Anuncio
Share

El último error de inmigración del presidente Biden: Expulsión acelerada de niños

Adolescentes centroamericanos que buscan asilo juegan cerca del Puente Internacional Gateway en Matamoros, México.
(Verónica G. Cárdenas)

Tras la decisión del gobierno de Biden-Harris sobre la imposición de la expulsión acelerada de decenas de miles de familias que viajan con niños y buscan asilo en Estados Unidos, varios activistas levantan la voz diciéndole a la presidencia que este es un grave error.

La administración anunció planes para someter a ciertas familias que ingresan a Estados Unidos entre puertos de entrada al proceso de expulsión acelerada fundamentalmente defectuoso.

“Este anuncio representa un gran golpe al principio de protección humanitaria para las familias y los niños que buscan protección”, dijo Óscar Chacón, director ejecutivo de Alianza Américas.

Las señales de un ataque al corazón pueden diferir entre hombres y mujeres

Anuncio

“La administración Biden-Harris se comprometió a restaurar las protecciones de asilo y proteger a las personas que buscan refugio seguro, así como a las comunidades de inmigrantes. Sin embargo, la decisión de favorecer las expulsiones aceleradas constituye una traición a esa promesa”, dijo el activista.

La nueva administración había prometido que no expulsaría a las familias de inmediato, a menos que pasaran por el proceso de pelear sus casos en las cortes.

Matt Nelson, director ejecutivo de Presente.org, admitió que la administración Biden-Harris necesita alinear sus políticas con la protección de los derechos humanos, al tiempo que reconoce y eleva las tremendas contribuciones de los migrantes y refugiados.

Get Ahead LA conecta a los residentes necesitados con recursos financieros gratuitos

Anuncio

“La decisión de imponer el proceso de expulsión acelerada a las familias migrantes que viajan con sus hijos es un error abominable”, sostuvo Nelson.

“Al alinearse con las políticas crueles de la administración anterior, el presidente Biden no está cumpliendo con la voluntad y el mandato de los votantes que lo pusieron en el cargo. Hacemos un llamado a la administración para que revoque esta decisión de inmediato”, dijo.

A juicio de Robyn Barnard, asesora principal de defensa de la protección de refugiados en Human Rights First, la expulsión acelerada ha demostrado “ser un fiasco de debido proceso y derechos humanos, una y otra vez”.

Trabajadores del Censo volverán a tocarle las puertas: ¿Cómo saber que son ellos?

Anuncio

“Lo último que debería hacer la administración Biden es someter a los niños, padres y otros solicitantes de asilo a este proceso”, manifestó.

“El DHS debe seguir y adherirse a la ley de asilo, y en vísperas del 70 aniversario de la Convención de Refugiados, la administración Biden está fallando en esto, así como en su deber de proteger y respetar a los refugiados”, agregó.

De acuerdo con los activistas, el uso del proceso de expulsión acelerada es muy problemático y probablemente conducirá a un aumento de familias detenidas y al regreso de los refugiados a la persecución.

La declaración del DHS no describe ningún paso concreto para salvaguardar el debido proceso y los derechos humanos de las familias en este proceso acelerado.

Anuncio

Human Rights First, aunado a otras organizaciones enviaron una carta al DHS exigiendo el fin de esta política, junto con otras políticas de la era Trump, y destacando los riesgos de procedimientos como la expulsión acelerada.

“Basándonos en el lenguaje de la declaración reciente del DHS, nos preocupa que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza y la Patrulla Fronteriza utilicen la deportación sumaria para castigar a las familias que cruzaron entre el punto de entrada designado en un momento en que los puertos de entrada están cerrados a los solicitantes de asilo”, dijo Barnard.


Anuncio