Anuncio
Share

Expolicía de Montebello se declara culpable de aceptar al menos $14.000 en sobornos de un pandillero

Rudolph Petersen in a formal photo in his police uniform.
Rudolph Petersen aparece con el uniforme de la policía de Montebello en octubre de 2016.
(Montebello Reporter)

Un ex oficial de policía de Montebello se declaró culpable de soborno después de admitir que aceptó al menos $14.000 de un miembro de una pandilla.

Rudolph Petersen, de 34 años, era un agente de Montebello cuando acordó escoltar un camión U-Haul que contenía marihuana ilegal para protegerlo de las fuerzas policiales.

A cambio, recibió $10.000 en una bolsa de papel.

Según un acuerdo de culpabilidad, Petersen también usó una base de datos de la policía para buscar información sobre “soplones”, cobrando al delincuente por cada búsqueda.

Anuncio

Petersen se declaró culpable el martes al cargo de soborno, en un tribunal federal de Los Ángeles.

Según el acuerdo de culpabilidad, los fiscales federales acordaron pedir menos de la pena máxima de prisión de 10 años.

Petersen, quien dejó el Departamento de Policía en agosto de 2020, fue detenido como parte de una amplia indagación por parte de Investigaciones de Seguridad Nacional.

A mediados de 2018, con menos de dos años en la policía, Petersen cenó con el miembro de la pandilla, según el acuerdo de culpabilidad.

Este individuo, que fue identificado en los documentos judiciales como “Co-Conspirador 2”, comentó a los investigadores federales que puso a Petersen “en su nómina”, comenzando con $500 enviados a través de un intermediario para “alentarlo”.

Durante una segunda reunión en diciembre de 2018, Petersen aceptó el soborno de $10.000 para escoltar el vehículo que transportaría drogas.

“El acusado hubiera actuado como un señuelo si la policía intentaba intervenir o detener el vehículo”, indicaba el acuerdo de culpabilidad.

Con una pistola y un traje de guardia de seguridad que se parecía mucho a un uniforme de policía oficial, Petersen condujo hasta la casa del delincuente en Rowland Heights en marzo de 2019.

En un vehículo que se parecía a un auto de policía sin identificación, Petersen escoltó un camión U-Haul blanco que contenía marihuana cultivada ilegalmente, desde Fontana, de regreso a las cercanías de la casa del miembro de la pandilla, según el acuerdo de culpabilidad.

Cuando Petersen llegó al destino, el delincuente le dio la bolsa de papel llena de dinero en efectivo.

En el acuerdo de culpabilidad, Petersen admitió haber acompañado al menos a otro cargamento de drogas bajo instrucciones del miembro de la pandilla.

Después del segundo transporte de drogas, el delincuente le indicó a Petersen que un cargamento de cocaína había sido interceptado, posiblemente porque un “soplón” había alertado a la policía, según un archivo del fiscal general adjunto de Estados Unidos, Ian V. Yanniello, de la Sección Internacional de Estupefacientes, Lavado de Dinero y Extorsión, quien procesó el asunto.

En mayo de 2019, Petersen buscó en el Sistema de Telecomunicaciones de las Fuerzas de Seguridad de California, que le da al usuario acceso a las bases de datos del FBI, para obtener información sobre la persona que el delincuente creía que era el soplón.

También buscó a otros presuntos informantes, ganando entre $500 y $1.000 por búsqueda.

En septiembre de 2020, aceptó $1.000 para averiguar si los dispositivos de rastreo en los autos de los miembros de las pandillas eran parte de una investigación policial.

Petersen está programado para ser sentenciado el 11 de enero por el juez federal de distrito Stanley Blumenfeld Jr.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.


Anuncio