San Diego, cree que a muchos propietarios de negocios no les importará la nueva orientación.

Anuncio

Al fin y al cabo, dice, cubrirse la cara es mucho menos molesto que tener que cerrar u operar al 50 por ciento de su capacidad, y enmascararse podría evitar que la región vuelva a tener cierres estrictos.

“Realmente no es una medida excesiva”, dijo Sanders. “Creo que es bastante prudente, y creo que es algo que la comunidad empresarial aceptará. Están en juego muchos medios de vida. Y si la diferencia es (entre) llevar una mascarilla y reducir la velocidad, creo que eso es lo que tenemos que hacer”.

Marco Li Mandri, administrador jefe de la Asociación de la Pequeña Italia, que representa a los propietarios, residentes y negocios del barrio del centro, se hizo eco de ese mensaje. Li Mandri añadió que mientras los restaurantes puedan servir a los clientes en el exterior sin límites de capacidad o requisitos de enmascaramiento, no espera que los restauranteros se irriten con la nueva orientación.

“Sabemos que el virus no ha desaparecido”, dijo. “Esa es la clave. Está cambiando su forma y contenido y tenemos que hacer lo que podamos para detenerlo. Hasta que no se detenga, va a tener un impacto negativo en toda la economía. Creo que la mayoría de los restaurantes de Little Italy dirán lo mismo”.

Anuncio

La última directriz es lo suficientemente nueva como para que muchos empresarios aún estén pensando en cómo responder. Un portavoz de la ciudad de San Diego, la más grande del condado, dijo que la ciudad está actualmente en conversaciones sobre la exigencia de que todos los empleados lleven mascarillas.

Los portavoces de las dos siguientes ciudades más grandes, Chula Vista y Oceanside, dijeron que actualmente solo exigen a los empleados de la ciudad que no están totalmente vacunados o que se han negado a compartir su estado de vacunación que lleven el rostro cubierto en el interior.

El U-T se puso en contacto con el departamento de relaciones industriales del estado, que dirige la división de seguridad y salud laboral, también conocida como Cal/OSHA, para preguntar si la agencia modificará su política de enmascaramiento para las empresas del estado. Un portavoz respondió que el departamento proporcionaría información adicional.

Anuncio

Cal/OSHA había considerado inicialmente exigir a todos los empleados el uso de mascarillas en interiores a menos que todos hayan sido completamente vacunados, pero la agencia dio marcha atrás después de una intensa reacción pública, alineándose en su lugar con las directrices de los CDC y el CDPH.

Durante la sesión informativa de los CDC, Walensky reiteró que las vacunas siguen siendo seguras y muy eficaces contra el virus, y señaló que las personas que no están totalmente vacunadas tienen unas siete veces más probabilidades de enfermar de COVID-19 y 20 veces más probabilidades de acabar en el hospital en comparación con las personas que han recibido dos dosis de la vacuna de Pfizer o Moderna o la vacuna de Johnson & Johnson de una sola dosis.

“Este momento y, sobre todo, la enfermedad, el sufrimiento y la muerte asociados podrían haberse evitado con una mayor cobertura de vacunación en el país”, afirma Walensky.

Olivia Stafford piensa lo mismo, a pesar de que esta residente de Normal Heights, de 28 años, que trabaja en el sector de las relaciones públicas, dio positivo en la prueba del coronavirus la semana pasada a pesar de estar totalmente vacunada.

Anuncio

Se ha sentido cansada, con fiebre, congestionada y aún no ha recuperado del todo el sentido del olfato, pero sabe que las cosas podrían haber sido peores, especialmente porque padece una enfermedad autoinmune.

“Estoy muy agradecida por haber decidido vacunarme, porque seguía estando mal con la vacuna, y no puedo imaginar cómo me habría sentido si no me la hubieran puesto”, dijo Stafford. " Simplemente me preocupa la gente que se siente indecisa por cualquier motivo”.


Anuncio