Anuncio
Share

‘No voy a dejarte morir’: Un oficial sufre una sobredosis tras entrar en contacto con fentanilo

×
VIDEO | 03:58
The Dangers of Fentanyl - San Diego County Sheriff’s Department.

Handout-San Diego County Sheriff’s Department.

La exposición accidental al fentanilo afectó rápidamente al oficial David Faiivae. Era una sobredosis. Se estaba muriendo.

Una cámara corporal captó el momento en que Faiivae se desplomó de espaldas en un estacionamiento en San Marcos el mes pasado, segundos después de terminar de probar un polvo blanco que sospechaba que era cocaína o fentanilo.

El ayudante del sheriff miraba al cielo, con los pulmones bloqueados mientras luchaba por respirar. Si no fuera por un compañero que actuó rápido, estaría muerto.

La sobredosis casi mortal de Faiivae el 3 de julio se muestra en un vídeo de 4 minutos publicado por el Departamento del Sheriff del condado.

Anuncio

El incidente es la última advertencia pública de las autoridades sobre los peligros del fentanilo, una droga a la que se atribuyen 461 sobredosis mortales en el condado de San Diego en 2020, y las autoridades advierten que esa cifra podría llegar a 700 para 2021. La droga se está introduciendo cada vez más en las cárceles del condado.

La subcomisaria Kelly Martínez dijo que el video provocó discusiones internas sobre la capacitación, así como la necesidad de divulgarlo públicamente, para demostrar los peligros del fentanilo, una droga sintética mortal 50 veces más potente que la heroína.

“Seguimos viendo que aumenta todo el tiempo”, dijo Martínez sobre el uso del fentanilo.

Con las cámaras corporales activas, el oficial de formación de Faiivae le dice que la sustancia que ha encontrado ha dado positivo en fentanilo. Le advierte a su aprendiz que “esa cosa no es una broma: es súper peligrosa”.

Entonces, Faiivae da un paso atrás y se cae.

El oficial Scott Crane revisa su estado y corre a su patrulla por naloxona, también conocida por la marca Narcan, un spray nasal utilizado para revertir los efectos de los opioides. “Corrí hacia él y lo agarré, y estaba sufriendo una sobredosis”, recuerda Crane más tarde.

Crane roció el medicamento en una de las fosas nasales de Faiivae, luego en la otra, y se dirigió a aflojar el chaleco antibalas de Faiivae bajo su camisa de uniforme.

“Solo respira, amigo, respira”, le dice Crane a Faiivae, según el vídeo. Cuando le pregunta a su aprendiz si está bien, Faiivae responde con voz débil: “Lo siento”.

“Estás bien. No lo sientas... Te tengo, ¿vale?” dice Crane. “No voy a dejarte morir. No voy a dejarte morir”.

La sobredosis de Faiivae ocurrió alrededor de las 4 p.m. en un estacionamiento de North Twin Oaks Valley Road, durante su primera llamada de radio del día. El oficial trabaja en la comisaría de San Marcos. Era su último día de acompañamiento al veterano Crane, dijeron las autoridades.

No están seguros de si el fentanilo llegó a la piel del agente o si lo inhaló.

Martínez, el subcomisario, atribuye a Crane el mérito de tener Narcan cerca mientras los oficiales revisaban el polvo blanco. “Ese día salvó la vida de su compañero”, dijo.

También agradece a ambos agentes que hayan accedido a compartir su historia, para subrayar ante el público los peligros del fentanilo.

“Estamos teniendo exposiciones secundarias. Hemos tenido niños pequeños expuestos. Es muy peligroso”, dijo.

En el vídeo, el sheriff Bill Gore afirma que el fentanilo es una de las mayores amenazas a las que se enfrenta la región y el país. Las sobredosis se han disparado en los últimos años, dijo Gore, y los ayudantes del sheriff están encontrando la droga en la comunidad —y en las cárceles del condado.

“Cada semana, los agentes del sheriff interceptan la entrada de fentanilo en nuestras instalaciones”, dijo. “Cuando los reclusos sufren una sobredosis de fentanilo que entra en nuestras cárceles, los agentes y las enfermeras salvan docenas de vidas cada mes” administrando naloxona.

La droga es tan peligrosa que una persona expuesta incluso a pequeñas cantidades de la sustancia podría tener consecuencias mortales.

Gore instó a los espectadores del vídeo a que lo compartieran con sus familiares y amigos para darlo a conocer, diciendo que podría salvar vidas.

Por mucho tiempo, los agentes policiales han expresado preocupación sobre la exposición de los agentes al fentanilo, y algunos organismos compran herramientas que permiten a los agentes analizar los narcóticos sospechosos sin abrir los paquetes. Los departamentos entregan a los agentes guantes y protección ocular para reducir los riesgos de exposición.

Faiivae llevaba guantes mientras probaba la droga, dijo Martínez, y acababa de quitárselos cuando se desmayó.

“Recuerdo que no me sentía bien y luego me desplomé", dice Faiivae en el vídeo. “No recuerdo nada después de eso”.

Recuerda que jadeaba para respirar, pero dice que sentía que sus pulmones se bloqueaban.

Crane recuerda que quería que el oficial se centrara en su respiración y que supiera que no estaba solo.

Tras la llegada de los paramédicos, Faiivae fue trasladado en una ambulancia y sus ojos se pusieron en blanco. Crane dijo que Faiivae sufrió una sobredosis durante todo el trayecto hasta el hospital.

“Es un asesino invisible”, dijo Crane. “Habría muerto en ese estacionamiento si hubiera estado solo”.


Anuncio