Anuncio

Eduardo Arellano Félix, líder del cártel, sale de la cárcel. ¿A dónde irá?

Eduardo Arellano Felix
Eduardo Arellano Félix, también conocido como ‘El doctor’, es escoltado por policías enmascarados durante su presentación a la prensa en Ciudad de México el 27 de octubre de 2008, tras su detención en Tijuana.
(ASSOCIATED PRESS)
Share

Eduardo Arellano Félix, que en su día ayudó a dirigir un cártel de la droga homónimo de Tijuana junto a sus hermanos, salió de prisión tras cumplir la mayor parte de su condena de 15 años. Pero no está claro cuál será su próximo destino.

El secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, dijo que su gobierno fue informado de que Arellano Félix no será deportado a México tras su liberación, citando un cambio en su “estatus” y la posibilidad de que sea considerado un testigo protegido por Estados Unidos.

Ebrard dijo a los reporteros durante la conferencia de prensa matutina en Palacio Nacional que Estados Unidos no tiene la obligación de explicar las razones detrás del cambio de estatus del detenido, pero que es posible que haya más información.

Anuncio

Hasta el martes, Arellano Félix, de 64 años, estaba detenido en una prisión de baja seguridad en Allenwood, Pensilvania, según la Oficina de Prisiones de Estados Unidos. Un portavoz de la agencia confirmó la fecha proyectada de liberación, pero dijo que la información sobre las transferencias, los planes de liberación y las detenciones de inmigración no se divulga debido a “razones de privacidad, seguridad y protección”.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE) no pudo proporcionar inmediatamente información sobre su situación migratoria el martes por la mañana.

Anuncio

Si no es deportado, deberá ser supervisado por agentes de libertad condicional durante los tres años siguientes a su liberación, según los términos de su sentencia.

Arellano Félix, apodado El doctor’ por ser licenciado en medicina, era el principal responsable financiero de la Organización Arellano Félix (OAF) que enviaba toneladas de cocaína y marihuana al norte de Estados Unidos y ganó poder en una época especialmente sangrienta de violencia transfronteriza.

Fue detenido en Tijuana en octubre de 2008, extraditado a San Diego en 2012 y se declaró culpable en 2013.

Anuncio

Un juez federal de San Diego condenó a Arellano Félix a 15 años de prisión en agosto de 2013 por blanquear decenas de millones de dólares en ganancias ilícitas del narcotráfico. Era la pena máxima según los términos del acuerdo de culpabilidad.

Teniendo en cuenta los créditos de custodia, el exlíder del cártel ya cumplió su condena. Estuvo detenido en México durante casi cuatro años antes de su extradición, y también habría podido optar a créditos por buena conducta en el sistema penitenciario estadounidense que le permitirían salir en libertad tras cumplir el 85 por ciento de la condena. En el momento de la sentencia, su abogado defensor lo había calificado de “preso modelo”.

Arellano Félix fue el último de los hermanos en ser condenado, tras un esfuerzo binacional de años para desmantelar la organización.

Anuncio

Fue un asesor clave de Benjamín, que dirigió el cártel durante su ascenso a finales de la década de 1980 y principios de la de 1990.

Tras el tiroteo de 1993 en el aeropuerto de Guadalajara entre la OAF y el cártel de Sinaloa, en el que murió un cardenal católico, Eduardo se replegó más entre bastidores, según los documentos judiciales.

Vivió aislado en casas fuertemente protegidas en Tijuana durante los siguientes 15 años, alejándose en gran medida de las operaciones diarias, pero ayudando a blanquear las riquezas del cártel a través de bienes inmuebles y otras adquisiciones.

Anuncio

No se ha hecho público nada que indique que Eduardo cooperó con las autoridades gubernamentales, como hizo su hermano menor Javier, que dirigió la organización tras la detención de Benjamín en 2002.

Benjamín está cumpliendo una condena de 25 años, mientras que Javier está cumpliendo una condena de por vida como parte de un programa especial de protección de testigos diseñado para los cooperantes que siguen entre rejas.

Anuncio

Otro hermano, Ramón, que era el ejecutor del cártel, murió en un tiroteo con la policía en Mazatlán en 2002.

Todavía quedan vestigios de la Organización Arellano Félix en Tijuana, donde la histórica rivalidad entre el grupo y el cártel de Sinaloa sigue provocando un derramamiento de sangre.

Muchos miembros de la OAF se han alineado con el Cártel Jalisco Nueva Generación en su batalla por la región contra el de Sinaloa, que arrebató el control de la zona a la debilitada OAF en la década de 2000. Otra rama de la OAF, mucho más pequeña, sigue luchando contra ambos cárteles externos.

Anuncio

Si Eduardo es finalmente deportado, dependerá del fiscal federal mexicano si lo detiene y lo acusa de delitos mexicanos, dijo Ebrard.

La liberación pendiente de Eduardo se produce meses después de la de otra importante figura del cártel, Vicente Zambada Niebla, hijo del cofundador del cártel de Sinaloa, Ismael el Mayo Zambada.

El menor de los Zambada cooperó con los investigadores desde su extradición a Chicago en 2010 y en 2019 derramó secretos sobre el cártel que aún dirige su padre al testificar en el juicio en Brooklyn contra el colíder Joaquín el Chapo Guzmán.

Zambada fue liberado en una fecha no especificada a principios de este año, dijeron las autoridades en mayo, y se desconoce su paradero.

Anuncio


Anuncio