En un intento por detener las muertes por sobredosis, California podría permitir el uso de drogas en sitios supervisados

Diamond Mendoza, left, receives healthcare items from Christian Diaz at the Center for Harm Reduction drop-in center
Diamond Mendoza, a la izquierda, recibe artículos de salud de Christian Díaz en el centro de atención directa del Centro de Reducción de Daños en Skid Row. El centro tiene una variedad de programas, incluido un intercambio de jeringas.
(Al Seib / Los Angeles Times)
Share

A medida que las muertes por sobredosis se han disparado, muchos expertos, defensores y legisladores han promovido una idea aún reciente en Estados Unidos: ofrecer a la gente un lugar seguro para inyectarse drogas bajo supervisión.

Diamond Mendoza se subió la manga de su camiseta amarilla con una exuberante impresión de la Mona Lisa al frente, para mostrar las cicatrices de los abscesos que habían sido curados.

Quiere dejar la heroína, a la que recurrió por primera vez hace décadas, después de una angustia. Desea obtener un certificado para demostrar su valía ante los empleadores, tal vez convertirse en flebotomista o enfermera. A ella le encanta la idea de poder entregar ese papel y decir: “Oye, puedo ser una consumidora de drogas, pero obtuve un certificado”.

Pero, sobre todo, comentó Mendoza, “espero vivir más tiempo”.

Las muertes por sobredosis de drogas han aumentado durante la pandemia, cobrando más de 90.000 vidas el año pasado en todo el país, según datos federales. A medida que las cifras se han disparado, muchos expertos, defensores y legisladores han promovido una idea aún fresca en Estados Unidos: Brindar a las personas un lugar seguro para inyectarse drogas bajo supervisión.

Anuncio

En California sería el paso más dramático hasta la fecha para que los funcionarios gubernamentales y de salud persigan la filosofía de reducción de daños, que busca formas pragmáticas de mitigar los efectos nocivos del consumo de drogas. La idea fue rechazada hace tres años por el gobernador Jerry Brown, quien vetó un proyecto de ley para probar esos sitios en San Francisco y sostuvo que “permitir el uso de drogas ilegales y destructivas nunca funcionará”.

A map of downtown L.A. displays overdose reversals with blue pins while the red pins show overdose fatalities.
El Centro de Reducción de Daños usa alfileres azules en un mapa del centro de Los Ángeles para indicar sobredosis de drogas que fueron revertidas. Los alfileres rojos significan muertes por sobredosis.
(Al Seib / Los Angeles Times)

Ahora, el senador estatal Scott Wiener (demócrata por San Francisco) y otros legisladores están presionando para permitir que San Francisco, Oakland, así como la ciudad y el condado de Los Ángeles aprueben entidades para ejecutar tales programas. El último proyecto de ley de California, SB 57, los visualiza como “un espacio higiénico supervisado por personal capacitado” donde las personas pueden usar “medicamentos obtenidos previamente”, obtener suministros estériles y vincularse al tratamiento para el trastorno por uso de sustancias.

Cuando Melvin Latham se enteró de que la idea se daba a conocer en Sacramento, sonó como un sueño imposible. ¿Un lugar seguro y supervisado para consumir drogas? ¿Un miembro del personal para salvar a alguien que sufrió una sobredosis?

“¡Eso parece sacado de una película o algo!”, exclamó Latham, inclinándose hacia atrás con incredulidad.

Decenas de sitios de “consumo supervisado” o “consumo seguro” existen legalmente en todo el mundo, incluidos los Países Bajos, Alemania y Canadá. A estos programas se les ha atribuido el mérito de prevenir muertes, reducir el riesgo de contraer el VIH y otras enfermedades infecciosas, así como reducir las molestias y los peligros públicos, como las jeringas desechadas.

Anuncio

En Suiza, los investigadores encontraron que las instalaciones ayudaron a reducir las sobredosis mortales y recortaron el uso de drogas en lugares públicos. En Estados Unidos los investigadores encontraron que un sitio no autorizado en un lugar no revelado había supervisado más de 10.000 inyecciones durante cinco años. Hubo 33 sobredosis relacionadas con opioides en ese tiempo, todas revertidas con medicamentos por personal competente.

Dr. Rolando Tringale works with clients at the front door of the Center for Harm Reduction in skid row
El Dr. Rolando Tringale es un especialista en medicina familiar que trabaja con clientes en la puerta principal del Centro de Reducción de Daños en Skid Row.
(Al Seib / Los Angeles Times)

“No hay un aumento de la delincuencia en el vecindario donde se encuentra el sitio. No ha habido una sola muerte por una sobredosis en ese espacio”, comentó Peter Davidson, profesor asociado en el Departamento de Medicina de UC San Diego que ayudó a evaluar el programa. “En general, parece ser bueno para la salud pública y resultados del orden social, de la misma manera que sucede en otras partes del mundo”.

El proyecto de ley de California ha suscitado la oposición de grupos como la Asociación de Oficiales de Narcóticos de California, que argumentó que “en lugar de un sólido esfuerzo para que los adictos reciban tratamiento, la SB 57 admite de manera alarmante la naturaleza inevitable e inmutable de la adicción y el abuso de las drogas”, según un informe controvertido de Alberta, Canadá, que expresó su preocupación por las llamadas de la policía, los restos de agujas y las muertes por sobredosis cerca de esos sitios.

La creación de esos espacios “solo promueve el consumo de drogas”, señaló Shaun S. Rundle, subdirector de la California Peace Officers’ Association, otro grupo que se opone al proyecto de ley. “Preferimos un impulso para resolver la dependencia en lugar de facilitarla”.

Jeannette Zanipatin, directora estatal de California de la Drug Policy Alliance, respondió que “lo que se está haciendo actualmente no está funcionando”. Ella argumentó que, además de prevenir las sobredosis, estos sitios pueden generar confianza para ayudar a las personas cuando desean seguir un tratamiento. Los proveedores de atención médica y los grupos de defensa, como la Sociedad de Medicina de Adicciones de California, han respaldado la propuesta, junto con las jurisdicciones locales que albergarían los nuevos espacios.

Signage at the "drop-in center" of the Center for Harm Reduction
El Centro de Reducción de Daños tiene un “centro de atención” con catres, sillones, computadoras y tomas de corriente donde las personas pueden cargar sus teléfonos. En esta parte de las instalaciones, el uso de drogas está prohibido.
(Al Seib / Los Angeles Times)

Los investigadores del Centro de Investigación de Políticas de Drogas de Rand Corp. estudiaron detenidamente los estudios publicados en sitios de consumo supervisado y encontraron que era “casi unánime en su apoyo, pero de naturaleza limitada”. El director del centro, Beau Kilmer, señaló que “parece haber pocas razones para preocuparse por los efectos adversos”, pero la mayor parte de los estudios no tienen un “grupo de control creíble” para evaluar si los resultados son causados por las propias instalaciones.

“Ya es hora de que comencemos a poner a prueba los sitios de consumo supervisado en Estados Unidos y aprender de ellos”, indicó Kilmer, incluida la evaluación de cómo afectan a quienes reciben tratamiento.

Latham, de 43 años, vive en un túnel del centro cerca de Bunker Hill. Él y Mendoza se cuidan el uno al otro, pero explicó que, para cualquiera que consuma drogas afuera, “estás constantemente mirando por encima del hombro”, preocupándote de que alguien intente acosarte o lesionarte.

Anuncio

Luego está la amenaza del fentanilo, un poderoso opioide que ha abatido a muchas personas que consumen drogas, incluidas algunas que no tenían idea de que lo estaban tomando. Los funcionarios del condado de Los Ángeles han vinculado el opioide sintético con un aumento en las muertes por sobredosis entre los individuos en situación de calle en los últimos años. Latham y Mendoza comentaron que intentaron mantenerse alejados del fentanilo debido a su potencia, pero a menudo se mezcla con otras drogas.

“Una persona puede estar aquí ahora, y después te enteras que se fue”, comentó Latham sobre las muertes en el centro de Los Ángeles. “Es realmente espantoso”.

Darren Willett, director of the Center for Harm Reduction
“La principal razón que provoca que las personas mueran por sobredosis de drogas es consumir solo”, menciona Darren Willett, director del Centro de Reducción de Daños.
(Al Seib / Los Angeles Times)
Los clientes traen agujas viejas para cambiarlas por nuevas en la puerta del Centro de Reducción de Daños en Skid Row.
(Al Seib / Los Angeles Times)

En Skid Row, Darren Willett imagina que, si estuviera permitido, el Centro de Reducción de Daños podría instalar cubículos para que las personas se inyecten sus drogas bajo supervisión y luego dejarlos pasar el rato en otra habitación bajo la atenta mirada del personal.

“No habría tal cosa como una muerte por sobredosis”, explicó Willett, director del centro, que es operado por Homeless Health Care Los Angeles. “La principal razón que provoca que la gente muera por sobredosis de drogas es consumir solo. ¿Y por qué están consumiendo solos? Porque eso está criminalizado y estigmatizado”.

En lugar de exigir que las personas dejen de consumir drogas, el Centro de Reducción de Daños intenta ayudarlas a estar más seguras y saludables. Ofrece jeringas limpias para apoyar a los individuos a evitar infecciones por compartirlas. Distribuye Narcan, un aerosol de naloxona que puede sacar a alguien de una sobredosis, para que la gente pueda salvar vidas en las calles.

Se enseña a las personas cómo inyectarse ellos mismos de la manera más segura posible para evitar infecciones y colapso de las venas. Los médicos en el lugar brindan medicamentos como la Suboxona para ayudar a los individuos a controlar sus ansias, evitar la abstinencia o potencialmente reducir o abstenerse del uso de opiáceos si ese es su objetivo.

El centro ayuda a las personas que intentan dejar de consumir drogas, pero su propósito es que estén más seguras tanto si las consumen como si no. Hace unos días, una pequeña pizarra cerca de sus puertas mostraba la cita: “El 50% de algo es mejor que el 100% de nada”.

Cuando un hombre se precipitó en su bicicleta hasta las puertas del centro, donde se habían colocado mesas plegables para formar una ventanilla improvisada, la especialista en reducción de daños, Arlene Lemus, preguntó alegremente: “¿Qué puedo ofrecerle, señor?”.

Anuncio

Su camisa tenía el lema “AMAMOS A LOS USUARIOS DE DROGAS”. Antes de recoger una bolsa marrón con jeringas, toallitas con alcohol, agua esterilizada y otros suministros para “inyecciones seguras”, ella preguntó: “¿Su medicamento preferido?”, para asegurarse de proporcionar el tipo correcto de jeringa. Usar algo demasiado grande podría dañar innecesariamente las venas, explicó Willett.

Otro hombre se acercó a las puertas y preguntó: “¿Tendrán algún Narcan extra?”.

Lemus respondió que sí y le preguntó acerca de las dosis que había recogido antes. El centro trata de hacer un seguimiento de dónde y con qué frecuencia se usa el medicamento para contrarrestar las sobredosis, marcando las reversiones con alfileres azules en un mapa del centro. Los alfileres forman un enjambre azul sobre Skid Row, salpicado de alfileres rojos que marcan muertes.

“Las llevé a la comunidad de casas de campaña en la que suelo consumir”, le comentó el hombre. “Un tipo consumió mientras yo estaba allí. Salvé la vida de alguien”. Comenzó a repasar los detalles y luego recordó otro incidente.

“Son dos a los que salvé”, señaló.

Willett mencionó que es una de las principales formas en que el centro mide su éxito: “¿Podemos mantenerlos vivos?”.

Recientemente, Skid Row se ha estado preparando para abrir su “centro de acogida” después de más de un año y medio de limitar el acceso en medio de la pandemia. Justo antes de que llegara el COVID-19, había terminado una nueva habitación en la parte trasera: Un espacio tranquilo y acogedor con catres, así como pufs para descansar, terminales de computadora y enchufes para que las personas carguen sus teléfonos. Willett mencionó que la sala relajante, con sus pinturas abstractas y enredaderas artificiales en cascada, fue modelada a partir de una sala de inyección en Copenhague.

Esta no es una sala de consumo y legalmente no puede serlo. Un cartel de madera en el techo pide a las personas que se abstengan de consumir drogas. Pero Willett imagina que, si esos sitios supervisados fueran legalizados en California, una habitación como este espacio tranquilo que alberga clases de arte y poesía podría convertirse en un lugar seguro para que los individuos sean monitoreados después de inyectarse en cubículos limpios o fumar en habitaciones con ventilación rápida.

Cuando el centro encuestó a más de 500 personas que consumen drogas sobre si usarían una instalación de consumo tan supervisado, la gran mayoría respondió que sí, según los datos proporcionados por Willett. La mayor parte mencionó que lo haría con regularidad, al menos algunas veces a la semana, si no es que todos los días.

Cuando Brown vetó los sitios de consumo supervisados hace tres años, llamó a la idea “solo un incentivo para consumir”, también advirtió que, incluso si California diera su aprobación, no podría inmunizar las instalaciones de la persecución federal. A principios de este año, una organización sin fines de lucro de Filadelfia que aspiraba a abrir un sitio de inyecciones seguras fue frustrada en la Corte.

Anuncio

Los motivos de la organización sin fines de lucro, Safehouse, son “admirables”, declaró la Corte de Apelaciones del Tercer Circuito en su fallo. “Pero el Congreso ha convertido en delito abrir una propiedad a otros para que consuman drogas. Eso es lo que hará Safehouse”.

Willett indicó que personalmente estaría dispuesto a ser arrestado por la causa, pero le preocupa poner en riesgo a otros en el centro. Tal como está, el centro de Skid Row ha dudado en ofrecer “control de drogas”, es decir, probar medicamentos para verificar su contenido químico y asegurarse de que los usuarios sepan lo que están tomando, debido a preocupaciones legales.

Sin embargo, Rhode Island, que sufrió un número récord de muertes por sobredosis el año pasado, ya aprobó una ley que lanzará un programa piloto para operar “centros de reducción de daños” durante dos años, a partir del próximo marzo. Los defensores se han sentido alentados por el hecho de que la administración Biden ha respaldado los “esfuerzos de reducción de daños basados en evidencia” como una de sus prioridades de política de drogas.

Durante una clase de poesía en el cuarto trasero el Centro de Reducción de Daños, Sheridan Bood acarició suavemente el hombro de una mujer a la que se le habían inundado de lágrimas los ojos abruptamente después de que le pidieran que escribiera sobre la palabra “familia”. Otros se inclinaban sobre sus portapapeles, escribiendo con atención, mientras la música meditativa sonaba desde un smartphone.

Un hombre, al que se le pidió que escribiera sobre el “miedo”, explicó que le preocupaba contraer una enfermedad y contagiarla a sus seres queridos. A otra mujer se le pidió que escribiera sobre “amigo”. Bood le preguntó qué significaba la palabra para ella.

“Tremenda tristeza”, respondió la mujer de inmediato.

Osvaldo Aguilar wipes tears during a poetry and creative writing session
Osvaldo Aguilar se seca las lágrimas durante una sesión de poesía y escritura creativa en el Centro de Reducción de Daños en Skid Row.
(Al Seib / Los Angeles Times)

Bood mencionó que había perdido a cuatro de sus clientes por sobredosis el año pasado. Seis veces había revertido personalmente una sobredosis con Narcan. Ella les comenta a los clientes que, si tienen que inyectase, “háganlo al otro lado de la calle para que pueda verlos”.

“Entonces sabré que están bien”, enfatizó.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.